Qué es la hepatitis

La hepatitis se refiere a la inflamación del hígado y el daño potencia que representa. La causa más común es una infección viral, sin embargo, existen otras posibles causas. Algunas de estas son la hepatitis autoinmune y la inflamación que ocurre como efecto secundario de medicamentos, drogas, toxinas y alcohol. La forma autoinmune es una enfermedad que ocurre cuando el sistema inmunológico ataca al tejido del hígado.

Ilustración de la hepatitisLa hepatitis A y hepatitis E se propagan mediante el contacto con alimentos o agua contaminados por las heces de una persona infectada. Asimismo, las personas pueden contraer hepatitis E comiendo carne poco cocida de puerco y venado o mariscos.

Las hepatitis B, C y D se propagan mediante el contacto con sangre infectada de un portador. Las formas B y D pueden propagarse también al tener contacto con otros fluidos corporales. Este contacto puede ocurrir de diferentes maneras, como compartir agujas o tener relaciones sexuales.

Los tipos A y E generalmente causan solo infecciones agudas y de corta duración. En caso de una infección aguda, el cuerpo es capaz de combatir la infección y eliminar al virus.

Los virus de hepatitis B, C y D causan infecciones agudas y crónicas o de larga duración. La hepatitis crónica ocurre cuando el cuerpo no es capaz de eliminar el virus. Además, puede conducir a complicaciones como cirrosis, insuficiencia hepática y cáncer de hígado. El diagnóstico y tratamiento temprano puede prevenir o disminuir las posibilidades de desarrollar dichas complicaciones.

Tipos y causas de hepatitis

Las infecciones virales del hígado que se clasifica como hepatitis incluyen los tipos A, B, C, D y E. Hay un virus responsable para cada uno de los tipos. La forma A es siempre una enfermedad aguda y de corta duración. Es más probable que las formas B, C y D se conviertan en crónicas y continuas. La hepatitis E por lo general es aguda y puede ser especialmente peligrosa en mujeres embarazadas.

Los virus que dan lugar a la inflamación del hígado incluyen: citomegalovirus, virus de la fiebre amarilla, virus de Epstein-Barr, virus del herpes simple, virus del sarampión, paperas y varicela, y una variedad de virus de hepatitis.

Hepatitis A

La causa de la hepatitis A es una infección con el virus de la hepatitis A. Comúnmente se transmite por el consumo de alimentos o agua contaminados por heces de una persona infectada.

Hepatitis B

Se transmite a través del contacto con fluidos corporales infectados, como sangre, secreciones vaginales o semen que tienen el virus de la hepatitis B. Usar Jeringas que se usó para drogarse, tener relaciones sexuales con una persona infectada o compartir navajas de afeitar con un portador incrementa el riesgo de contraer dicha enfermedad.

Se estima que aproximadamente 350 millones de personas en el mundo viven con hepatitis B crónica.

Infografía: formas de contagio de Hepatitis B

Formas de contagio

Hepatitis C

Proviene del virus de la hepatitis C. Se transmite a través del contacto directo con fluidos corporales. Generalmente a través del uso de jeringas para inyectarse drogas y contacto sexual.

Hepatitis D

También llamada hepatitis delta, es una enfermedad severa del hígado causada por el virus de la hepatitis D. Se contrae mediante el contacto directo con sangre infectada. Esta es una extraña forma de la enfermedad que solo ocurre en conjunto con la infección de hepatitis B. El virus de la hepatitis D no se puede multiplicar sin la presencia del virus del tipo B.

Hepatitis E

Esta enfermedad se transmite a través del agua y es causada por el virus de la hepatitis E. Se encuentra principalmente en áreas con poca higiene y es a menudo resultado de la ingesta de materia fecal que contamina el agua.

Hepatitis F y hepatitis G

Algunos casos que se transmiten por medio de agua o alimentos contaminados se atribuye al virus de hepatitis F. Este se reportó por primera vez en 1994. El virus G es otra variación de la enfermedad descrita en 1996. Se cree que este es responsable de un gran número de casos por contagio sanguíneo o por vía sexual. Además, este tipo causa formas agudas y crónicas de la enfermedad y con frecuencia infecta a personas que ya tienen hepatitis C.

Hepatitis no A-E o hepatitis X

Cuando no se encuentra la causa, la condición puede llamarse hepatitis no A-E o X. Los expertos creen que otros virus desconocidos pueden causar esta enfermedad. Aún se trabaja para identificarlos.

Otras causas

La mayoría de los casos de hepatitis crónica se debe a los virus B, C y D. Además, otros factores como el alcoholismo, alergia a medicamentos y reacciones autoinmunes también conducen al desarrollo de la enfermedad. La hepatitis crónica puede asociarse con otras condiciones como la enfermedad de Wilson o la deficiencia de alfa 1 antitripsina.

