Lesiones de tejidos blandos en el adulto mayor

El envejecimiento tiene efectos significativos sobre la capacidad de curación del adulto mayor. Cuando una persona de edad avanzada sufre lesiones, tiene una reserva metabólica disminuida para manejar el estrés requerido para la recuperación. Las lesiones de tejidos blandos en el adulto mayor son un problema de salud muy común. Los tejidos blandos se encuentran en todo el cuerpo y existen diferentes tipos. Por ejemplo, grasa, músculo, tendones, ligamentos, cartílago, vasos sanguíneos, vasos linfáticos y nervios. Es especialmente relevante que los tejidos blandos rodean, sostienen y conectan órganos y otros tejidos del cuerpo.

En este artículo nos enfocaremos en las lesiones de tejidos blandos como músculos, ligamentos y tendones. Muchas actividades pueden provocar daño en estos tejidos blandos. El resultado puede ser dolor, inflamación, moretones y heridas. Las lesiones de tejidos blandos se clasifica de la siguiente manera:

Adultos mayores: lesiones de tejidos blandos en el adulto mayor

Mujer mayor con esguince cervical

Enfermedades como la desnutrición, la diabetes, tumores malignos y del sistema circulatorio, son frecuentes en la población mayor. Padecer alguna de estas condiciones y sufrir alguna lesión de tejidos blandos afecta la recuperación. El adulto mayor es más propenso a lesiones ortopédicas, úlceras por presión y otras heridas crónicas. Las lesiones de tejidos blandos en el adulto mayor pueden ocurrir por diversos motivos. El adelgazamiento de la piel y la pérdida de masa muscular debido al envejecimiento son factores importante.

Causas de las lesiones de tejidos blandos en el adulto mayor

Los adultos mayores representaban el 13% de la población en el año 2000. Para el 2030 serán al menos el 20% de la población o casi 71 millones. El riesgo de muerte después de un traumatismo aumenta significativamente en pacientes mayores de 65 años. Un traumatismo o trauma se refiere a una lesión severa y a menudo potencialmente mortal que se desarrolla repentinamente cuando un objeto golpea todo el cuerpo o parte de él o debido a un impacto repentino.

En comparación con los pacientes jóvenes, los adultos mayores tienen una mayor probabilidad de tener condiciones médicas que pueden afectar su capacidad de responder a una lesión o que pueden ser la causa de la misma. Por un lado, los problemas de la vista y la audición relacionados con la edad pueden aumentar el riesgo de accidentes automovilísticos. De la misma forma, la mala coordinación y falta de equilibrio aumentan el riesgo de caídas.

Causas de lesiones de tejidos blandos en el adulto mayor

Las alteraciones de la sensibilidad, propiocepción y demencia pueden conducir a una disminución de los tiempos de reacción en los adultos mayores. Los medicamentos y suplementos recetados pueden alterar la actividad cerebral y causar un efecto sedante. Por lo tanto, las lesiones de tejidos blandos en el adulto mayor pueden ser resultado de un efecto secundario de fármacos. Es especialmente relevante que los medicamentos anticoagulantes aumentan el riesgo de sangrado por caídas o por un accidente automovilístico menor.

Tipos de lesiones de tejidos blandos según su gravedad

Las lesiones de tejidos blandos en el adulto mayor se puede clasificar de la siguiente manera:

Grado 1: de todas las lesiones de tejidos blandos en el adulto mayor, esta es la menos grave. No obstante, no debe subestimarse y debe atenderse con tratamiento conservador que puede incluir hielo y descanso. Esta lesión se produce cuando las fibras del tejido se estiran demasiado. Las lesiones grado uno por lo general afectan solo una pequeña porción de la fibra de los tejidos blandos. Esto permite una recuperación más rápida y fácil en el transcurso de unos días o un par de semanas. La inflamación suele ser leve y la sensibilidad en la zona es un síntoma común.

