Qué es la esquistosomiasis

La esquistosomiasis es una enfermedad parasitaria aguda y crónica causada por gusanos trematodos de la especie schistosoma. Al menos 200 millones de personas necesitaron tratamiento preventivo en 2016 a causa de la infección. Este tratamiento debe repetirse durante varios años para ayudar a prevenir y reducir la morbilidad. Existen reportes de transmisión de esquistosomiasis en al menos 78 países. Sin embargo, la quimioterapia preventiva, donde las personas y las comunidades son objeto de tratamientos a gran escala, solo se requiere en 52 países con transmisión de moderada a alta.

Esquistosomiasis: parásito schistosomaLa esquistosomiasis, también conocida como bilharzia, es superada solo por la malaria como la infección parasitaria más devastadora. La esquistosomiasis se considera parte de las enfermedades tropicales desatendidas. Los parásitos que causan esquistosomiasis viven en ciertos tipos de caracoles de agua dulce. Las personas se infectan cuando las formas larvales del parásito, liberadas por los caracoles de agua dulce, penetran la piel durante el contacto con agua infestada. La mayoría de las infecciones en humanos son causadas por los parásitos schistosoma mansoni, schistosoma haematobium o schistosoma japonicum.

El único tipo de esquistosomiasis transmitida en el continente americano es la esquistosomiasis intestinal causada por schistosoma mansoni.

Tipos de esquistosomiasis

La esquistosomiasis es frecuente en áreas tropicales, en especial en comunidades pobres sin acceso a agua potable y saneamiento adecuado. Se estima que al menos el 91.4% de las personas que requieren tratamiento para la esquistosomiasis vive en África.

Existen dos formas principales de esquistosomiasis: intestinal y urogenital. Ambas causadas por cinco especies.

Esquistosomiasis: distribución geográfica

 

Esquistosomiasis: ciclo de vida del parásito

Para completar su ciclo de vida, el parásito schistosoma mansoni requiere un hospedador final: el ser humano. Esto porque no hay suficientes animales. Además, requiere un hospedador intermedio, en este caso un caracol de agua dulce de la especie Biomphalaria, Oncomelania o Bulinus. El ciclo de vida del parásito es el siguiente:

  1. Los gusanos adultos viven en las ramificaciones más pequeñas de las venas intestinales de personas infectadas.
  2. Depositan huevos que alcanzan el espacio central de las venas intestinales y se transportan en las heces.
  3. Cuando las heces llegan a las fuentes de agua dulce los huevos se convierten en larvas llamadas miracidios.
  4. Las larvas encuentran su camino hacia los caracoles de agua donde se reproducen de manera asexual y generan otro tipo de larvas llamadas cercarias.
  5. Las cercarias escapan del caracol y se liberan en el agua.
  6. La transmisión a los humanos ocurre cuando las cercarias penetran la piel de las personas que entran en contacto con el agua.
  7. Una vez en el cuerpo humano penetran los vasos sanguíneos.
  8. Después llegan al sistema venoso portal del hígado, donde maduran hasta ser gusanos adultos.
  9. Finalmente, migran a las diminutas venas intestinales, donde comienzan a poner huevos, cerrándose así el ciclo.

Esquistosomiasis: ciclo de vida del parásito schistosoma

Algunos de los huevos de este gusano salen del cuerpo en las heces o la orina para continuar el ciclo de vida del parásito. Sin embargo, otros quedan atrapados en los tejidos del cuerpo, causando reacciones inmunes y daño progresivo a los órganos.