La forma B afecta principalmente a hombres, mientras que la hepatitis C afecta a ambos sexos por igual. La hepatitis autoinmune, que se asocia con el mal funcionamiento del sistema inmunológico, generalmente ocurre en mujeres jóvenes. El tratamiento para esta condición incluye corticosteroides, los cuales ayudan a reducir los síntomas. La hepatitis alcohólica resulta del consumo excesivo de alcohol. Esta puede revertirse si se encuentra en una etapa temprana y si la persona reduce el consumo de dicha sustancia. Si no se trata, puede degenerar en cirrosis alcohólica.

Otras causas de la hepatitis

Otras causas de la hepatitis

Síntomas de la hepatitis

Algunas personas pueden experimentar síntomas leves o no presentar ninguno. Estos usualmente aparecen de los 15 a los 180 días después de la infección. Ocurre lo mismo en todos los tipos.

La fase inicial es llamada “fase aguda”. Los síntomas son similares a los de una gripe leve y pueden incluir:

Fase aguda

La fase aguda pocas veces es peligrosa, pero en ciertas personas puede resultar en insuficiencia hepática aguda y la muerte. Además, puede progresar y convertirse en una infección crónica. Esto es muy probable en casos de hepatitis B o C.

A medida que la enfermedad progresa, la hepatitis crónica puede conducir a insuficiencia hepática progresiva. Esto resulta en ictericia, inflamación de las extremidades inferiores, confusión y sangre en las heces o vómito. También pueden presentarse los siguientes síntomas:

  • Orina oscura
  • Urticaria
  • Picazón en la piel
  • Heces de color claro
  • Piel y lengua amarilla
  • Esclerótica (parte blanca de los ojos) amarillenta

Los resultados de los pacientes después de la fase aguda dependen de varios factores, especialmente del tipo de hepatitis. Algunas personas no saben que tienen hepatitis crónica hasta que sobreviene una insuficiencia hepática.

Diagnóstico de la hepatitis

Historial médico y examinación física

Examinación físicaPara establecer un diagnóstico, el doctor analiza el historial médico y determina los factores de riesgo que tiene el paciente de hepatitis infecciosa o no infecciosa.

Durante el examen físico, el doctor puede presionar suavemente el abdomen en busca de dolor o sensibilidad. El doctor además puede sentir si el hígado está agrandado. Si la piel o los ojos están amarillos, el doctor lo puede identificar durante la examinación.

Prueba de función hepática

Esta prueba utiliza muestras de sangre para determinar qué tan bien trabaja el hígado. Los resultados anormales de estas pruebas pueden ser los primeros indicadores de un problema, especialmente si no se presentan signos en el examen físico de enfermedad hepática. Los niveles altos de enzimas hepáticas pueden indicar que el hígado tiene estrés, daño o no funciona adecuadamente.

Otros análisis de sangre

Si los resultados de la prueba de función hepática son anormales, el doctor solicita análisis de sangre adicionales para detectar el origen del problema. Estas pruebas identifican los virus que causan hepatitis. También puede utilizarse para detectar anticuerpos que son comunes en condiciones como hepatitis autoinmune.

Ultrasonido

Un ultrasonido abdominal utiliza ondas para crear una imagen de los órganos dentro del abdomen. Esta prueba permite al doctor acercarse al hígado y a los órganos cercanos. Puede revelar lo siguiente:

  • Fluido en el abdomen
  • Daño hepático o agrandamiento
  • Tumores
  • Anormalidades en la vesícula biliar

Algunas veces el páncreas aparece también en las imágenes del ultrasonido. Esto puede ser útil para determinar la causa de la función hepática anormal.

Biopsia hepática

La biopsia hepática es un procedimiento invasivo que implica que el médico tome una muestra de tejido del hígado. Se realiza a través de la piel con una aguja y no requiere cirugía. Usualmente un ultrasonido guía al doctor al tomar la muestra.

Este procedimiento permite al doctor determinar cómo la infección e inflamación afecta al hígado. Además, puede ser útil para tomar muestras de cualquier área del hígado que parezca anormal.

Tratamiento de la hepatitis

La prevención es siempre la mejor opción cuando se trata de los virus de la hepatitis. Sin embargo, una vez que una persona se infecta hay numerosos tratamientos que pueden ayudar a aliviar los síntomas, proteger el hígado y, en algunos casos, erradicar el virus del cuerpo. Los tratamientos se adaptan a la forma específica de la hepatitis, lo que significa que su médico elige la mejor terapia según el diagnóstico.

Algunos virus responden al tratamiento antiviral. En ciertos casos agudos, no se necesitan medicamentos. Obtener el tratamiento adecuado es importante porque cuanto más rápido esté bajo control la hepatitis, el daño al hígado será menor.

Descanso

Algunos tipos de hepatitis, como las formas virales agudas como la hepatitis A, E y, a menudo, la hepatitis B, son enfermedades autolimitadas. Esto significa que el sistema inmunológico del cuerpo eventualmente puede destruir el virus que causó la enfermedad. Los medicamentos raramente son necesarios para tratar tipos autolimitados de hepatitis, excepto para controlar los síntomas.

Con el descanso, evitando el alcohol, más los medicamentos para tratar los síntomas, muchas personas se recuperan completamente después de unas pocas semanas. Las enfermedades autolimitadas generalmente no progresan a problemas crónicos.