Grado 2: esta lesión es un poco más severa, pues implica un desgarro parcial de las fibras de los tejidos blandos. Aunque el tejido aún permanece intacto, el adulto mayor puede tener dolor y sensibilidad más pronunciada. El tiempo de curación puede ser considerablemente más largo que una lesión de grado uno. Puede tomar de seis semanas a un par de meses para que una lesión grado 2 sane.

Grado 3: las lesiones de tejidos blandos en el adulto mayor grado 3 son las más graves y peligrosas. Consisten en una ruptura total del tejido blando. Hay considerablemente más inflamación que las lesiones anteriores, junto con una inestabilidad significativa de la articulación. La incapacidad para usar la extremidad lesionada es una clara indicación de una lesión de este tipo. La recuperación puede llevar de seis semanas a un año, según la estructura lesionada y otras condiciones médicas del paciente.Lesiones agudas de tejidos blandos: distensión, contusión y esguince

Tipos de lesiones de tejidos blandos según su causa

Las lesiones de tejidos blandos en el adulto mayor y en general se puede clasificar según su causa. Las dos categorías principales incluyen lesiones agudas y lesiones crónicas (a largo plazo) o por uso excesivo.

Lesiones agudas

Las lesiones agudas son causadas por un trauma repentino en los tejidos blandos. En el adulto mayor una lesión aguda puede ocurrir por realizar alguna actividad física o por una caída. Este tipo de lesiones se puede clasificar como:

Distensión: lesión en un músculo o en un tendón que une el músculo con un hueso. Este tipo de lesión es común al hacer ejercicio o algún deporte que involucra movimientos explosivos. Por ejemplo, arranques y paradas repentinas, así como deportes de contacto. Las distensiones son lesiones de tejidos blandos en el adulto mayor que pueden conducir a debilidad muscular significativa si no se atiende. Asimismo, pueden provocar calambres y espasmos musculares.

Esguince: es similar a una distensión, pero con una diferencia significativa. Esta lesión implica un estiramiento excesivo o desgarro de un ligamento. Los ligamentos son tejidos blandos que conectan dos huesos y que proporcionan estabilidad a las articulaciones. Los esguinces son causados ​​comúnmente por movimientos repentinos de una articulación, como torcerse el tobillo.

Contusión: a menudo es el resultado de una fuerza contundente repentina o fuerza contundente repetida sobre un tejido blando. Esto puede ser una caída o un golpe. Estas lesiones de tejidos blandos en el adulto mayor causan inflamación y sangrado debajo de la piel. Como resultado, es frecuente la aparición de una coloración negra y azul alrededor del área de la lesión.

Lesiones de tejidos blandos por uso excesivo: bursitis

Lesiones por uso excesivo

Las lesiones de tejidos blandos en el adulto mayor por uso excesivo se producen debido a un movimiento o acción que se realiza de forma repetitiva durante mucho tiempo. Por lo general, ocurren porque no se le da el tiempo suficiente al cuerpo para recuperarse. Si los tejidos blandos sufren un estrés continuo debido a una actividad, la persona podría desarrollar tendinitis o bursitis.

Tendinitis: es la inflamación de los tendones. Por lo general, es causada por múltiples tensiones acumuladas que eventualmente terminan dañando considerablemente el tendón. Los síntomas incluyen dolor e inflamación que pueden impedir realizar actividades cotidianas.

Bursitis: las bolsas sinoviales son pequeños sacos de líquido ubicados entre los huesos y los tejidos blandos de todo el cuerpo. Estas bolsas ayudan a reducir la fricción entre los huesos y los tejidos blandos. Cuando una bolsa se inflama, causa incomodidad y dolor. Si no se trata a tiempo, la bursitis puede provocar más lesiones en los tejidos blandos. La bursitis puede ser causada por una presión prolongada y excesiva sobre una articulación.

