Apnea del sueño

Apnea del sueño

La apnea del sueño impide la correcta respiración al dormir

La apnea del sueño es un serio desorden del sueño en el cual la respiración se ve afectada. Al dormir, tu respiración se detiene en varias ocasiones, como consecuencia, el descanso se ve interrumpido. Es probable notar que hay apnea del sueño cuando se ronca y se percibe cansancio después de una noche completa de sueño.

Estas pausas pueden durar segundos hasta un par de minutos y comúnmente se presentan desde decenas hasta centenas de veces. Cuando sucede, el ronquido se intensifica o se hacen ruido de ahogo al recuperar la respiración normal, sin embargo, puede despertar a la persona. Si esto ocurre, es señal de que el cerebro y el cuerpo no están recibiendo la suficiente cantidad de oxígeno.

En la mayoría de los casos, esto es causado cuando el tejido en la parte posterior de la garganta se derrumba. Los músculos de las vías respiratorias superiores se relajan al dormir, esto pasa cuando se duerme boca arriba, provocando que la lengua se desplace hacia atrás. Es posible que las vías respiratorias se encojan, lo que reduce el aire que llega a los pulmones.

En muchos casos, una apnea, o pausa temporal en la respiración, es causada por el tejido en la parte posterior de la garganta que se derrumba. Los músculos de las vías respiratorias superiores se relajan cuando te duermes. Si usted duerme sobre su espalda, la gravedad puede hacer que la lengua caiga hacia atrás. Esto reduce las vías respiratorias, lo que reduce la cantidad de aire que puede llegar a los pulmones. Las vías respiratorias estrechas provocan ronquidos haciendo que el tejido en la parte posterior de la garganta vibre mientras respira.

Factores de riesgo

La apnea del sueño no distingue de edad para afectar a alguien, ya sea niño o adulto. Muchas de las personas que la padecen, no han sido diagnosticadas, por lo tanto, no han recibido tratamiento.

Los mayores factores de riesgo para tener esta condición incluyen:

  • Ser hombre.
  • Tener sobrepeso.
  • Ser mayor de 40 años.
  • Tener un cuello prominente (45 cm o más en hombres y 40 cm o más en mujeres).
  • Desarrollar amígdalas grandes, lengua grande o hueso de mandíbula pequeño.
  • Antecedentes familiares con apnea del sueño.
  • Reflujo gastroesofágico.
  • Obstrucción nasal debida a un desvío del tabique, alergias o problemas sinusales.

Las personas que padecen de apnea del sueño tienen una calidad de sueño pobre, como resultado, se siente cansado todo el día. Este padecimiento es una de las causas principales de somnolencia diurna excesiva. Esto debido a que el cuerpo se despierta continuamente durante la noche, aunque no se esté consciente de cada despertar.

Tipos de apnea del sueño

Apnea obstructiva del sueño
Es la forma más común y ocurre cuando los músculos de la garganta se relajan. Las vías respiratorias se estrechan o se cierran mientras se respira y la respiración no se realiza de forma correcta. Esto disminuye el nivel de oxígeno en la sangre. El cerebro siente esta inhabilidad de respirar y brevemente manda una señal para despertar. Por lo tanto, se abren las vías respiratorias para recuperar la respiración de forma normal. Este impulso para despertar usualmente es tan breve que no se recuerda o percibe.
Apnea central del sueño
Ocurre cuando el cerebro no envía las señales a los músculos que controlan la respiración. Esta es una forma menos común que ocurre cuando el cerebro no transmite señales a los músculos respiratorios. Esto significa que no se hace un esfuerzo para respirar por un corto periodo de tiempo. Al despertar se presentan dificultades para respirar e incluso puede ser difícil dormir o conciliar el sueño.
Apnea del sueño complejo
También conocido como apnea central compleja del tratamiento. Esta ocurre cuando se tiene una fusión de los dos primeros.

