El infarto y el sentido común

ataque cardiacoCon frecuencia escuchamos casos de un infarto repentinos, en los que la persona fue internado de emergencia o murió. ¿Pero en realidad un ataque cardiaco es tan repentino? O ¿la gente ignora las señales de advertencia que el cuerpo envía hasta con un mes de anticipación?

¿Será que son muy difíciles de identificar o se piensa que no tienen importancia? Existen ocho señales de advertencia a las que debemos poner atención para poder evitar un infarto.

Cansancio excesivo

Una de las señales de advertencia que se ignora con frecuencia o se malentiende es el cansancio excesivo, especialmente en las mujeres. No se trata del cansancio producto de la actividad física o incluso mental. Este cansancio se presenta todos los días y se acumula durante el día y empeora conforme llega la noche. Actividades sencillas, como bañarse, tender la cama o lavar los trastes pueden ser agotadoras, cuando antes no lo eran.

Dolor de abdomen

Ocurre igual a hombres que a mujeres y es una de las señales más frecuentes de que un infarto está cerca. Puede ir desde sentirse hinchado hasta tener malestar estomacal y náusea, sin importar si se ha comido o no. Este dolor suele aparece y luego se aligera, para después volver y así sucesivamente. Si se nota este  síntoma con frecuencia, puede ser una señal de un posible ataque cardiaco.

Insomnio

Se presenta en alrededor del 50% de las mujeres que sufren un ataque cardiaco. Puede tratarse de dificultad para conciliar el sueño, dificultad para permanecer dormido durante la noche o despertar más temprano de lo normal inexplicablemente. A menudo se confunde estos síntomas con el resultado de un estrés mental o físico. Por ejemplo, puedes ponerte a pensar lo siguiente:

“En lo personal, me cuesta trabajo quedarme dormido, quizá porque no dejo de pensar en lo que haré el día siguiente. Pero rara vez me despierto a la mitad de la noche o antes de que suene el despertador. Para mí sería muy fácil identificar este síntoma y no debería ignorarlo”.

Dificultad para respirar

También conocida como disnea, es una condición en la que es difícil tomar una respiración profunda. Puede suceder hasta seis meses antes de un infarto y se ha identificado en el 40% de los casos. Afecta a hombres y mujeres sin distinción.

Caída del pelo

Este síntoma es más frecuente en hombres mayores de 50 años, pero puede presentarse en mujeres también. Se trata de un adelgazamiento repentino del pelo que provoca una pérdida importante en la coronilla de la cabeza. Puede confundirse con simple calvicie, misma que tiene una relación con un incremento de la hormona cortisol, que puede ser producto del padecimiento del corazón.

Latidos irregulares

Cuando hacemos un esfuerzo físico, nuestro ritmo cardiaco aumenta. Esto es normal, pero algunas personas pueden experimentar un latido irregular o acelerado mientras están en reposo. Esto dura poco, uno o dos minutos, y después se normaliza. Cuanto más cercano está el infarto, mayor es la duración de estos episodios.

Sudoración excesiva

Los episodios repentinos de sudoración excesiva y sin razón aparente pueden ocurrir en cualquier momento del día, pero son más frecuentes por la noche. Sucede más en mujeres y a menudo se piensa que es una ráfaga de calor relacionada con la menopausia.

Dolor en el pecho

Este síntoma es más común en los hombres, pero puede presentarse en mujeres también. Un 30% de las mujeres experimenta dolores en el pecho antes de un ataque cardiaco. Los dolores de pecho pueden ser algo tan sencillo como una sensación de incomodidad en uno o ambos brazos. Aunque lo más común es que se sienta más en el brazo izquierdo. También puede sentirse en el cuello, los hombros, el estómago o en la mandíbula. La duración de este malestar, generalmente es variable.

Factores de riesgo

Es necesario poner particular atención a los factores de riesgo para saber el momento de buscar ayuda. Una situación específica, como la falta de aire repentina o un dolor abdominal, recibiría una atención distinta si el paciente es un atleta de 25 años o una persona de 45 años, con sobrepreso y un estilo de vida sedentario.

infarto

A continuación puedes consultar algunos factores de riesgo de ataque cardiaco que merecen consideración.

Edad
Los hombres de 45 años o más y mujeres de 55 años o más son más propensos a sufrir un infarto que hombres y mujeres más jóvenes.
Tabaquismo
Fumar o exponerse de manera prolongada al humo del cigarro incrementa el riesgo de un ataque al corazón.
Con el tiempo, la presión alta puede dañar las arterias del corazón. Si esta condición es producto de la obesidad, el tabaquismo, el colesterol alto o la diabetes, el riesgo es aún mayor.
Nivel alto de colesterol o triglicéridos
Un alto nivel de lipoproteínas de baja densidad (colesterol malo) puede bloquear las arterias. Un nivel alto de triglicéridos, un tipo de grasa en sangre producto de la alimentación, también incremental tu riesgo de ataque cardiaco. Sin embargo, un nivel alto de lipoproteínas de alta densidad (colesterol bueno) disminuye el riesgo.
Diabetes
No producir suficiente insulina o no usarla de manera correcta hace que el nivel de azúcar se eleve. La diabetes no controlada incrementa el riesgo de infarto.
Historial de ataque al corazón en la familia
Si tus hermanos, padres o abuelos tuvieron un infarto a temprana edad (55 años para hombres y 65 años para mujeres), es probable que el riesgo sea mayor.
Obesidad
El sobrepeso y la obesidad están relacionados con la frecuencia de ataques cardiacos. Bajar de peso (10% del peso total) puede disminuir el riesgo de manera significativa.
Estrés
Es posible que tu respuesta al estrés incremente tu riesgo.
Uso de drogas ilegales
Usar drogas estimulantes, como la cocaína o las anfetaminas, puede disparar espasmos en tus arterias coronarias, lo que puede resultar en un infarto.
Historial de preeclamsia
Esta condición produce presión alta durante el embarazo e incrementa el riesgo de enfermedad cardiaca de por vida.
Como la artritis reumatoide o lupus. Estas y otras condiciones autoinmunes pueden incrementar el riesgo.

Tú sabes si necesitas atención médica

Nadie conoce tu cuerpo mejor que tú. Tú sabes mejor que nadie lo que es normal y lo que no. Otras condiciones o problemas físicos pueden producir síntomas similares, así que debes poner atención a tu cuerpo. Escúchalo cuando está tratando de advertirte de algo como un infarto. Si sospechas que hay algo que no es normal, consigue atención médica de inmediato. Incluso ahora mismo.

Fuentes

Asociación Americana del Corazón. (2016). Warning Signs of a Heart Attack. Sept 27, 2017, de American Heart Association Sitio web: http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/HeartAttack/WarningSignsofaHeartAttack/Warning-Signs-of-a-Heart-Attack_UCM_002039_Article.jsp

Servicio Nacional de Salud de Inglaterra. (2015). Heart attack. Sept 27, 2017, de British National Health Service Sitio web: http://www.nhs.uk/conditions/heart-attack/pages/introduction.aspx

Clínica Mayo. (2017). Heart attack: risk factors. Sept 29, 2017, de Mayo Clinic Sitio web: http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/heart-attack/basics/risk-factors/con-20019520

Share.

Leave A Reply