Cuándo es necesario ir al hospital debido a una lesión de tejidos blandos

Aunque puedan parecer leves, las lesiones de tejidos blandos en el adulto mayor no deben dejar de atenderse. Es recomendable que una persona de edad avanzada reciba una revisión médica para descartar daños severos. Cuando se produce un trauma severo por una lesión aguda de tejidos blandos, también existe el riesgo de una fractura. Por lo tanto, es fundamental la evaluación y diagnóstico de un profesional de la salud. Una lesión de tejidos blandos requiere atención médica si:

  • No se puede poner peso sobre la estructura lesionada
  • Hay una deformidad o inflamación inusual
  • Se escuchó un chasquido o sonido extraño al momento de la lesión
  • La zona presenta dolor considerable que no se alivia con hielo o medicamentos de venta libre
  • Hay presencia de signos neurológicos como entumecimiento o sensación de alfileres y agujas en el área lesionada

Tratamiento de lesiones de tejidos blandos en el adulto mayor

Tratamiento de lesiones de tejidos blandos en el adulto mayor

Existen tres etapas de tratamiento y recuperación de las lesiones de tejidos blandos.

Etapa uno: durante las primeras 24 a 72 horas es importante proteger el área lesionada, obtener un diagnóstico preciso y seguir el método R.I.C.E. El procedimiento R.I.C.E, por sus siglas en inglés, es el tratamiento estándar de primeros auxilios para casi todos los tipos de lesiones de tejidos blandos. Implica descansar, aplicar hielo, comprimir y elevar el tejido blando lesionado.

Etapa dos: reducir la inflamación y la rigidez, y comenzar a recuperar el movimiento normal.

Etapa tres: recuperación de la función y regreso a las actividades normales.

El tratamiento de las lesiones de tejidos blandos en el adulto mayor varía según el tipo y la gravedad de la lesión. El manejo de estas lesiones puede ir desde el descanso y medicamentos inflamatorios hasta una cirugía de tejidos blandos. La mayoría de las lesiones que involucran músculos, ligamentos y tendones sanan con el tiempo. No obstante, hay ejercicios específicos que pueden ayudar a fortalecer los tejidos blandos y prevenir futuras lesiones. Las lesiones graves, como la ruptura completa de una estructura, pueden requerir intervención quirúrgica.

Tu opinión importaTu opinión es importante

Nuestro objetivo en Meditip es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso que tienes, tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Ayúdanos a saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. Califica nuestro artículo y/o deja un breve comentario.

Fuentes

The Johns Hopkins Hospital. (2018). Soft-Tissue Injuries. 10 de diciembre de 2019, de The Johns Hopkins University Sitio web:
https://www.hopkinsmedicine.org/health/conditions-and-diseases/softtissue-injuries

Ademola Adewale y Megan Leonard,. (2012). Trauma in Older Adults: An Overview of Injury Patterns and Management. 10 de diciembre de 2019, de Relias Media Sitio web: https://www.reliasmedia.com/articles/76680-trauma-in-older-adults-an-overview-of-injury-patterns-and-management

Accident Claims Advice UK. (2019). Soft Tissue Injury: Types, Causes And Treatments. 10 de diciembre de 2019, de Accident Claims Advice UK Sitio web: https://www.accidentclaimsadvice.org.uk/soft-tissue-injury-typescauses-and-treatments/

Phil Mack. (2018). Soft Tissue Injuries. 10 de diciembre de 2019, de The Physiotherapy Clinics Sitio web: https://thephysiotherapyclinics.com/soft-tissue-injuries/

Danielle Campagne . (2019). Overview of Sprains and Other Soft-Tissue Injuries. 10 de diciembre de 2019, de Merck Sharp & Dohme Corp Sitio web: https://www.msdmanuals.com/professional/injuries-poisoning/sprains-and-other-soft-tissue-injuries/overview-of-sprains-and-other-soft-tissue-injuries




Share.

Leave A Reply