fbpx

Qué son los parásitos

Un parásito es un organismo que vive en otro organismo huésped y se alimenta de él o a expensas de él. La característica particular de los parásitos es que dependen de su anfitrión para sobrevivir y con frecuencia pueden causarle daño. Las infecciones parasitarias son tan frecuentes que es importante entender qué son los parásitos y cuáles son sus consecuencias.

Gusanos redondos: parásitos que causan infecciones y enfermedades en humanos

Gusanos redondos causantes de infección parasitaria

Sin un huésped, un parásito no puede vivir, crecer y multiplicarse. Por esta razón, es muy raro que mate al huésped, pero puede transmitir enfermedades y algunas de ellas pueden ser fatales. A diferencia de los depredadores, los parásitos suelen ser mucho más pequeños que su anfitrión y se reproducen a un ritmo más rápido.

Hay tres clases principales de parásitos que pueden causar enfermedades en los seres humanos: protozoos, helmintos y ectoparásitos. Los protozoos y los helmintos afectan en gran medida al intestino, mientras que los ectoparásitos incluyen piojos y ácaros, que pueden adherirse o encarnarse en la piel y permanecer allí durante mucho tiempo.

La mayoría de los protozoos y helmintos tienden a ser no patógenos. Esto significa que no causan enfermedades o resultan en una enfermedad muy leve. Sin embargo, algunos pueden causar enfermedades graves en los seres humanos.

Por lo general la vía de transmisión tanto de los protozoos como de los helmintos es fecal-oral. En otras palabra, el contagio ocurre cuando los parásitos que se encuentran en las heces de una persona terminan siendo ingeridos por otra. Los síntomas iniciales de una infección por parásitos suelen ser síntomas gastrointestinales como diarrea. Cuando los parásitos invaden los glóbulos rojos o los órganos, las consecuencias pueden volverse graves.

Tipos de parásitos que causan enfermedades en humanos

Antes de explicar qué son los parásitos, de qué manera afectan la salud y sus diferentes tipos, es necesario enfatizar que los parásitos viven en otros organismos y algunos prosperan en detrimento de su anfitrión. Muchos parásitos diferentes pueden afectar a los humanos y pueden transmitir enfermedades como la malaria y la tricomoniasis.

Los parásitos son muy diversos. Alrededor del 70% no son visibles para el ojo humano. Por ejemplo, el parásito que causa la malaria. No obstante, algunos parásitos de tipo gusano pueden llegar a medir más de 30 metros.

Mujer con enfermedad gastrointestinal: diarrea y dolor debido a infección parasitaria

Qué son los parásitos: Protozoos

Los protozoos son organismos microscópicos unicelulares que pueden ser de vida libre o de naturaleza parasitaria. Son capaces de multiplicarse en humanos, lo que contribuye a su supervivencia y también permite que causen infecciones graves a partir de un solo organismo.

La transmisión de protozoos intestinales por lo general ocurre a través de la ruta fecal-oral o por contacto de persona a persona. Lugares donde se consume alimentos y son poco higiénicos pueden tener alimentos o agua contaminados que son una potencial fuente de infección. Por otro lado, los protozoos que viven en la sangre o los tejidos de los seres humanos se transmiten a otros seres humanos por un vector artrópodo. Por ejemplo, a través de la picadura de un mosquito o una mosca de arena.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) los protozoos que son infecciosos para los humanos se puede clasificar en cuatro grupos según su modo de movimiento:

  • Sarcodinos o amebas, por ejemplo, Entamoeba
  • Mastigóforos o los flagelados, por ejemplo, Giardia y Leishmania
  • Ciliophora o los ciliados, por ejemplo, Balantidium
  • Esporozoos, organismos cuya etapa adulta no es móvil, por ejemplo Plasmodium y Cryptosporidium

Parásitos protozoo en el intestino humano visto con microscopio: infección gastrointestinal

El protozoo Giardia tiene un ciclo de vida típico de dos etapas. En la primera etapa, llamada trofozoíto, el parásito nada y consume nutrientes del intestino delgado. En la segunda etapa se convierte en un quiste inmóvil.

Los quistes excretados en las heces de una persona con parásitos Giardia pueden contaminar el suministro de agua. Posteriormente la ingestión de agua o alimentos contaminados en condiciones insalubres promueve la transmisión parasitaria. Los síntomas de Giardiasis, infección intestinal causada por este parásito, puede incluir diarrea grave o crónica, calambres abdominales, fatiga, debilidad y pérdida de peso.

Qué son los parásitos: Helmintos

Los helmintos, a veces llamados simplemente gusanos, son organismos multicelulares visibles a simple vista en su etapa adulta. Al igual que los protozoos, los helmintos pueden ser de vida libre o de naturaleza parasitaria. Como regla general, los helmintos no se pueden multiplicar en humanos en su forma adulta. Los tres principales grupos de helmintos que pueden causar enfermedades son los siguientes:

  • Platelmintos: también llamados gusanos planos, estos parásitos incluyen los trematodos y los cestodos. A menudo tienen cuerpos blandos aplanados. Su cavidad digestiva tiene una sola abertura tanto para la ingestión, como para la eliminación de alimentos. Se cree que el 80% de los gusanos planos son parásitos. El contagio de parásitos platelmintos en humanos proviene de la ingestión de huevos de cestodos. Mientras que la transmisión de persona a persona se produce por vía fecal-oral. Como ocurre con otros parásitos, los principales factores de riesgo son el saneamiento deficiente y las viviendas compartidas. Los síntomas incluyen diarrea, dolor abdominal, pérdida de peso y debilidad.
Helminto: trematodo, gusano plano causante de infección de transmisión fecal-oral

Trematodo

  • Acantocéfalos: grupo de gusanos de cabeza espinosa, sus formas adultas residen en el tracto gastrointestinal. Se cree que estos parásitos son intermedios entre los cestodos y los nematodos.
  • Nematodos: conocidos como gusanos redondos o lombrices intestinales. Las formas adultas de estos gusanos pueden residir en el tracto gastrointestinal, la sangre, el sistema linfático o los tejidos subcutáneos. Las larvas o los estados inmaduros de estos parásitos pueden causar enfermedad a través de la infección de varios tejidos.