Interferón

El interferón es una proteína producida por el sistema inmunológico del cuerpo que combate los virus. Sus propiedades antivirales lo convierten en un arma poderosa contra las hepatitis B y C. Los científicos estudiaron esta proteína y desarrollaron una forma sintética que también se llama interferón, pero que se vende bajo diferentes nombres.

El interferón sintético funciona de manera similar a las proteínas naturales. Los médicos usan esta potente terapia para ayudar a controlar los niveles de virus de hepatitis en el cuerpo. Desafortunadamente, este tratamiento es costoso y tiene efectos secundarios significativos.

Medicamentos antivirales

Los médicos a menudo combinan diferentes medicamentos antivirales para combatir mejor el virus. Por ejemplo, el tratamiento con interferón en ocasiones se puede combinar con otros medicamentos antivirales como la lamivudina en el caso de la infección por hepatitis B o la ribavirina en personas con infección por hepatitis C. Las combinaciones de fármacos tienen un efecto terapéutico más fuerte que un fármaco singular por sí mismo. Al igual que el interferón, los efectos secundarios pueden ser graves. Los costos de esta terapia combinada son relativamente razonables.

Trasplante de hígado

La hepatitis puede convertirse en una enfermedad tan grave que el único tratamiento que queda es un trasplante de hígado. Este es un procedimiento quirúrgico complejo que implica reemplazar un hígado defectuoso con un hígado donante. Miles de estas operaciones se realizan todos los años, pero debido a que existen muchos riesgos, se trata de un tratamiento de último recurso.

Nuevos tratamientos

El futuro es prometedor para algunos tipos de hepatitis. Esto porque los científicos están trabajando para mejorar los tratamientos existentes y desarrollar otros nuevos. Algunos de estos son medicamentos antivirales que evitan de forma más eficiente la replicación viral en las células hepáticas.

Prevención de la hepatitis

Higiene

Una buena higiene es clave para evitar contraer hepatitis A y E. Si una persona viaja a un país en desarrollo, debe evitar:

  • Beber agua de la llave
  • Consumir hielo
  • Comer mariscos (u ostras) crudos o poco cocidos
  • Comer frutas y vegetales crudos

Los tipos B, C y D se contrae a través del contacto con sangre contaminada y se puede prevenir al evitar:

  • Compartir jeringas
  • Compartir navajas de afeitar
  • Usar el cepillo dental de otras personas
  • Tocar sangre que se derramó

La hepatitis B y C también pueden contraerse mediante el contacto sexual. Tener relaciones sexuales con protección ayuda a disminuir el riesgo de infección. Se puede encontrar diferentes opciones (condones o barreras bucales).

Vacunas

El uso de vacunas es clave para prevenir la enfermedad. Las vacunas están disponibles para prevenir el desarrollo de hepatitis A y hepatitis B. Los expertos desarrollan actualmente vacunas contra la forma C. Una vacuna para la forma E existe en China, pero no se encuentra disponible en otros países.

Tu opinión es importante

Tu opinión importaNuestro objetivo en Meditip es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso que tienes, tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Ayúdanos a saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. Califica nuestro artículo y/o deja un breve comentario.

Fuentes

Organización Mundial de la Salud. (2016). What is hepatitis?. 8 de mayo de 2018, de World Health Organization Sitio web: http://www.who.int/features/qa/76/en/

Raymond Chung, M.D.. (2017). What Is Viral Hepatitis?. 8 de mayo de 2018, de National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases Health Sitio web:https://www.niddk.nih.gov/health-information/liver-disease/viral-hepatitis/what-is-viral-hepatitis

Centers for Disease Control and Prevention. (2017). Viral Hepatitis. 8 de mayo de 2018, de Centers for Disease Control and Prevention Sitio web: https://www.cdc.gov/hepatitis/abc/index.htm

The Editors of Encyclopaedia Britannica. (2012). Hepatitis. 8 de mayo de 2018, de Encyclopaedia Britannica Sitio web:https://www.britannica.com/science/hepatitis#ref283741

April Kahn and Valencia Higuera. (2017). Hepatitis. 8 de mayo de 2018, de Healthline Sitio web: https://www.healthline.com/health/hepatitis

Christian Nordqvist. (2017). What’s to know about viral hepatitis?. 8 de mayo de 2018, de Medical News Today Sitio web: https://www.medicalnewstoday.com/articles/145869.php

Charles Daniel, Susan Olender, MD. (2017). Overview of 5 Common Hepatitis Treatments. 9 de mayo de 2018, de Verywell Health Sitio web: https://www.verywellhealth.com/overview-of-hepatitis-treatments-1760128

¡Califica nuestro artículo!

100%
100%
¡Excelente!

Ayúdanos a mejorar. Califica nuestro artículo para que sepamos si te fue útil y es de tu agrado o bien, podamos mejorarlo para lectores futuros. ¡Gracias!

  • Clasificación de Usuarios (1 Votos)
    10
Compartir en:

Escríbenos