Qué es la osteoartritis o artrosis

La osteoartritis es la forma más común de enfermedad articular degenerativa y es la principal causa de discapacidad en personas mayores de 50 años. También conocida como artrosis, puede ser una forma muy debilitante de artritis. Esto porque que afecta las articulaciones que soportan la carga del cuerpo, especialmente cadera y rodillas, que son cruciales para el movimiento.

Infografía: artrosis - osteoartritisEn las articulaciones saludables, un material firme y gomoso llamado cartílago cubre el extremo de cada hueso. Este provee una superficie lisa y deslizante para el movimiento de las articulaciones y actúa como un amortiguador entre los huesos. En la artrosis el cartílago se desgasta, causando dolor, inflamación y problemas para mover la articulación. A medida que la osteoartritis empeora, los huesos se pueden deteriorar y desarrollar crecimientos llamados espolones óseos. Los pedazos de hueso o cartílago pueden astillarse y flotar en la articulación.

En el cuerpo, se produce un proceso inflamatorio y se desarrollan citoquinas (proteínas) y enzimas que dañan aún más el cartílago. En las etapas finales de la osteoartritis, el cartílago se desgasta y los huesos se frotan entre sí, lo que provoca daños en las articulaciones y dolor. La artrosis se desarrolla con mayor frecuencia en personas mayores de 50 años, aunque puede ocurrir a cualquier edad. Por lo general, afecta las articulaciones de rodillas, caderas, hombros, codos, tobillos y manos.

Causas de la osteoartritis o artrosis

Durante mucho tiempo se pensó que la osteoartritis se debía al desgaste de las articulaciones. Sin embargo, los científicos ahora ven a este padecimiento como una enfermedad de las articulaciones. Con el avance de la ciencia, se ha determinado diversas causas que están relacionadas con el desarrollo de la osteoartritis.

Genética

Diversos rasgos genéticos pueden hacer que una persona sea más propensa a desarrollar artrosis. Una posibilidad es un defecto poco común en la producción de colágeno, la proteína que compone a los cartílagos. Esta anomalía puede causar que la osteoartritis ocurra de forma temprana, alrededor de los 20 años. Otros rasgos hereditarios pueden causar defectos leves en la forma en que los huesos se unen, lo que causa que el cartílago se desgaste más rápido de lo normal. Los investigadores encontraron que un gen llamado amida hidrolasa de ácido graso (FAAH), previamente vinculado al incremento de la sensibilidad al dolor, es mayor en personas con artrosis en una rodilla que en personas que no la padecen.

Peso

El sobrepeso resulta en una presión adicional sobre la caderas y rodillas. Tras varios años de cargar ese peso de más, el cartílago que amortigua las articulaciones termina por desgastarse más rápido. Las investigaciones demuestran que existe un vínculo entre el sobrepeso y un riesgo mayor de artrosis en las manos. Los mismos estudios sugieren que el exceso de tejido graso produce químicos inflamatorios (citoquinas) que pueden dañar las articulaciones.

Lesión y uso excesivo

Los movimientos repetitivos o lesiones en las articulaciones como fracturas, cirugías o rotura de ligamentos, pueden conducir a osteoartritis. Algunos atletas dañan rápidamente sus articulaciones, tendones y ligamentos, lo cual puede acelerar el desgaste del cartílago. Ciertas actividades que requieren estar de pie por periodos prolongados, flexionarse repetidamente, levantar objetos pesados u otros movimientos pueden hacer que el cartílago se desgaste de más. Un desequilibrio o debilidad de los músculos que dan soporte a la articulación también pueden conducir a movimientos alterados y un desgaste eventual de las articulaciones.

Otras causas

Distintos factores pueden contribuir al desarrollo de artrosis. Estos factores incluyen enfermedades de los huesos o articulaciones como artritis reumatoide, ciertos desórdenes metabólicos como la hemocromatosis o acromegalia. La hemocromatosis causa que el cuerpo absorba mucho hierro. La acromegalia causa que el cuerpo sobreproduzca hormona del crecimiento.

Lesión o rotura del ligamento cruzado anterior

Síntomas de la osteoartritis

Existe una amplia gama de síntomas de la osteoartritis entre los pacientes y la gravedad de los síntomas no se correlaciona necesariamente con el grado de daño articular. Por ejemplo, un paciente con una articulación significativamente degenerada puede tener menos síntomas que un paciente con una degeneración articular leve. Para muchos, los síntomas aparecen y desaparecen, a menudo con períodos largos entre los brotes.

