Qué es la neuropatía periférica

La neuropatía periférica es un tipo de daño al sistema nervioso. Específicamente, ocurre cuando hay un problema con el sistema nervioso periférico, la red de nervios que transmite información desde el sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal) al resto del cuerpo. Esto incluye brazos, manos, piernas, pies, órganos internos, boca y cara. La función de estos nervios es transmitir de regreso al cerebro señales sobre sensaciones físicas.

Cuando los nervios están dañados, se interrumpe el funcionamiento normal del sistema nervioso periférico. Esto puede producir señales de dolor cuando no hay nada que cause dolor. De la misma forma, puede no enviarse una señal de dolor cuando sí hay un daño presente.

La neuropatía periférica puede afectar una variedad de nervios y tener un impacto en diferentes lugares de diversas maneras. Esta condición además se asocia con múltiples condiciones médicas subyacentes. La diabetes es quizás la enfermedad asociada más frecuente. Aproximadamente el 50% de los diabéticos sufre de neuropatía diabética.

Sistema nervioso central y sistema nervioso periférico

 

Sistema nervioso periférico

Los nervios periféricos conforman una intrincada red que conecta el cerebro y la médula espinal con los músculos, la piel y los órganos internos. Los nervios periféricos salen de la médula espinal y están ordenados a lo largo de líneas en el cuerpo llamadas dermatomas (zonas de sensibilidad de la piel). Normalmente, el daño a un nervio afecta a uno o más dermatomas, que están conectados a áreas específicas del cuerpo. El daño a estos nervios interrumpe la comunicación entre el cerebro y otras partes del cuerpo y puede afectar el movimiento muscular, afectar la sensación normal en brazos y piernas, y causar dolor.

El sistema nervioso periférico incluye diferentes tipos de nervios con sus propias funciones específicas. Estos tipos de nervios son:

  • Sensoriales: responsables de transmitir sensaciones, como dolor y contacto
  • Motores: responsables de controlar los músculos
  • Autónomos: responsables de regular las funciones automáticas del cuerpo, como la presión arterial y la función de la vejiga

Clasificación de la neuropatía periférica

Se ha identificado más de 100 tipos de neuropatía periférica, cada uno con sus propios síntomas y pronósticos. En general, las neuropatías periféricas se clasifica según el tipo de daño a los nervios. Algunas formas de neuropatía implican daño a un solo nervio y se les llama mononeuropatías. Sin embargo, el daño con frecuencia abarca múltiples nervios, lo que se conoce como polineuropatía.

Los diferentes tipos de neuropatía periférica tienen una variedad de causas. Van desde el síndrome del túnel carpiano (lesión traumática común después del uso prolongado de manos y muñecas, como actividades en la computadora) hasta el daño de los nervios por causa de diabetes.

Mononeuropatía

El daño a un solo nervio periférico se llama mononeuropatía. La causa más común es una lesión o trauma físico, como un accidente. La presión prolongada sobre un nervio, causada por periodos prolongados de sedentarismo (como estar en silla de ruedas o en cama) o movimientos repetitivos continuos, pueden desencadenar una mononeuropatía. El síndrome de túnel carpiano es un ejemplo común.

Otras mononeuropatías que pueden causar debilidad en las partes afectadas del cuerpo, como las manos y los pies, incluyen:

  • Parálisis del nervio cubital: ocurre cuando el nervio que pasa cerca de la superficie de la piel del codo está dañado. El entumecimiento se percibe en la mano, en el área que conforman el dedo meñique y anular.
  • Parálisis del nervio radial: es causada por una lesión del nervio que corre a lo largo del brazo, y puede ocurrir con la  fractura de húmero que se encuentra en la parte superior del brazo.
  • Parálisis del nervio peroneo: se produce cuando se comprime el nervio de la parte superior de la pantorrilla en la parte externa de la rodilla. Esto conduce a una condición llamada “caída de pie”, en la que se hace difícil levantar el pie.
Ilustración mononeuropatía y polineuropatía

Ilustración de mononeuropatía y polineuropatía comunes (síndrome del túnel carpiano y pérdida de sensación)

Polineuropatía

La polineuropatía representa el mayor número de casos de neuropatía periférica. Ocurre cuando múltiples nervios periféricos funcionan mal al mismo tiempo. La polineuropatía puede tener una amplia variedad de causas, incluida la exposición excesiva a ciertas toxinas, como el alcohol, la mala nutrición (especialmente la deficiencia de vitamina B) y las complicaciones de enfermedades como cáncer o insuficiencia renal.

Una de las formas más comunes de polineuropatía crónica es la neuropatía diabética, una afección que ocurre en personas con diabetes. Es más severa en personas con poco control sobre los niveles de azúcar en la sangre . Aunque es menos común, la diabetes también puede causar una mononeuropatía.

Debido a que las personas con polineuropatía crónica a menudo pierden la capacidad de detectar la temperatura y el dolor, pueden sufrir quemaduras y desarrollar llagas abiertas como resultado de una lesión o una presión prolongada. Si los nervios que cubren a los órganos están involucrados, puede presentarse diarrea o estreñimiento, así como la pérdida del control del intestino o la vejiga. La disfunción sexual y la presión arterial baja también pueden ocurrir.