Causas

Los músculos de la garganta ayudan a mantener rígidas y abiertas las vías respiratorias. De esta manera, el aire fluye normalmente a los pulmones, sin embargo, al dormir dichos músculos se relajan, estrechando la garganta. Normalmente, esto no evita que el aire entre y salga de los pulmones. Pero al tener apnea del sueño, las vías aéreas pueden quedar parcial o totalmente bloqueadas.

-La lengua y los músculos de la garganta se relajan más de lo normal.
-El tejido graso causado por sobrepeso puede espesar la pared de la tráquea. Esto reduce el espacio interior de la tráquea, por lo tanto, es más difícil que se mantenga abierto.
-Lengua y amígdalas (masas de tejido en la parte posterior de la boca) son grandes en comparación con la apertura de la tráquea.
-La estructura ósea de cabeza y cuello tal vez cause un tamaño más pequeño de la vía aérea de la boca y el área de la garganta.
-El proceso de envejecimiento limita la capacidad de las señales cerebrales. Como resultado, los músculos de la garganta no se mantienen rígidos durante el sueño. Por lo tanto, hay mayor probabilidad de que las vías respiratorias se estrechen o derrumben.

Síntomas

Uno de los signos más representativos de la apnea del sueño es el ronquido fuerte y crónico. A pesar de que ocurren pausas en los ronquidos, estas pueden seguir de ligeras asfixias o jadeos. Por lo general, estos ronquidos son más fuertes al dormir boca arriba, aunque no se ronque todas las noches. Es posible que, con el tiempo, el ronquido ocurra más a menudo y sea más fuerte.

Probablemente no se sepa que se tienen problemas para respirar. No se tiene la capacidad de juzgar la gravedad del problema ya que se está dormido cuando ocurre el ronquido o jadeo. Es posible que un familiar o compañero de cama a menudo se dé cuenta de estos problemas y nos ponga sobre aviso.

Los síntomas más comunes son:
-Ronquido fuerte o frecuente.
-Pausas silenciosas durante la respiración.
-Jadeo o sonidos de asfixia.
-Somnolencia diurna.
-Fatiga.
-Sueño no reparador.
-Dolores de cabeza matutinos.
-Nocturia (despertar por la noche para ir al sanitario).
-Pérdida de memoria.
-Insomnio.
-Sueño no reparador.
-Dificultad para concentrarse.
-Irritabilidad.
-Disminución del deseo sexual.

No todo el que ronca tiene apnea del sueño.

En niños, la apnea del sueño puede causar hiperactividad, bajo desempeño escolar y comportamiento hostil. También pueden tener problemas para respirar por la nariz y lo harán por la boca.

Diagnóstico

El médico podrá realizar exámenes basado en el historial médico personal y familiar. Al evaluar los síntomas, el médico evaluará la posibilidad de enviarte con un especialista del sueño. El primer diagnóstico definirá realizar estudios físicos y exámenes del sueño.

Apnea del sueño

Diferencia del padecimiento de apnea del sueño.

Pruebas y exámenes clínicos

Muchas personas con apnea del sueño no han sido diagnosticadas o no han recibido tratamiento. Un especialista en medicina del sueño la puede diagnosticar mediante un estudio del sueño en un laboratorio o una prueba en el hogar. Esta condición es manejable usando la terapia de presión positiva continua de las vías respiratorias (CPAP). También el tratamiento de primera línea para la condición, terapia con dispositivo oral o cirugía.

Las evaluaciones a menudo implican la supervisión durante la noche y otras funciones del cuerpo durante el sueño. También se recomienda una prueba de sueño en casa.

Polisomnografía nocturna

La polisomnografía, también llamada estudio del sueño, es una prueba utilizada para diagnosticar trastornos del sueño. Esta registra ondas cerebrales, el nivel de oxígeno en la sangre, frecuencia cardíaca y la respiración. También observa movimientos de ojos y extremidades durante el estudio.
Generalmente se realiza en una unidad de trastornos del sueño de un hospital. Esta prueba se realiza por la noche para que se registren los patrones de sueño nocturno. Además de diagnosticar estos trastornos del sueño, la polisomnografía se puede utilizar para ayudar a ajustar el tratamiento una vez hecho el diagnóstico.