Signos típicos y síntomas de la osteoartritis

Rigidez: una característica común de osteoartritis es la rigidez en la articulación. Esta es más notoria a primera hora de la mañana o después de un período prolongado de inactividad. La rigidez puede desaparecer después de 30 minutos de actividad ligera, ya que las articulaciones se “calientan” mediante el movimiento suave.

Dolor: el dolor es otro síntoma común que empeora durante o después de mucho movimiento. El dolor puede ser agudo y penetrante. En los casos más severos de osteoartritis, los pacientes también pueden sentir dolor cuando las articulaciones están en reposo o solo se mueven levemente.

Inflexibilidad: los pacientes pueden experimentar pérdida de rango de movimiento en la articulación.

Inflamación: la articulación puede hincharse debido a la acumulación de líquido. Este tipo de inflamación se conoce clínicamente como efusión. Si la inflamación es severa, la articulación también puede sentirse caliente.

Aspereza: puede haber una sensación de aspereza o un leve rechinamiento o crujido al mover la articulación. Esto porque las superficies de los puntos donde se une la articulación ya no se mueven suavemente una contra la otra.

Espuelas de hueso: se puede sentir debajo de la piel protuberancias óseas, que son puntos del hueso que crecen hacia afuera. Estas son producto de la fricción y la disfunción de la articulación. Los espolones óseos también pueden denominarse osteofitos.

Deformidad: en algunos tipos de osteoartritis, la deformidad física puede ser notable. Por ejemplo, las articulaciones agrandadas de los dedos pueden ser el resultado de la fricción. Esto provoca dilataciones óseas de las articulaciones de los dedos. Asimismo, la degeneración avanzada del cartílago de la rodilla puede conducir a una curvatura de la rodilla hacia afuera o con las piernas arqueadas (rodillas varas).

Síntomas de la osteoartritis: dolor de rodilla

Dolor remitido a otras partes del cuerpo

Mientras que el dolor de la osteoartritis generalmente se siente en la articulación afectada, el dolor puede remitirse a otras áreas del cuerpo. Por ejemplo, la osteoartritis de la cadera puede provocar dolor en la rodilla. La artrosis de columna puede afectar los nervios que causan dolor, entumecimiento u otros síntomas en la parte del cuerpo a la que conduce el nervio.

Cuando las caderas o las rodillas se afectan, caminar puede producir mucho dolor, y ajustar los movimientos para evitar el dolor puede inducir una cojera. El dolor se puede sentir en áreas externas a las articulaciones dañadas, incluidos los glúteos, la ingle o el muslo. También puede variar en gravedad desde un dolor sordo hasta un dolor agudo.

De qué manera afecta la artrosis a la salud general

El dolor, la movilidad reducida, los efectos secundarios de la medicación y otros factores asociados con la osteoartritis pueden provocar efectos negativos en la salud que no están directamente relacionados con la enfermedad articular.

Diabetes y enfermedad cardíaca

El dolor de rodilla o de cadera puede llevar a un estilo de vida sedentario que promueva el aumento de peso y la posible obesidad. Tener sobrepeso u obesidad puede conducir al desarrollo de diabetes, enfermedades del corazón y presión arterial alta.

Caídas

Las personas con artrosis experimentan hasta un 30% más caídas y tienen un riesgo de fractura 20% mayor que las personas sanas. Los pacientes con osteoartritis tienen factores de riesgo como disminución de la movilidad, debilidad muscular y equilibrio alterado que los hace más propensos a caerse. Los efectos secundarios de los medicamentos utilizados para aliviar el dolor también pueden contribuir a las caídas. Los analgésicos narcóticos pueden hacer que las personas sientan desequilibrio y mareos.

Centro de ortopedia integral. Regístrate y obtén una consulta de valoración a un precio especial, clic aquí  

Consulta de valoración ortopédica con un precio especial

Recibe atención personalizada por un experto y evita complicaciones

Diagnóstico de la osteoartritis

Para el diagnóstico de la osteoartritis, el doctor recolecta información médica personal y familia. Después realiza una examinación física y ordena pruebas de diagnóstico.