Una de las polineuropatías más graves es el síndrome de Guillain-Barre, una enfermedad rara que se presenta repentinamente cuando el sistema inmunológico ataca los nervios del cuerpo justo cuando salen de la médula espinal. Los síntomas tienden a aparecer y empeorar rápido, y a veces causan parálisis.

Síntomas de la neuropatía periférica

Los síntomas varían según el tipo de nervio dañado (nervios motores, nervios sensoriales o nervios autónomos). Los nervios motores controlan el movimiento voluntario de los músculos, como los que se utiliza para caminar, agarrar cosas o hablar. Los nervios sensoriales transmiten información como la sensación de un toque ligero o el dolor de un corte. Finalmente, los nervios autónomos controlan las actividades de los órganos que se regulan automáticamente, como la respiración, la digestión y las funciones del corazón y las glándulas. Algunas neuropatías pueden afectar los tres tipos de nervios. Otras afectan principalmente a uno o dos tipos.

Síntomas de daño en los nervios sensoriales

Neuropatía periférica

Síntomas de la neuropatía periférica

  • Hormigueo y entumecimiento
  • Pérdida de la capacidad de detectar cambios de temperatura
  • Hipersensibilidad
  • Aumento de dolor o incapacidad para sentir dolor
  • Pérdida de coordinación
  • Pérdida de propiocepción (sentido de la posición relativa del propio cuerpo y el esfuerzo empleado en el movimiento)
  • Dolores ardientes y punzantes que pueden empeorar por las noches
  • Úlceras en pies y piernas
  • Infección
  • Gangrena

Síntomas de daño en los nervios motores

  • Debilidad muscular
  • lnestabilidad y dificultad para realizar pequeños movimientos, como abotonarse una camisa
  • Pérdida de tono en los músculos
  • Espasmos musculares y calambres
  • Parálisis muscular

Síntomas de daño en los nervios autónomos

Causas de la neuropatía periférica

Pie diabético

La diabetes es una de las principales causas de neuropatía periférica

Hay muchos factores que pueden causar neuropatías periféricas, por lo que a menudo es difícil determinar el origen. Las neuropatías tienen uno de estos tres orígenes:

Neuropatías adquiridas: son causadas por factores ambientales como toxinas, así como por traumas, enfermedades o infecciones. Las causas conocidas de neuropatías adquiridas incluyen:

Neuropatías hereditarias: no son tan comunes como las neuropatías adquiridas. Las neuropatías hereditarias son enfermedades de los nervios periféricos que pasan genéticamente de padres a hijos. La más común es la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth tipo 1. Se caracteriza por debilidad en las piernas y, en menor grado, en los brazos, síntomas que generalmente aparecen entre la niñez y los 30 años.

Neuropatías idiopáticas: son de causa desconocida. Hasta un tercio de todas las neuropatías se clasifica de esta manera.

Diagnóstico de la neuropatía periférica

Los síntomas y las partes del cuerpo afectadas por la neuropatía periférica son tan variados que puede resultar difícil hacer un diagnóstico. Si el médico sospecha de daño nervioso, tomará en cuenta el historial del paciente y puede realizar una serie de pruebas neurológicas para determinar la ubicación y el alcance del daño de los nervios. Estas pruebas pueden incluir:

  • Análisis de sangre
  • Pruebas de líquido espinal (líquido cefalorraquídeo)
    Análisis de sangre

    Análisis de sangre para diagnóstico de neuropatía periférica

  • Exámenes de fuerza muscular
  • Pruebas de capacidad de detectar vibraciones

Según lo que revelen las pruebas básicas, es posible que el médico ordene más pruebas para tener una mejor idea del daño a los nervios. Las pruebas pueden incluir:

  • Tomografía computarizada
  • Resonancia magnética
  • Electromiografía
  • Biopsia de nervios y piel

Tratamiento de la neuropatía periférica

El primer paso para el tratamiento de la neuropatía periférica es abordar cualquier causa subyacente que esté contribuyendo. Esto puede ser una infección, exposición a toxinas, deficiencias vitamínicas, toxicidad relacionada con medicamentos, deficiencias hormonales, enfermedades autoinmunes o compresión.

Los nervios periféricos tienen la capacidad de regenerar axones (prolongaciones de las neuronas) siempre y cuando la célula nerviosa no haya muerto. Esto puede conducir a una recuperación de función. Corregir una condición subyacente puede resolver el problema de la neuropatía a medida que los nervios se regeneran.

La adopción de hábitos de vida saludables puede reducir los efectos de la neuropatía periférica. Esto incluye mantener un peso adecuado, evitar la exposición a toxinas, ejercitarse, tener una dieta balanceada, corregir las deficiencias vitamínicas y limitar el consumo de alcohol.