Pruebas de sueño en casa

El médico puede proporcionar pruebas simplificadas para usar en casa. Estas implican la medición del ritmo cardíaco, nivel de oxígeno en la sangre, flujo de aire y patrones de respiración. Si se confirma la apnea del sueño, los resultados de la prueba mostrará caídas en el nivel de oxígeno durante las apneas y subidas posteriores con despertares.

Si los resultados son anormales, el especialista puede prescribir terapia sin más pruebas. Los dispositivos portátiles de monitoreo no detectan todos los casos de apnea del sueño. Por lo tanto, el médico recomienda la polisomnografía aún si los resultados son normales.

Otros exámenes y equipos utilizados para el diagnóstico de apnea del sueño:
-EEG (electroencefalograma) para medir y registrar la actividad de las ondas cerebrales.
-EOG (electrooculograma) para registrar los movimientos de los ojos. Estos movimientos son importantes en la determinación de las diferentes etapas del sueño, en particular el sueño del estadio MOR (sueño de movimientos oculares rápidos.
-EMG (electromiograma) para registrar la actividad muscular, tales como contracciones faciales, molido de los dientes y movimientos de las piernas, y para determinar la presencia de sueño en estadio MOR. Durante el sueño MOR, los sueños intensos ocurren a menudo cuando el cerebro experimenta una actividad intensificada.
-ECG (electrocardiograma) para registrar la frecuencia cardíaca y el ritmo.
-Sensor de flujo de aire nasal para registrar el flujo de aire.
-Micrófono de ronquido para registrar actividad de ronquido.

El especialista del sueño también determina si hay algo más que causa problemas del sueño o empeora los síntomas, como:

  • Otro trastorno del sueño.
  • Una condición médica.
  • Uso de medicamentos específicos.
  • Un trastorno de salud mental.
  • Abuso de sustancias.

Complicaciones

Fatiga diurna. Los despertares repetidos que se asocian con el padecimiento imposibilitan el sueño reparador. Las personas con apnea del sueño a menudo experimentan severas somnolencias diurnas.

Presión arterial alta o problemas cardíacos. Caídas repentinas en los niveles de oxígeno durante la apnea del sueño traen consecuencias considerables. Aumento en la presión arterial, tensión del sistema cardiovascular y riesgo de hipertensión arterial es mayor al tener esta condición.

La apnea obstructiva del sueño puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco recurrente y latidos cardíacos anormales, como la fibrilación auricular. También aumenta el riesgo de un accidente cerebrovascular. Si existe una enfermedad cardíaca subyacente, los episodios de falta de oxígeno en la sangre (hipoxia o hipoxemia), pueden conducir a la muerte súbita por un latido cardíaco irregular.

Diabetes tipo 2. Las personas con apnea del sueño tienen más probabilidades de desarrollar resistencia a la insulina y diabetes tipo 2 en comparación con las personas sin el trastorno del sueño.

Síndrome metabólico. Este trastorno es una colección de otros factores de riesgo relacionados con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca. Las condiciones que componen el síndrome metabólico incluyen presión arterial alta, colesterol anormal, azúcar en la sangre alta y un aumento de la circunferencia de la cintura.

Complicaciones con medicamentos y cirugía. Las personas con apnea del sueño pueden tener más probabilidades de experimentar complicaciones después de una cirugía mayor. Estas personas son propensas a tener problemas respiratorios, especialmente cuando están sedadas y acostadas boca arriba. Antes de cualquier cirugía, se debe comunicar al médico del padecimiento de apnea del sueño.

Problemas del hígado. Se es más propenso a tener resultados anormales en las pruebas de función hepática. El hígado tiene más probabilidades de mostrar signos de cicatrización. Esta es una condición conocida como enfermedad hepática grasa no alcohólica.

Tratamientos y cuidados

La apnea del sueño se trata con cambios en el estilo de vida, terapia con dispositivos bucales y cirugía. Por lo general, no se utilizan medicamentos para tratar la afección. Los objetivos del tratamiento de la apnea del sueño son:

  • Restablecer la respiración regular durante el sueño.
  • Aliviar los síntomas como ronquidos fuertes y somnolencia diurna.