Algunos expertos consideran que los helmintos también incluyen los gusanos segmentados o anélidos. De estos, los únicos importantes clínicamente son las sanguijuelas. Es especialmente relevante que estos organismos no suelen considerarse parásitos.

Qué son los Ectoparásitos

El término “ectoparásito” puede incluir ampliamente artrópodos que se alimentan de la sangre de humanos, como los mosquitos. Sin embargo, este término se usa de manera más estricta para referirse a organismos como garrapatas, pulgas, piojos y ácaros. Este tipo de parásitos se adhiere o encarna en la piel y permanece allí durante semanas o meses. La presencia de ectoparásitos es una causa importante de enfermedades. Sin embargo, son aún más relevantes como vectores o transmisores de muchos patógenos diferentes que, a su vez, causan una elevada morbilidad y mortalidad por las enfermedades que provocan.

La sarna, por ejemplo, es una enfermedad cutánea contagiosa que se caracteriza por comezón y por la aparición de pequeñas manchas rojas elevadas. Los síntomas son causados por el picor de un ácaro llamado Sarcoptes scabiei. La sarna por lo general se transmite por contacto directo y prolongado de piel a piel.

Finalmente, los piojos son insectos pequeños sin alas que viven y se reproducen en el pelo humano y se alimentan chupando la sangre del cuero cabelludo.

Ectoparásito: pulga, parásito causante de enfermedad

Síntomas de una infección por parásitos

Puede ser difícil de creer, pero no siempre se sabe cuándo hay un invitado no deseable en nuestro cuerpo. Es posible no presentar ningún síntoma o que los síntomas sean lo bastante leves como para pasarlo por alto. Cuando se sabe qué son los parásitos y de qué forma causan enfermedad en los humanos, es necesario identificar los síntomas que podrían indicar una infección por parásitos:

  • Náusea
  • Falta de apetito
  • Diarrea
  • Dolor abdominal
  • Pérdida de peso
  • Debilidad general

Además de estos síntomas generales, otros signos que pueden indicar parásitos son:

Síntomas de una infección por parásitos: irritación cutánea o reacción alérgica

A medida que algunos gusanos parasitarios viajan por el torrente sanguíneo y entran en otros tejidos o músculos, pueden causar los siguientes síntomas:

Debido a que los parásitos pueden transmitir una amplia variedad de enfermedades, los síntomas pueden ser difíciles de identificar. Con frecuencia puede no haber síntomas o los síntomas presentarse mucho después de la infección.

Prevención y tratamiento de los parásitos

Algunos parásitos pueden permanecer inactivos en el cuerpo de una persona durante mucho tiempo. Esto puede hacer que el diagnóstico de infestación parasitaria sea un desafío. Así como puede no haber síntomas, los pocos síntomas pueden ser vagos e inespecíficos.

La buena noticia es que existe una amplia disponibilidad de medicamentos para tratar las infecciones por parásitos, una vez que se ha diagnosticado. Estos fármacos por lo general tienen leves efectos secundarios, pero en general son muy eficaces.

El tratamiento de los parásitos debe ir acompañado de estrategias preventivas, como mejorar el saneamiento de agua y alimentos. En algunos casos debe asegurarse la disponibilidad de ropa y calzado adecuados en las zonas afectadas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS, por sus siglas en inglés) recomienda la desparasitación a todas las personas en riesgo que viven en áreas endémicas. Sin embargo, la implementación generalizada no se ha alcanzado y es necesario continuar creando consciencia.

Las infecciones parasitarias causan una gran carga de enfermedad tanto en los trópicos como en los subtrópicos, así como en los climas templados. De todas las enfermedades parasitarias, la malaria causa la mayoría de las muertes a nivel mundial. La OMS y los CDC estiman que la malaria mata aproximadamente a 660 mil personas cada año, la mayoría de ellos niños pequeños.

Un consejo final es asegurarse de que la comida esté completamente desinfectada o cocida. Asimismo, es necesario usar repelente de insectos y seguir buenas reglas de higiene de manos. Estas dos recomendaciones reducen dramáticamente el riesgo de contraer parásitos.

Fuentes de consulta:

CDC. (2016). About Parasites. 25 de agosto de 2020, de Centros para el Control y Prevención de Enfermedades Sitio web: https://www.cdc.gov/parasites/about.html#:~:text=A%20parasite%20is%20an%20organism,protozoa%2C%20helminths%2C%20and%20ectoparasites.

Vincent Ho. (2019). What are parasites and how do they make us sick?. 25 de agosto de 2020, de The Conversation US Sitio web: https://theconversation.com/what-are-parasites-and-how-do-they-make-us-sick-121489

Ann Pietrangelo. (2019). Parasitic Worms in Humans: Know the Facts. 25 de agosto de 2020, de Healthline Sitio web: https://www.healthline.com/health/worms-in-humans#prevention

Yvette Brazier. (2018). What to know about parasites. 25 de agosto de 2020, de Medical News Today Sitio web: https://www.medicalnewstoday.com/articles/220302

Compartir en:

Escríbenos