Qué es la hepatitis alcohólica

La hepatitis alcohólica es una enfermedad del hígado que produce inflamación, acumulación de grasa en las células de este órgano e incluso cicatrización o fibrosis. La hepatitis alcohólica es causada por el consumo excesivo y prolongado de alcohol. Ocurre con mayor frecuencia en personas que han consumido grandes cantidades de alcohol a lo largo de su vida.

El alcohol etílico o etanol es un ingrediente que se encuentra en la cerveza, vino y licores en general, que puede causar intoxicación. El alcohol afecta a todos los órganos del cuerpo y al sistema nervioso central. El efecto de esta sustancia en una persona depende de la cantidad que consuma. Es necesario mencionar que el alcohol contenido en una cerveza, una copa de vino o un caballito (shot, copita) de tequila es casi el mismo.

Beber grandes cantidades de alcohol puede conducir a diversos problemas de salud además de la hepatitis alcohólica. Entre estas se encuentran:

En las mujeres embarazadas, el alcohol puede dañar al feto o aumentar las posibilidades de síndrome de muerte súbita del lactante o muerte de cuna. Esto significa la muerte repentina e inesperada de un niño menor a un año aparentemente sano.

El abuso del alcohol también puede provocar accidentes y violencia.

El hígado

Ilustración de la hepatitis alcohólicaEl hígado es el segundo órgano más grande del cuerpo. Está ubicado del lado derecho, debajo de las costillas. Este órgano es el responsable de convertir todo lo que una persona come y bebe en nutrientes.

De igual manera, es responsable de eliminar sustancias nocivas de la sangre. En otras palabras, elimina venenos como el alcohol. El hígado lo descompone para que pueda salir del cuerpo. No obstante, el alcohol puede dañar e incluso destruir sus células.

Este órgano solo puede procesar el alcohol en pequeñas dosis. Cualquier exceso se queda circulando por todo el cuerpo. Beber más alcohol de lo que el cuerpo puede procesar puede causar lesiones o daños graves en el hígado.

Causas de la hepatitis alcohólica

La causa principal de la hepatitis alcohólica es el consumo excesivo de alcohol durante un periodo de tiempo prolongado. Los químicos liberados por la descomposición del alcohol causan inflamación en el hígado y destruyen sus células.

Las cicatrices reemplazan al tejido saludable del hígado, lo que interfiere con su buen funcionamiento. La cicatrización irreversible o cirrosis es la etapa final de esta enfermedad. La cirrosis puede evolucionar rápidamente a insuficiencia hepática y con el tiempo afectar el flujo de sangre a los riñones, lo cual puede provocar insuficiencia renal.

La absorción inadecuada de nutrientes puede aumentar el riesgo de desarrollar esta enfermedad, así como padecer algún otro tipo de hepatitis.

Otros factores de riesgo pueden ser:

  • Genero, las mujeres tienen mayor riesgo de desarrollar esta enfermedad
  • Sobrepeso
  • Genética
  • Raza y origen étnico, los afroamericanos e hispanos corren mayor riesgo de presentar esta afección

Causa de la hepatits alcohólica

Síntomas de la hepatitis alcohólica

Los síntomas varían según el daño hepático. La hepatitis alcohólica generalmente se clasifica como leve o grave.

En caso de que sea leve, es posible que no se presente ningún síntoma. A medida que sea más grave se pueden presentar los siguientes síntomas:

  • Pérdida de apetito
  • Náusea
  • Vómito
  • Dolor de estómago
  • Fiebre
  • Cansancio y debilidad
  • Pérdida de peso
  • Acumulación de líquido en la parte superior del cuerpo
  • Confusión
  • Insuficiencia hepática y renal

Los signos y síntomas varían de persona a persona. De igual manera, cambian dependiendo la gravedad de la enfermedad y después de periodos recientes de consumo de bebidas alcohólicas.