“La apnea del sueño no tratada puede resultar en un pobre desempeño de actividades cotidianas. Ya sea en el trabajo, escuela, así como provocar accidentes vehiculares, distracciones y bajo rendimiento académico”.

Dispositivos bucales o boquillas

Estos dispositivos ayudan a algunas personas que tienen apnea del sueño leve. Incluso estos se recomiendan si se ronca fuerte pero no se padece esta condición. Un dentista u ortodoncista puede hacer una de estas boquillas de plástico a medida para tratar la apnea. Dicha boquilla, por lo tanto, se ajusta a la mandíbula inferior y la lengua para ayudar a mantener las vías respiratorias mientras se duerme. Es posible que se sientas ligeras molestias o dolor al usar este dispositivo. Por tanto, se necesitan visitas regulares al consultorio para poder ajustar la boquilla.

Dispositivos respiratorios

La terapia de presión positiva continua de las vías respiratorias (CPAP por sus siglas en inglés) es el tratamiento más común. Esta principalmente se usa para personas con apnea del sueño de moderada a grave. CPAP consiste en una máscara que se ajusta sobre boca y nariz o sólo sobre la nariz. La máquina suavemente sopla aire en la garganta, como resultado, la presión ayuda a mantener las vías respiratorias mientras se duerme.

Posiblemente, el tratamiento pueda ayudar a dejar de roncar. Sin embargo, no roncar no significa que ya no hay apnea del sueño o que se puede dejar de usar el CPAP. El padecimiento volverá si se deja de usar la máquina o no se usa correctamente. Un técnico especializado lleva el CPAP a casa y lo establece según la receta del médico. Al tener la configuración inicial, es posible que se deba tener el CPAP ajustado de vez en cuando para obtener mejores resultados. El tratamiento puede tener efectos secundarios en algunas personas:

  • Nariz seca o congestionada.
  • Piel irritada en la cara.
  • Boca seca.
  • Dolores de cabeza.

Si el CPAP no se ajusta adecuadamente, puede ocasionar hinchazón y malestar estomacal mientras se usa la máscara. Es necesario ajustar la configuración central del CPAP así como el tamaño y ajuste de la máscara. Adicionar humedad al aire a medida que fluye a través de la máscara o usar spray nasal, puede ayudar a aliviar la nariz seca y congestionada.

Hay muchos tipos de CPAP y máscaras. Esto ayuda para usar la que se ajuste mejor a la personas.
“Las personas que tienen síntomas severos de apnea del sueño generalmente se sienten mucho mejor una vez que comienzan el tratamiento con CPAP.”

Cirugía

Algunas personas son aptas para ser intervenidas. La cirugía y su funcionamiento depende de la causa del padecimiento. Se realiza principalmente para ampliar los conductos respiratorios. Generalmente, consiste en encoger, endurecer o quitar el exceso de tejido en boca y garganta o restablecer la mandíbula inferior.

El tejido que se encoge puede implicar pequeñas inyecciones u otros tratamientos en el tejido. Es posible que se reduzca el tejido con una serie de tratamientos. Para endurecer este exceso, el cirujano hace un pequeño corte en el tejido e inserta un pedazo de plástico rígido. La cirugía se lleva a cabo en un hospital y se administran medicamentos para ayudarle a dormir durante la cirugía. Al terminar, se puede experimentar dolor en la garganta que dura de una a dos semanas.

Si las amígdalas bloquean las vías respiratorias, la cirugía para removerlas puede ser útil para algunos niños. El médico puede sugerir esperar algún tiempo para observar si los tejidos se contraen por sí mismos. Esto es común cuando crecen.