El ejercicio puede reducir los calambres, mejorar la fuerza muscular y prevenir el desgaste de los músculos. Diversas estrategias dietéticas pueden mejorar síntomas gastrointestinales. El tratamiento oportuno de las lesiones y heridas puede prevenir daño permanente. Dejar de fumar es particularmente importante porque fumar restringe los vasos sanguíneos que suministran nutrientes a los nervios periféricos y puede empeorar los síntomas de la neuropatía periférica.

Las enfermedades sistémicas a menudo requieren tratamientos más complejos. Se ha demostrado que el control estricto de glucosa en sangre reduce los síntomas y ayuda a las personas con neuropatía diabética a evitar daños adicionales.

El dolor neuropático o dolor causado por la lesión de uno o más nervios a menudo es difícil de controlar. En cambio el dolor leve a veces se alivia con analgésicos de venta libre, como antiinflamatorios no esteroideos. El dolor crónico e incómodo debe tratarse directamente con un médico especialista.

Tratamiento para neuropatía periférica

Estimulación nerviosa electrónica transcutánea

Estimulación nerviosa electrónica transcutánea

La estimulación nerviosa electrónica transcutánea (ENET) no funciona para todos, pero a muchas personas les gusta porque es una terapia sin drogas (medicamentos). Durante la estimulación, los electrodos colocados en la piel envían pequeñas cantidades de electricidad. El objetivo de este tratamiento es evitar que los nervios transmitan señales de dolor al cerebro.

Yeso, dispositivos ortopédicos o férulas

Algunos dispositivos ortopédicos, yeso o férulas ergonómicas (que se adaptan a las condiciones fisiológicas del paciente) pueden ayudar si la neuropatía periférica está afectando piernas, pies, brazos y manos. Estos moldes proporcionan soporte para la parte del cuerpo afectada. Este tipo de tratamiento puede aliviar el dolor. Por ejemplo, un yeso o férula que mantiene las muñecas en una posición adecuada mientras se duerme puede aliviar la incomodidad del síndrome del túnel carpiano.

Complicaciones de la neuropatía periférica

El pronóstico de la neuropatía periférica varía según la causa subyacente y los nervios dañados. Algunos casos pueden mejorar con el tiempo si se trata la condición que los originó, mientras que en algunas personas el daño puede ser permanente o empeorar gradualmente.

Si la causa subyacente de la neuropatía periférica no se atiende, puede existir riesgo de desarrollar complicaciones potencialmente graves, como una úlcera en el pie que puede infectarse. Esto puede conducir a gangrena (muerte del tejido) y en casos severos puede terminar en la amputación.

La neuropatía periférica puede afectar los nervios que controlan las funciones automáticas del corazón y el sistema circulatorio (neuropatía autonómica cardiovascular). En este caso, puede necesitarse tratamiento para aumentar la presión arterial o, en ocasiones excepcionales, un marcapasos.

Es especialmente relevante que mientras algunos pacientes se recuperan por completo, otros pueden desarrollar una condición crónica que requiere terapia y apoyo permanente.

Tu opinión es importante

Tu opinión importaNuestro objetivo en Meditip es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso que tienes, tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Ayúdanos a saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. Califica nuestro artículo y/o deja un breve comentario.

Fuentes

Helen Webberley. (2017). What is peripheral neuropathy?. 23 de mayo de 2018, de Medical News Today Sitio web: https://www.medicalnewstoday.com/articles/147963.php

National Institute of Neurological Disorders and Stroke. (2014). Peripheral Neuropathy Fact Sheet. 23 de mayo de 2018, de National Institute of Neurological Disorders and Stroke Sitio web: https://www.ninds.nih.gov/Disorders/Patient-Caregiver-Education/Fact-Sheets/Peripheral-Neuropathy-Fact-Sheet

Elea Carey. (2017). Peripheral Neuropathy. 23 de mayo de 2018, de Healthline Sitio web: https://www.healthline.com/health/peripheral-neuropathy

John Pollard. (2017). Peripheral Neuropathy. 23 de mayo de 2018, de Brain Foundation Sitio web: http://brainfoundation.org.au/disorders/peripheral-neuropathy

Jennifer Robinson. (2016). Understanding Peripheral Neuropathy — the Basics. 23 de mayo de 2018, de WebMD Sitio web: https://www.webmd.com/brain/understanding-peripheral-neuropathy-basics#1

National Health Service UK. (2016). Peripheral neuropathy. 23 de mayo de 2018, de National Health Service UK Sitio web: https://www.nhs.uk/conditions/peripheral-neuropathy/

St. Louis Children’s Hospital. (2017). Peripheral Neuropathy. 23 de mayo de 2018, de St. Louis Children’s Hospital Sitio web: http://www.stlouischildrens.org/diseases-conditions/peripheral-neuropathy

¡Califica nuestro artículo!

100%
100%
¡Excelente!

Ayúdanos a mejorar. Califica nuestro artículo para que sepamos si te fue útil y es de tu agrado o bien, podamos mejorarlo para lectores futuros. ¡Gracias!

  • Clasificación de Usuarios (1 Votos)
    10
Compartir en:

Escríbenos