Diagnóstico de la hepatitis alcohólica

Diagnóstico de la hepatitis alcohólica: biopsia de hígado

Biopsia de hígado

Algunas personas pueden no presentar ningún síntoma hasta que la enfermedad ha progresado. La revisión inicial consiste en un examen físico y del historial médico. Después puede ser necesario un examen de sangre y una biopsia.

Los análisis de sangre para determinar la hepatitis alcohólica son los siguientes:

También puede realizar una ecografía del hígado para una vista más detallada. Si otras pruebas no proporcionan una respuesta clara, el médico puede solicitar una biopsia hepática.

La biopsia hepática consiste en tomar una pequeña muestra de tejido del hígado. Posteriormente la muestra se examina para determinar el tipo de enfermedad hepática, así como su gravedad.

“Cerca del 50% de los pacientes con hepatitis alcohólica ha desarrollado cirrosis para el momento en que busca atención médica”

Tratamiento de la hepatitis alcohólica

Evitar el consumo de alcohol

Evitar el consumo de alcohol

La hepatitis alcohólica es una enfermedad causada y agravada principalmente por el consumo de alcohol, por lo que el tratamiento consiste en dejar de consumirlo por completo.

No existe una medicina exacta que pueda curar la hepatitis alcohólica. El objetivo del tratamiento es reducir o eliminar los síntomas, así como detener el progreso de la enfermedad.

El médico puede recetar medicamentos como corticosteroides y pentoxifilina para ayudar a reducir la inflamación en el hígado. Los cambios en la dieta también son recomendables. De igual manera el médico puede recetar vitaminas y una dieta especial para pacientes con problemas de nutrición.

El trasplante de hígado puede ser la única posibilidad de supervivencia para algunos pacientes.

“Hay un aumento del 30% en la tasa de supervivencia entre los que dejan de beber en comparación con los que lo siguen haciendo”

Prevención de la hepatitis alcohólica

No todas las personas que consumen alcohol en exceso desarrollan esta enfermedad. Se desconoce por qué algunos la desarrollan mientras que otros no. También es importante tener en cuenta que la enfermedad puede ocurrir en personas que beben con moderación, aunque el riesgo se reduce significativamente.

La mejor manera de prevenir este padecimiento es evitar el alcohol o beber con moderación. Esto se define como máximo dos copas al día para los hombres y una para las mujeres.

También se puede evitar la hepatitis alcohólica manteniendo un peso saludable y protegiéndose de la hepatitis B y de la hepatitis C. Estas dos últimas son enfermedades transmitidas por la sangre. El contagio puede darse al compartir agujas y otros equipos para el uso de drogas o a través de fluidos corporales al tener relaciones sexuales sin protección.

Tu opinión es importante

Tu opinión importaNuestro objetivo en Meditip es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso que tienes, tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Ayúdanos a saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. Califica nuestro artículo y/o deja un breve comentario.

Fuentes

Brian Wu . (-). What’s to know about alcoholic hepatitis?. 25 de abril de 2018, de Medical News Today Sitio web: https://www.medicalnewstoday.com/articles/313928.php

Judith Marcin. (-). Alcoholic Hepatitis. 25 de abril de 2018, de Healthline Sitio web: https://www.healthline.com/health/alcoholic-hepatitis

Sarpreet Basra. (2011). Definition, epidemiology and magnitude of alcoholic hepatitis. 25 de abril de 2018, de NCBI Sitio web: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3124876/

Lucey, M. The New England Journal of Medicine, 2009.

American Liver Foundation: “Alcohol-Related Liver Disease.”

¡Califica nuestro artículo!

100%
100%
¡Excelente!

Ayúdanos a mejorar. Califica nuestro artículo para que sepamos si te fue útil y es de tu agrado o bien, podamos mejorarlo para lectores futuros. ¡Gracias!

  • Clasificación de Usuarios (1 Votos)
    10
Compartir en:

Escríbenos