Prevención y manejo de la condición

Cambios en el estilo de vida

Si la condición es leve, algunos cambios rutinarios o de hábitos diarios podrían ser tratamiento suficiente:

  • Evitar el alcohol y medicamentos que producen sueño. Estos hacen que sea más difícil para la garganta permanecer abierta mientras se duerme.
  • Perder peso en caso de obesidad o sobrepeso. Esto podría mejorar los síntomas.
  • Dormir de costado en vez de dormir boca arriba. Puede usar almohadas especiales.
  • Mantener los conductos nasales abiertos durante la noche con aerosoles nasales o medicamentos para la alergia. Esto solamente si es necesario o si el médico lo recomienda.
  • Dejar de fumar. Hay una gran variedad de productos que pueden ayudar a dejar este nocivo vicio.

Complicaciones

Fatiga diurna. Los despertares repetidos que se asocian con el padecimiento imposibilitan el sueño reparador. Las personas con apnea del sueño a menudo experimentan severas somnolencias diurnas.

Presión arterial alta o problemas cardíacos. Caídas repentinas en los niveles de oxígeno durante la apnea del sueño traen consecuencias considerables. Aumento en la presión arterial, tensión del sistema cardiovascular y riesgo de hipertensión arterial es mayor al tener esta condición.

La apnea obstructiva del sueño puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco recurrente y latidos cardíacos anormales, como la fibrilación auricular. También aumenta el riesgo de un accidente cerebrovascular. Si existe una enfermedad cardíaca subyacente, los episodios de falta de oxígeno en la sangre (hipoxia o hipoxemia), pueden conducir a la muerte súbita por un latido cardíaco irregular.

Diabetes tipo 2. Las personas con apnea del sueño tienen más probabilidades de desarrollar resistencia a la insulina y diabetes tipo 2 en comparación con las personas sin el trastorno del sueño.

Síndrome metabólico. Este trastorno es una colección de otros factores de riesgo relacionados con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca. Las condiciones que componen el síndrome metabólico incluyen presión arterial alta, colesterol anormal, azúcar en la sangre alta y un aumento de la circunferencia de la cintura.

Complicaciones con medicamentos y cirugía. Las personas con apnea del sueño pueden tener más probabilidades de experimentar complicaciones después de una cirugía mayor. Estas personas son propensas a tener problemas respiratorios, especialmente cuando están sedadas y acostadas boca arriba. Antes de cualquier cirugía, se debe comunicar al médico del padecimiento de apnea del sueño.

Problemas del hígado. Se es más propenso a tener resultados anormales en las pruebas de función hepática. El hígado tiene más probabilidades de mostrar signos de cicatrización. Esta es una condición conocida como enfermedad hepática grasa no alcohólica.

Condiciones o enfermedades relacionadas

Si no se trata, la apnea del sueño puede resultar en un número creciente de problemas de salud, incluyendo:

  • Alta presión sanguínea.
  • Ataque fulminante.
  • Insuficiencia cardíaca, latidos cardíacos irregulares y ataques al corazón.
  • Diabetes.
  • Depresión.
  • El empeoramiento del Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad.

Fuentes

Mayo Clinic. (2015). Sleep Apnea. 2017, de Mayo Clinic Sitio web: http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/sleep-apnea/basics/definition/con-20020286

Organización Mundial de la Salud. (-). Obstructive sleep apnoea syndrome. 2017, de Organización Mundial de la Salud Sitio web: http://www.who.int/respiratory/other/Obstructive_sleep_apnoea_syndrome/en/

National Heart, Lung and Blood Insitute. (2012). What Is Sleep Apnea?. 2017, de National Institutes of Health Sitio web: https://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/sleepapnea

WebMD Medical Reference. (2016). Sleep Apnea. 2017, de WebMD Sitio web: http://www.webmd.com/sleep-disorders/sleep-apnea/sleep-apnea

Sleep Education. (2017). Sleep Apnea – Overview & Facts. 2017, de American Academy of Sleep Medicine Sitio web: http://www.sleepeducation.org/essentials-in-sleep/sleep-apnea

¡Califica nuestro artículo!

100%
100%
¡Excelente!

Ayúdanos a mejorar. Califica nuestro artículo para que sepamos si te fue útil y es de tu agrado, o bien, podamos mejorarlo para lectores futuros. ¡Gracias!

  • Clasificación de Usuarios (1 Votos)
    10
Compartir en:

Escríbenos