Datos importantes de la esquistosomiasis

  • La parte del cuerpo que se ve afectada depende de la especie de parásito
  • Algunas especies pueden afectar los pulmones y la médula espinal, o el cerebro y el sistema nervioso central
  • La esquistosomiasis es una enfermedad crónica que puede dañar seriamente los órganos internos (tracto gastrointestinal e hígado)
  • Puede conducir a una reducción en el crecimiento y desarrollo cognitivo en los niños
  • Si existe infección en el sistema urinario, aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de vejiga en adultos
  • La infección solo ocurre través del contacto con agua contaminada donde habitan los caracoles con los parásitos
  • No es posible el contagio de persona a persona
  • La esquistosomiasis puede afectar a personas de cualquier edad, pero en especial a niños que viven en países en vías de desarrollo

Síntomas de esquistosomiasis

Los síntomas de esquistosomiasis dependen de la especie del gusano y la etapa de la infección, pero en su mayoría son resultado de la reacción del cuerpo a los huevos depositados, y no a causa de los gusanos.

Esquistosomiasis: fiebreLos primeros síntomas pueden aparecer pocas horas después del contagio. Estos pueden ser comezón en la piel y sarpullido, y pueden durar hasta siete días. Alrededor de tres a ocho semanas después del contagio, la persona puede experimentar:

  • Fatiga
  • Fiebre y escalofríos
  • Tos
  • Dolores musculares
  • Pérdida de peso
  • Agrandamiento del hígado y el bazo
  • Diarrea
  • Dolor abdominal

El síntoma más común de esquistosomiasis urogenital es la presencia de sangre en la orina (hematuria). En casos avanzados, puede presentarse fibrosis de vejiga y uréter, así como daño de la función renal. En las mujeres, la esquistosomiasis urogenital puede ir acompañada de lesiones genitales, sangrado vaginal, dolor durante las relaciones sexuales y bolitas en la vulva (nódulos). Cuando se trata de hombres, puede producir enfermedades de las vesículas seminales, la próstata y otros órganos. Esta enfermedad también puede tener otras consecuencias irreversibles a largo plazo, incluida la infertilidad.

Complicaciones de esquistosomiasis

Si el paciente no recibe tratamiento y los parásitos permanecen en el cuerpo, puede haber complicaciones a largo plazo, que incluyen las siguientes:

  • Sangrado gastrointestinal
  • Obstrucción gastrointestinal
  • Desnutrición
  • Nefropatía esquistosomal (daño renal)
  • Insuficiencia renal
  • Pielonefritis
  • Hematuria
  • Hemospermia
  • Cáncer de vejiga
  • Sepsis (Salmonella)
  • Hipertensión pulmonar
  • Neuroesquistosomiasis: parálisis y microinfartos cerebrales
  • Infertilidad
  • Anemia severa
  • Bebés con bajo peso al nacer
  • Aborto espontáneo
  • Riesgo de embarazo ectópico
  • Hipertensión portal
  • Uropatía obstructiva
  • Complicaciones del embarazo por granuloma vulvar
  • Carcinoma de hígado, vejiga o vesícula biliar

Diagnóstico de esquistosomiasis

Esquistosomiasis: análisis de orinaLa esquistosomiasis se diagnostica a través de la detección de huevos de parásitos en muestras de heces u orina. Los anticuerpos o antígenos detectados en la sangre u orina también son indicios de infección.

Para la esquistosomiasis urogenital la técnica de diagnóstico es una filtración que utiliza filtros de nylon, papel o policarbonato. Los niños con schistosoma haematobium casi siempre tienen sangre microscópica en la orina que puede detectarse mediante tiras químicas reactivas.

Los huevos de la esquistosomiasis intestinal se puede detectar en muestras fecales. Esto mediante un método que utiliza celofán teñido con azul de metileno empapado en glicerina o portaobjetos de vidrio, conocida como técnica de Kato-Katz.

Para las personas que viven en áreas de baja transmisión, las pruebas de sangre e inmunológicas pueden ser útiles para mostrar la exposición a la infección y la necesidad de un examen minucioso, tratamiento y seguimiento. Pueden pasar tres meses después de la exposición al agua contaminada antes de que la muestra de sangre proporcione resultados confiables.

