Calambres

CalambresUn calambre es una repentina e involuntaria contracción de uno o varios músculos. Esto sucede a menudo cuando se realiza ejercicio o alguna actividad durante el día. Puede suceder en la noche, durante o al terminar la actividad física. Por lo general, los calambres ocurren en las piernas, sin embargo, manos, brazos y pared abdominal pueden sufrir estas contracciones.

Probablemente, algunos medicamentos tengan como efectos secundarios producir calambres. Aunque no representan peligro alguno, pueden incapacitar el músculo durante cierto tiempo.

Causas

El ejercicio en exceso, deshidratación, tensión muscular o simplemente mantener una posición por un largo periodo puede causar calambres. En otros casos, condiciones médicas pueden provocar este tipo de dolor.

Generalmente desaparecen solos y rara vez son lo suficientemente graves como para requerir atención médica. Sin embargo, se debe consultar al médico en los siguientes casos:

Suministro inadecuado de sangre
El estrechamiento de arterias que llevan sangre a las piernas (arterioesclerosis en extremidades), pueden producir calambres. Esto sucede cuando se ejercita, aunque suelen desaparecer poco después de terminar la actividad física.
Compresión del nervio
La estenosis lumbar o compresión de nervios en la columna vertebral puede producir dolor parecido en las piernas. Generalmente, el dolor empeora mientras más se camina. El caminar con una posición ligeramente flexionada, puede mejorar o retrasar los síntomas.
Bajos niveles de minerales
Poco potasio, calcio o magnesio en la dieta puede contribuir a generar calambres. Los diuréticos pueden agotar estos minerales, ya que se recetan a menudo para la presión alta.
Causas que provocan molestias severas
Se asocian con hinchazón de las piernas, enrojecimiento o cambios en la piel.
Sucede con frecuencia.
Se asocia con debilidad muscular.
No mejorar con el autocuidado.
No se asocian con una causa obvia, como el ejercicio extenuante.

Síntomas

Como lo mencionamos, la mayoría de los calambres se presentan en los músculos de las piernas. Además del dolor severo, suelen durar desde unos segundos hasta 15 minutos y puede despertar a alguien por la noche al ser tan intenso. En algunos casos, se puede sentir una protuberancia abultada debajo del tejido muscular al presentarse un calambre.

Los riesgos de sufrir calambres pueden acrecentarse con:

  • Edad: las personas mayores pierden masa muscular, por lo que el músculo restante puede estresarse fácilmente.
  • Deshidratación: atletas de alto rendimiento se fatigan y deshidratan al participar en sus actividades, esto provoca calambres.
  • El embarazo: También son comunes al tener un peso extra que se incrementa gradualmente.
  • Condiciones médicas: las personas que padecen de diabetes, enfermedades de los nervios, hígado o de tiroides, están en mayor riesgo de padecer estos dolores.

Diagnóstico

Usualmente, los calambres solamente se quedan en síntomas que se alivian en cuestión de minutos. Cuando estos son frecuentes, es posible que se trate de una condición médica. No es necesario realizar estiramientos o seguir con las medidas de autocuidado. Sin embargo, visitar al médico es la principal opción.

Pruebas y exámenes clínicos

Primeramente, el médico puede realizar un cuestionario acerca de las incidencias de calambres. Al terminar, es posible que también necesite un análisis de sangre para verificar los niveles de potasio y calcio en su sangre. De esta manera, analizará la función renal y tiroidea. Posiblemente se realice una prueba de embarazo.

El médico puede solicitar una electromiografía. Esta es una prueba que mide la actividad muscular y controla sus anomalías. Otra prueba útil es la mielografía, que es una herramienta de imagen que crea un retrato de la médula espinal.

Es fundamental informar al médico si se presenta debilidad, dolor o pérdida de la sensibilidad. Estos pueden ser síntomas de un trastorno nervioso.

Calambres

Tratamientos y cuidados

Masaje y estiramiento del músculo, así como frotar suavemente la parte donde se presenta el dolor ayuda a relajar.

Aplicar calor con una toalla caliente o almohadilla de calefacción en los músculos tensos o apretados. Tomar un baño caliente o dirigir la corriente de una ducha caliente en el músculo estrecho también puede ayudar. Alternativamente, masajear el músculo estrecho con hielo puede aliviar el dolor.

Prevención

Es recomendable mantenerse hidratado, comer alimentos altos en vitaminas, calcio y magnesio. Es especialmente relevante estirarse bien y calentar previo a realizar ejercicio.

Fuentes

WebMD Medical Reference. (2017). Why Is My Leg Cramping? What Can Help?. 2017, de WebMD Sitio web: http://www.webmd.com/pain-management/muscle-spasms-cramps-charley-horse

Higuera, Valencia. (2016). What Causes Muscle Cramp?. 2017, de Healthline Sitio web: http://www.healthline.com/symptom/muscle-cramp

Mayo Clinic. (-). Muscle cramp. 2017, de Mayo Clinic Sitio web: http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/muscle-cramp/home/ovc-20186047

¡Califica nuestro artículo!

98%
98%
¡Excelente!

Ayúdanos a mejorar. Califica nuestro artículo para que sepamos si te fue útil y es de tu agrado, o bien, podamos mejorarlo para lectores futuros. ¡Gracias!

  • Clasificación de Usuarios (1 Votos)
    10
Compartir en:

Escríbenos