Qué es la fiebre amarilla

fiebre amarilla

Mosquito portador de fiebre amarilla

Como tú, muchas personas buscan información confiable y fácil de entender acerca de la fiebre amarilla. Este artículo te dará una visión general sobre cómo detectarla, tratamientos, qué tan grave es, tasa de mortalidad y más.

La fiebre amarilla es una enfermedad hemorrágica viral y aguda transmitida por mosquitos infectados. El “amarillo” del nombre se refiere a la ictericia que afecta a algunos pacientes debido al daño en el hígado.

La enfermedad se desarrolla cuando el virus se multiplica en la sangre y los tejidos. Esto puede dañar los órganos vitales del cuerpo. Cuando el hígado se fe afectado, la función hepática disminuye, la piel y los ojos se vuelven amarillos (ictericia), y la capacidad para formar coágulos de sangre se ve comprometida.

Es entonces una infección viral con tres ciclos de transmisión epidemiológica entre monos, mosquitos y humanos.

Causas de la fiebre amarilla

El virus de la fiebre amarilla se transmite cuando un mosquito infectado te pica. Los mosquitos se infectan con el virus cuando muerden a un ser humano o mono infectado. La enfermedad no se transmite de una persona a otra.

Los mosquitos se reproducen en bosques lluviosos tropicales y ambientes húmedos, incluidos cuerpos de aguas tranquilas (lagunas, lagos, etc). El contacto entre humanos y mosquitos infectados, en áreas donde la vacuna contra la fiebre amarilla no es común, puede crear brotes o epidemias.

El virus de fiebre amarilla típicamente afecta África, Centro y Sudamérica . En países donde no hay fiebre amarilla pueda presentarse a causa de una persona que resultó infectada durante un viaje.

La enfermedad se exporta a otras regiones sobre todo si éstas tienen las condiciones propicias, como son:

  • Mosquitos capaces de transmitirla
  • Condiciones climáticas específicas
  • Reserva natural para preservarse

Síntomas de la fiebre amarilla

La fiebre amarilla es una enfermedad infecciosa aguda caracterizada por un comienzo repentino y fases fases de desarrollo separadas por un corto período de disminución de intensidad.

Fase de exposición de la fiebre amarilla

Los síntomas de la fiebre amarilla se desarrollan rápidamente. Pueden aparecer entre tres y seis días después del contagio. Son similares a los de la influenza, con la diferencias de que estos evolucionan.

Dolor de cabeza
Dolor muscular
Dolores articulares
Resfriados
Fiebre

Fase aguda de la fiebre amarilla

Esta fase dura de tres a cuatro días. Cuando esta fase termina, los síntomas pueden desaparecer y la persona puede recuperarse. Por desgracia, algunos pacientes infectados desarrollan una complicación seria de esta enfermedad.

Dolor de cabeza
Dolor muscular
Dolores articulares
Resfriados
Fiebre
Pérdida de apetito
Enrojecimiento
Escalofríos
Dolores de espalda

Fase tóxica de la fiebre amarilla

Los síntomas de la fase aguda desaparecen por 24 horas. A pesar de esto, los síntomas regresan acompañados de otros que suelen ser peores. Como consecuencia, esta fase es grave y debe contarse con el seguimiento médico correspondiente. Solo en el 15% de los casos la infección avanza hasta esta etapa.

Disminución de la orina
Dolor abdominal
Vómito (a veces con sangre)
Problemas del ritmo cardiaco
Convulsiones
Delirio
Sangrado de nariz

Diagnóstico de la fiebre amarilla

La fiebre amarilla no se diagnostica con facilidad, debido a su parecido con otras enfermedades. Por lo tanto, el diagnóstico consiste en diferenciarla de otras infecciones. Los síntomas se pueden confundir con los de la malaria, dengue hemorrágico y hepatitis viral. Al acudir con un médico, este recomendará realizar estudios de sangre para confirmar la presencia de fiebre amarilla. Es común que en los estudios se detecte anticuerpos como respuesta del organismo a la infección.

fiebre amarilla

Visitar al médico oportunamente, es decisivo para combatir la infección.

Tratamiento de la fiebre amarilla

No existe una cura específica para la fiebre amarilla. La infección debe ser combatida atacando los síntomas y asistiendo al sistema inmunológico a resistir y expulsarla. Para debilitar al virus y sus efectos, es necesario administrar medicamentos para la fiebre y el dolor, y abundantes líquidos. Los antibióticos solo se utilizan en caso de otro padecimiento, pues se ha encontrado que no son efectivos en el manejo de la fiebre amarilla.

En ciertos casos, se requiere de hospitalización y atenciones como:

  • Hidratación vía intravenosa
  • Oxigenación
  • Control estricto de la presión sanguínea
  • Transfusiones sanguíneas
  • Diálisis en caso de daño renal
  • Tratamiento de otras enfermedades o complicaciones

Es especialmente relevante evitar el uso de aspirinas y desinflamatorios no esteroideos (naproxeno o ibuprofeno) debido a la posibilidad de hemorragia interna

Consecuencias de la fiebre amarilla

Una pequeña proporción de los pacientes que contraen el virus desarrolla síntomas graves. Se estima que la mitad de estos pacientes muere entre siete y 10 días de haber contraído la enfermedad.

La gravedad de la fiebre amarilla varía desde una enfermedad febril muy leve hasta una enfermedad fulminante, a veces mortal, con características inequívocos. La tasa de mortalidad de la fiebre amarilla severa es del 50% o más.

