Qué es la inflamación

Lo primero que debes saber sobre la inflamación es que casi siempre es una buena noticia. La inflamación es un mecanismo de defensa del cuerpo. El sistema inmunológico reconoce las células dañadas, irritantes y patógenos, y comienza el proceso de curación. Cuando algo dañino o irritante afecta una parte del cuerpo, se da una respuesta biológica para retirarlo. Las señales y síntomas de la inflamación son incómodas, pero muestran que el cuerpo está tratando de curarse a sí mismo.

Inflamación aguda y crónicaLa respuesta del cuerpo consiste en cambios en la circulación de la sangre y un aumento en la permeabilidad de los vasos sanguíneos. Además, fluidos corporales, proteínas y leucocitos se dirigen al sitio del tejido dañado. La inflamación que dura solo unos días es llamada inflamación aguda. Una respuesta de larga duración se conoce como inflamación crónica.

Aunque parezca contradictorio, el proceso inflamatorio mismo puede dañar el tejido mientras se encarga de curarlo y repararlo. Por lo tanto, la inflamación puede jugar un papel en trastornos tan diversos como el Alzheimer, meningitis, fibrosis quística, asma, cirrosis, enfermedad intestinal inflamatoria, diabetes, osteoporosis y psoriasis. Además, un sinfín de condiciones pueden desencadenar una respuesta inflamatoria y enviar células y químicos a reparar el daño. Entre estos se encuentra la picadura de mosquito, una astilla, un hematoma o un hueso roto.

Tipos de inflamación

Existen dos tipos de inflamación: aguda y crónica. La mayoría de las personas se familiarizan más con el tipo agudo, que ocurre cuando alguien se golpea por accidente o se corta. El sistema inmunológico libera un ejército de glóbulos blancos para rodear y proteger el área, creando enrojecimiento visible e inflamación. El proceso trabaja similarmente si una persona tiene una infección como fiebre o neumonía. Por eso, en dichos entornos, la inflamación es esencial. Sin ella, las heridas podrían agravarse y una infección simple podría ser mortal.

Por otro lado, la inflamación crónica puede ocurrir en respuesta a sustancias que el cuerpo no necesita. Algunas de estas pueden ser toxinas del humo del cigarro o exceso de células grasas (especialmente la grasa acumulada en la cintura). Dentro de las arterias, esta respuesta ayuda a detonar la aterosclerosis. Esta es la acumulación de placa en las arterias (colesterol). El cuerpo percibe que esta placa es anormal y extraña, por lo que intenta separarla del flujo sanguíneo con una pared. Si la pared se rompe, la placa también y el contenido entonces se mezcla con la sangre, formando un coágulo que bloquea el flujo sanguíneo. Estos bloqueos son responsables de la mayoría de los ataques cardiacos e infartos.

Inflamación en heridas

Inflamación en la pierna por golpeLa reacción inmediata ante una hinchazón es tratar de minimizarla. Sin embargo, es importante recordar que la inflamación es una parte esencial en el proceso de curación. La primera etapa de esta se le llama irritación, la cual entonces se convierte en inflamación y después continúa con la secreción de pus. La etapa de granulación viene después, para dar paso a nuevo tejido que se forma en la herida. Sin la inflamación, las infecciones y heridas nunca sanarían.

Inmunidad innata

Cuando una persona nace, ciertas defensas del sistema inmunológico se presentan naturalmente en el cuerpo. A esto se le conoce como inmunidad innata. Hay una diferencia entre la inmunidad adaptativa, la cual se desarrolla después de una infección o vacuna. Esto es cuando el cuerpo “aprende” a pelear contra invasores infecciosos específicos. La inmunidad innata es generalmente inespecífica, mientras que la adaptativa es específica a un patógeno particular. La inflamación es un ejemplo de una respuesta inmune innata inespecífica.

Causas de la inflamación

Los factores que pueden estimular esta respuesta incluyen microorganismos, invasores físicos, químicos, respuestas inmunológicas inapropiadas y tejido muerto. Los invasores infecciosos como virus y bacterias son algunos de los estimulantes más comunes de la respuesta inflamatoria. Los virus dan lugar a esta respuesta entrando y destruyendo células en el cuerpo. Las bacterias liberan sustancias llamadas endotoxinas que dan pie a la inflamación. Un trauma físico (golpe), quemaduras, radiación y congelación pueden dañar los tejidos y provocar la respuesta inflamatoria. De igual manera sucede con químicos corrosivos, como ácidos y agentes oxidantes.

Como mencionamos anteriormente, el mal funcionamiento de las respuestas inmunológicas puede provocar una inapropiada y dañina respuesta inflamatoria. La inflamación también puede producirse cuando los tejidos mueren por falta de oxígeno o nutrientes. Esta es una situación que a menudo es producto de la interrupción de flujo sanguíneo en el área.