Historial clínico y síntomas: la información necesaria para ayudar a diagnosticar la artrosis incluye:

  • Descripción de los síntomas
  • Cuándo y cómo inició el dolor y los demás síntomas
  • Presencia de otros problemas médicos
  • Localización del dolor, rigidez y otros síntomas
  • Cómo afectan los síntomas las actividades diarias
  • Lista de los medicamentos actuales que consume

Diagnóstico de osteoartritis: examinación físicaExaminación física: se revisa las articulaciones y se prueba el rango de movimiento. El médico revisa las áreas que están sensibles, dolorosas e inflamadas, así como señales de articulaciones dañadas. También se examina la posición y alineamiento del cuello y columna.

Pruebas de diagnóstico: se sospecha de osteoartritis después de revisar un historial médico y realizar un examen físico. Los análisis de sangre generalmente no son útiles para hacer un diagnóstico. Sin embargo, las siguientes pruebas pueden ayudar a confirmarlo:

Aspiración de la articulación: el médico adormece el área afectada e inserta una aguja en la articulación para extraer líquido. El líquido se examina en busca de cristales o deterioro de las articulaciones. Esta prueba puede ayudar a descartar otras afecciones médicas u otras formas de artritis.

Radiografía: los rayos X pueden mostrar daños y otros cambios relacionados con la osteoartritis para confirmar el diagnóstico.

Resonancia magnética: esta prueba no usa radiación. Es más costosa que los rayos X, pero proporciona una vista que ofrece mejores imágenes de cartílago y otras estructuras. Es útil para detectar anomalías tempranas típicas de la artrosis

Tratamiento de la osteoartritis

El paso más efectivo para controlar los síntomas de la osteoartritis o artrosis es obtener un diagnóstico temprano y comenzar el tratamiento lo antes posible. Los tratamientos no quirúrgicos a menudo son suficientes para el control de los síntomas físicos y la preservación de la movilidad diaria.

Los programas de tratamiento para la osteoartritis incluyen una combinación de medicamentos, terapia física y ejercicio.

Medicamentos

Tratamiento de la osteoartritis: analgésicosLa terapia con medicinas es útil para controlar los síntomas físicos. Esto con el enfoque de aliviar el dolor y disminuir el progreso de la enfermedad. Es necesario consultar al médico para obtener la prescripción adecuada. Algunos de los medicamentos más útiles incluyen:

Analgésicos: algunos como el acetaminofeno o tramadol son útiles para aliviar el dolor, pero no para aliviar la inflamación. Debido a que los analgésicos tienen pocos efectos secundarios, se recomienda a personas que experimentan dolor leve o moderado.

Analgésicos tópicos: estos son cremas que pueden aplicarse directamente sobre la piel en el área afectada. Los ingredientes principales en estas cremas son rubefacientes o contrairritantes como la gaulteria y el eucalipto. Estos estimulan las terminales nerviosas y distraen al cerebro del dolor articular. Los analgésicos tópicos están disponibles en la mayoría de las farmacias. Pueden utilizarse en combinación con la mayoría de los analgésicos orales.

Antiinflamatorios no esteroideos (AINES): algunos de estos medicamentos como el ibuprofeno, y naproxeno son útiles para reducir la inflamación. Se recomienda a pacientes con presencia de dolor de moderado a severo.

Terapia física

La fisioterapia provee ejercicios específicos que ayudan a mantener la habilidad de realizar tareas diarias como caminar, bañarse y vestirse. Aunque el descanso es una parte importante del proceso de curación, es importante mantener niveles moderados de actividad. Esto se recomienda especialmente para fortalecer los músculos alrededor de la articulación dañada. Los músculos más fuertes proveen mayor estabilidad a la articulación, lo que a su vez puede ayudar a reducir la tensión en la articulación.

La terapia ocupacional puede recomendarse para demostrar modificaciones apropiadas para las actividades cotidianas que pueden causar dolor.

Inyecciones

Las inyecciones de esteroides son a menudo administradas si el dolor es de moderado a severo. Específicamente si los síntomas de dolor limitan la habilidad del paciente a hacer ciertos ejercicios. Cuando se combina con la fisioterapia, las inyecciones de esteroides pueden ofrecer una importante ventana de oportunidad. Esto permite al paciente participar más plenamente con la terapia porque el dolor se alivia o se controla mejor. Al permitir que el paciente participe con la terapia, este puede estirar y fortalecer los músculos importantes alrededor de la articulación afectada. De este modo se disminuye la carga sobre la articulación para que la inflamación y dolor no vuelvan.