Grandes epidemias de fiebre amarilla pueden ocurrir cuando personas infectadas introducen el virus en áreas muy pobladas con alta densidad de mosquitos. Esto pasa en áreas donde la mayoría de la gente tiene poca o ninguna inmunidad debido a la falta de vacunación.

La fiebre amarilla ha sido una enfermedad de importancia para la salud pública desde que se describió por primera vez en el siglo XV. En diferentes momentos de la historia, ha causado dificultades en las poblaciones de América, Europa y África.

A pesar de grandes avances en la comprensión de la fiebre amarilla y la disponibilidad de una vacuna segura y eficaz, la fiebre amarilla sigue siendo un importante problema de salud pública en África y en América del Sur. Anualmente la enfermedad afecta a unas 200 mil personas y causa alrededor de 30 mil muertes.

Vacuna de la fiebre amarilla

La mejor manera de prevenir la fiebre amarilla es por medio de la aplicación de una vacuna. Esta se aplica solo una vez, desde los nueve meses y hasta los 59 años. Por este medio, se administra una versión débil de la infección que ayuda a crear inmunidad.

La vacuna de la fiebre amarilla es extremadamente efectiva, es segura y accesible. Una sola dosis de la vacuna contra la fiebre amarilla es suficiente para conferir inmunidad sostenida y protección de por vida contra la enfermedad. No se necesita una dosis de refuerzo, como en otros casos. La vacuna proporciona inmunidad efectiva dentro de los 30 días para el 99% de las personas vacunadas.

Personas que tienen más de 60 años deben consultar con un especialista si es conveniente vacunarse, pues existe un riesgo de complicaciones en adultos mayores. El médico deberá ponderar riesgos y beneficios. Las personas que viajan a lugares donde hay riesgo de fiebre amarilla se deben aplicar la vacuna cada 10 años.  El uso de mosquiteros, repelentes y cualquier otra barrera para evitar la picadura es altamente recomendable.Ten en cuenta que las recomendaciones incluyen evitar la picadura del mosquito, así como evitar contagiar o ser contagiado.

Efectos secundarios de la vacuna de la fiebre amarilla

Grupo de personas que no deberían administrarse la vacuna:
– Personas con alergia al huevo, proteínas de pollo o gelatina.
– Niños menores de nueve meses.
– Personas con VIH, Sida u otras condiciones que comprometan al sistema inmunológico.
Entre los efectos secundarios de la vacuna, se encuentran:
– Fatiga
– Dolor muscular
– Fiebre de baja intensidad
– Dolor de cabeza intenso
fiebre amarilla

La vacuna de la fiebre amarilla es el mejor método de prevención, según la Organización Mundial de la Salud

Recuerda que el mosquito es el único transmisor de fiebre amarilla. Por consiguiente el primer paso es evitar la picadura (mosquiteros, repelentes y cualquier otra barrera). En caso de estar infectado, es importante limitar el contacto para no propagar la infección.

El control de plagas también es una forma de prevenir la picadura, sobre todo para eliminar las zonas donde hay un posible crecimiento de la especie. Debe considerarse usar ropa que cubra la mayor parte del cuerpo. Erradicar o reducir la incidencia de mosquitos que puedan propagar el virus es la mejor solución, pero no está del todo en nuestro control.

Estadísticas Importantes

La Organización Mundial de la Salud estima alrededor de 200 mil casos de fiebre amarilla al año alrededor del mundo. De esta cantidad, 30 mil son los casos mortales. Se estima que la fiebre amarilla se expande a lugares donde no había riesgo debido a situaciones como cambio climático, deforestación y mayor densidad urbana.

La página oficial de CDC (Centros de Control para Enfermedades) identificó 44 países con riesgo de fiebre amarilla debido a climas tropicales. Visitantes de países donde no existe la infección pueden contagiarse y como resultado llevar la enfermedad a sus países de origen. Al salir de viaje o cambiar de residencia a una zona con riesgo de fiebre amarilla, se recomienda aplicarse la vacuna. Algunos países condicionan la emisión de la visa hasta que la persona cuente con la vacuna correspondiente.

Tu opinión importaTu opinión es importante

Nuestro objetivo en Meditip es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso que tienes, tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Ayúdanos a saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. Califica nuestro artículo y/o deja un breve comentario.

Fuentes

Centros de Control y Prevención de Enfermedades. (2016). Yellow Fever. 2017, de Centers for Disease Control and Prevention Sitio web: https://www.cdc.gov/yellowfever/index.html

World Health Organization, Africa Region, Harare, Zimbabwe. (2011). Impact of yellow fever on the developing world. 1 de febrero de 2018, de US National Library of Medicine National Institutes of Health Sitio web: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10582093

Organización Mundial de la Salud. (2017). Yellow Fever. 2017, de World Health Organization Sitio web: http://www.who.int/csr/disease/yellowfev/en/

Healthline. (2016). Yellow Fever. 2017, de Healthline Sitio web: http://www.healthline.com/health/yellow-fever#overview1

WebMD. (2017). Yellow Fever. 2017, de WebMD Medical Reference Sitio web: http://www.webmd.com/a-to-z-guides/yellow-fever-symptoms-treatment#1

¡Califica nuestro artículo!

99%
99%
¡Excelente!

Ayúdanos a mejorar. Califica nuestro artículo para que sepamos si te fue útil y es de tu agrado o bien, podamos mejorarlo para lectores futuros. ¡Gracias!

  • Clasificación de Usuarios (2 Votos)
    10
Compartir en:

Escríbenos