Síntomas de la inflamación

Los síntomas de la respuesta inmune varían si la reacción es aguda o crónica. Los síntomas incluyen:

  • Dolor: el área inflamada probablemente duela, especialmente durante y después de tocarse. Los químicos que estimulan las terminales nerviosas son liberados, haciendo que el área sea más sensible.
  • Enrojecimiento: esto ocurre cuando los capilares en el área tienen más sangre de lo habitual.
  • Inmovilidad: puede presentarse la pérdida de función en la región de la inflamación.
  • Hinchazón: debido a la acumulación de líquido.
  • Calor: fluye más sangre a la zona afectada, esto produce que se sienta caliente al tocar.

Estas cinco señales de inflamación aguda solamente se aplican en inflamación de la piel. Si esta ocurre dentro del cuerpo, como en un órgano interno, solo algunas de esas señales son notorias.

Por ejemplo, algunos órganos internos pueden no tener terminales nerviosas sensoriales cerca. Por esa razón no habrá presencia de dolor. Es el caso de ciertos tipos de inflamación pulmonar.

Los síntomas de inflamación crónica se presentan de formas diferentes, por ejemplo:

  • Fatiga
  • Úlceras en la boca
  • Dolor en el pecho
  • Dolor abdominal
  • Fiebre
  • Erupciones
  • Dolor en articulaciones

Síntomas de la inflamación

Tratamiento de la inflamación

Como lo mencionamos ya, la inflamación es parte del proceso de curación. En ocasiones, reducir la inflamación puede ser útil, aunque no siempre necesario.

Medicamentos antiinflamatorios: el doctor puede recomendar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos. Esto principalmente para aliviar el dolor causado por la respuesta inflamatoria. Su objetivo es contrarrestar una enzima que contribuye a la inflamación. Además, pueden prevenir o reducir el dolor.

Corticosteroides

Algunos corticosteroides, como el cortisol, son una clase de hormonas esteroideas que previenen algunos mecanismos propios de la respuesta inflamatoria. Existen dos tipos de corticosteroides:

Glucocorticoides, prescritos por una serie de condiciones, tales como: artritis, dermatitis, hepatitis, reacciones alérgicas, asma, etc.

Mineralocorticoides, usados para tratar la pérdida cerebral de sal y para reemplazar hormonas importantes para pacientes con insuficiencia suprarrenal.

Los efectos secundarios de los corticosteroides son más probables si se toman por vía oral. Tomarlos con inhaladores o inyecciones puede reducir el riesgo.

Los medicamentos inhalados, como los que se usan a largo plazo para tratar el asma, aumentan el riesgo de desarrollar aftas orales. Enjuagarse la boca con agua después de cada uso puede ayudar a prevenir las aftas orales.

Los glucocorticoides también pueden causar el síndrome de Cushing, una condición que ocurre por la exposición a altos niveles de cortisol por un tiempo prolongado. Los mineralocorticoides pueden causar presión arterial alta, niveles bajos de potasio en la sangre, debilidad del tejido conectivo y problemas con los niveles de ácidos en el tejido corporal.

Dieta para la inflamación

Hay varios alimentos que pueden ayudar a controlar dicha respuesta inmune, como los siguientes:

  • Aceite de oliva
  • Tomates
  • Nueces y almendras
  • Verduras de hoja verde, incluidas las espinacas y la col
  • Pescado graso, como el salmón
  • Fruta, incluidos arándanos y naranjas

Es recomendable evitar alimentos que agravan la inflamación, incluyendo:

  • Comida frita, incluidas las papas fritas
  • Pan blanco, pasteles y otros alimentos que contienen carbohidratos refinados
  • Refrescos y bebidas azucaradas
  • Carne roja
  • Margarina y manteca de cerdo

Si bien estas soluciones dietéticas no son las únicas que controlan la respuesta inflamatoria, pueden ayudar a que el sistema inmunológico reaccione de manera controlada.

Tu opinión es importante

Tu opinión importaNuestro objetivo en Meditip es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso que tienes, tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Ayúdanos a saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. Califica nuestro artículo y/o deja un breve comentario.

Fuentes

Levy, JH. (2016). The human inflammatory response.. 26 de marzo de 2018, de National Center for Biotechnology Information Sitio web: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8938281

The Editors of Encyclopaedia Britannica. (2018). Inflammation. 26 de marzo de 2018, de Encyclopaedia Britannica Sitio web: https://www.britannica.com/science/inflammation

Deepak Bhatt, M.D.. (2017). What is inflammation?. 26 de marzo de 2018, de Harvard Healt Publishing Sitio web: https://www.health.harvard.edu/heart-disease-overview/ask-the-doctor-what-is-inflammation

Christian Nordqvist . (2017). Everything you need to know about inflammation. 26 de marzo de 2018, de Medical News Today Sitio web: https://www.medicalnewstoday.com/articles/248423.php

Medicine Net. (2016). Definition of Inflammation. 26 de marzo de 2018, de Medicine Net Sitio web: https://www.medicinenet.com/script/main/art.asp?articlekey=19510

 

¡Califica nuestro artículo!

100%
100%
¡Excelente!

Ayúdanos a mejorar. Califica nuestro artículo para que sepamos si te fue útil y es de tu agrado o bien, podamos mejorarlo para lectores futuros. ¡Gracias!

  • Clasificación de Usuarios (1 Votos)
    9.9
Compartir en:

Escríbenos