Tratamiento de esquistosomiasis

Praziquantel es un medicamento que se puede administrar para aclarar la infección. También puede ayudar si la enfermedad ha alcanzado una etapa avanzada. Suele ser efectivo, siempre y cuando no se hayan producido daños o complicaciones importantes. Sin embargo, no previene la infección.

Las personas que viven en áreas donde la esquistosomiasis es frecuente pueden tomar una dosis oral de Praziquantel cada año, para reducir la posibilidad de infección y complicaciones. Los investigadores están trabajando para desarrollar una vacuna contra la esquistosomiasis que busca evitar que el ciclo de vida del parásito continúe en los humanos.

La oxamniquina es otro medicamento que se puede usar para tratar la esquistosomiasis. Aunque es un fármaco seguro, la oxamniquina se usa menos que el praziquantel, debido a que es menos efectiva para la curación y reducción de los huevos de schistosoma mansoni.

Prevención y control

Esquistosomiasis: beber agua potable

La estrategia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el control de la esquistosomiasis se centra en la reducción de la enfermedad. Esto a través del tratamiento periódico a gran escala con praziquantel en las poblaciones afectadas. Además, la prevención y control incluye el acceso a agua potable, mejoramiento de las condiciones de sanidad y educación sobre higiene. Debido a que no hay vacuna disponible, la mejor manera de prevenir la esquistosomiasis es seguir los siguientes pasos si se visita o se vive en un área donde se transmite esta enfermedad:

  • Evitar nadar en agua dulce cuando se visite países en los que la esquistosomiasis es frecuente. Nadar en el océano y en piscinas con cloro es seguro.
  • Beber agua segura. Aunque la esquistosomiasis no se transmite al tomar agua contaminada, si la boca o los labios entran en contacto con agua que contiene parásitos, podría haber infección.
  • El agua para bañarse se debe hervir durante un minuto para matar cualquier larva y luego se debe enfriar antes de bañarse para evitar quemaduras.
  • Secarse bien con una toalla después de una exposición accidental y muy breve al agua contaminada puede ayudar a prevenir que el parásito penetre la piel. Sin embargo, no se debe confiar en el secado vigoroso para prevenir la esquistosomiasis.

Tu opinión es importante

Tu opinión importaNuestro objetivo en Meditip es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso que tienes, tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Ayúdanos a saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. Califica nuestro artículo y/o deja un breve comentario.

Fuentes

World Health Organization. (2018). Schistosomiasis. 18 de julio de 2018, de World Health Organization Sitio web: http://www.who.int/news-room/fact-sheets/detail/schistosomiasis

CDC. (2018). Parasites – Schistosomiasis. 18 de julio de 2018, de Centers for Disease Control and Prevention Sitio web: https://www.cdc.gov/parasites/schistosomiasis/prevent.html

USAID. (2018). Schistosomiasis. 18 de julio de 2018, de United States Agency for International Development Sitio web: https://www.neglecteddiseases.gov/usaid-target-diseases/schistosomiasis

PAHO. (2014). General Information: Schistosomiasis. 18 de julio de 2018, de Pan American Health Organization Sitio web: https://www.paho.org

Christian Nordqvist . (2016). What is bilharzia, snail fever, or schistosomiasis?. 18 de julio de 2018, de Medical News Today Sitio web:https://www.medicalnewstoday.com/articles/173081.php

Shadab Hussain Ahmed. (2017). Schistosomiasis (Bilharzia). 18 de julio de 2018, de Medscape Sitio web: https://emedicine.medscape.com/article/228392-overview#a7

¡Califica nuestro artículo!

100%
100%
¡Excelente!

Ayúdanos a mejorar. Califica nuestro artículo para que sepamos si te fue útil y es de tu agrado o bien, podamos mejorarlo para lectores futuros. ¡Gracias!

  • Clasificación de Usuarios (0 Votos)
    0
Compartir en:

Escríbenos