Las inyecciones de ácido hialurónico se diseñó para ayudar a lubricar la articulación y reducir el dolor y la inflamación. Estas inyecciones ayudan a reemplazar el fluido natural de la articulación. En ocasiones son descritas como “pavimentación de los agujeros en la articulación”. Al reducir la inflamación y el dolor en la articulación, como con las inyecciones de esteroides, es posible promover la recuperación, ya que el paciente estira y fortalece los músculos apropiados. Si el paciente no aprovecha este tiempo de dolor disminuido, a menudo los síntomas regresan en seis o 12 meses, punto en el que las inyecciones pueden administrarse nuevamente si es necesario.

Cirugía

Para la mayoría de los pacientes, los síntomas de la osteoartritis pueden manejarse exitosamente a través de cuidados no quirúrgicos. Para otros, sin embargo, si experimentan daño grave en la articulación, dolor extremo o movilidad restringida, la cirugía puede ser una solución viable. Los tipos más comunes de cirugía de artrosis en cadera o rodilla incluyen una artroscopía, osteotomía y artroplastía (reemplazo total de articulación/prótesis).

Los beneficios potenciales de la cirugía, como la mejora del movimiento y el alivio del dolor, pueden ser atractivos. Sin embargo, es importante recordar que cualquier cirugía tiene riesgos. Estos riesgos son más altos para los pacientes que tienen sobrepeso u otra comorbilidad. Esto es una preocupación para muchas personas que padecen osteoartritis.

Recomendaciones para personas con osteoartritis

No existe cura para la osteoartritis o artrosis, pero una persona puede controlar qué tanto la enfermedad afecta su estilo de vida. Es un desafío y para ello hacemos las siguientes recomendaciones:

  • Adecuar la posición y apoyo del cuello y espalda al sentarse o acostarse
  • Evitar movimientos repetitivos de la articulación, especialmente la flexión frecuente
  • Bajar de peso en caso de tener obesidad o sobrepeso, ya que esto puede reducir el dolor y disminuir el progreso de la artrosis
  • Ejercitarse diariamente
  • Usar dispositivos adaptativos para ayudar a las actividades diarias

Una persona puede trabajar con un fisioterapeuta para aprender los mejores ejercicios y escoger los dispositivos correctos. Consulta al ortopedista, médico o fisioterapeuta para conocer cuál es la mejor opción para ti.

Tu opinión es importante

Tu opinión importaNuestro objetivo en Meditip es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso que tienes, tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Ayúdanos a saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. Califica nuestro artículo y/o deja un breve comentario.

Fuentes

Arthritis Foundation. (2016). Osteoarthritis. 28 de mayo de 2018, de Arthritis Foundation Sitio web: https://www.arthritis.org/about-arthritis/types/osteoarthritis/

Centers for Disease Control and Prevention. (2017). Osteoarthritis (OA). 28 de mayo de 2018, de Centers for Disease Control and Prevention Sitio web: https://www.cdc.gov/arthritis/basics/osteoarthritis.htm

James Udell . (2017). Osteoarthritis. 28 de mayo de 2018, de American College of Rheumatology Sitio web: https://www.rheumatology.org/I-Am-A/Patient-Caregiver/Diseases-Conditions/Osteoarthritis

Arthritis Health. (2017). Osteoarthritis. 28 de mayo de 2018, de Veritas Health Sitio web: https://www.arthritis-health.com/types/osteoarthritis

Christian Nordqvist . (2017). Everything you need to know about osteoarthritis. 28 de mayo de 2018, de Medical News Today Sitio web: https://www.medicalnewstoday.com/kc/osteoarthritis-causes-symptoms-treatments-27871

¡Califica nuestro artículo!

100%
100%
¡Excelente!

Ayúdanos a mejorar. Califica nuestro artículo para que sepamos si te fue útil y es de tu agrado o bien, podamos mejorarlo para lectores futuros. ¡Gracias!

  • Clasificación de Usuarios (0 Votos)
    0
Compartir en:

Escríbenos