fbpx

Por qué se daña la cadera

Como cualquiera de los huesos del cuerpo, los componentes de la cadera pueden sufrir desgaste, lastimarse y fracturarse. Esto puede ser ocasionado por lesiones o enfermedades degenerativas. En algunos casos, una prótesis de cadera es una solución a los problemas de funcionalidad y dolor. Un reemplazo de cadera es una cirugía donde la articulación dañada de la cadera se sustituye por una artificial. A esta articulación artificial se le llama prótesis o implante. En este artículo explicaremos en qué consiste la cirugía de reemplazo total de cadera. Así como cuáles son sus beneficios y limitaciones.

Si continuas leyendo, comprenderás cómo funciona una cadera normal y las causas comunes del dolor de cadera. Te diremos de una manera sencilla en qué consiste  Daño en la cadera debido a osteoartritis: función de la cirugía de reemplazo de cadera la cirugía de reemplazo total de cadera. También te compartiremos los ejercicios y actividades que ayudarán en el proceso de recuperación, así como a restaurar la movilidad y fuerza para volver a las actividades cotidianas.

Cuando la cadera sufre daño severo debido a una enfermedad o lesión, realizar actividades aún sencillas puede ser doloroso. Esto vuelve difícil caminar, subir escalones, levantarse de una silla y hasta vestirse. Incluso se puede sentir incomodidad y malestar mientras se descansa.

Un ortopedista considera el reemplazo total de cadera cuando los medicamentos y otros tratamientos conservadores no mejoran los síntomas. La cirugía de reemplazo total de cadera es un procedimiento seguro y efectivo. Esta operación puede aliviar el dolor, aumentar el movimiento y ayudar a volver a disfrutar de las actividades cotidianas normales.

Anatomía  de la cadera

La cadera es una articulación esférica y una de las articulaciones más grandes del cuerpo. La cavidad está formada por el acetábulo, que es parte del hueso pelvis grande. La bola es la cabeza femoral, que es el extremo superior del fémur. Las superficies óseas de la bola y la cavidad están cubiertas con cartílago articular, un tejido liso que amortigua los extremos de los huesos y les permite moverse con facilidad.

Un tejido delgado llamado membrana sinovial rodea la articulación de la cadera. En una cadera sana, esta membrana produce una pequeña cantidad de líquido que lubrica el cartílago. Como resultado, se elimina casi toda fricción durante el movimiento de la cadera. Posteriormente los ligamentos conectan la bola a la cavidad y proporcionan estabilidad a la articulación.

Causas comunes de dolor de cadera

La causa más común de dolor crónico de cadera y discapacidad es la artritis. La osteoartritis, la artritis reumatoide y la artritis traumática son las formas más comunes de esta enfermedad. Otras causas de dolor de cadera pueden ser:

  • Artritis postraumática: Esta puede ser consecuencia de una lesión o fractura grave de cadera. El cartílago puede dañarse y provocar dolor y rigidez en la cadera con el tiempo.
  • Necrosis avascular: Una lesión en la cadera, como una dislocación o fractura, puede limitar el suministro de sangre a la cabeza femoral. Esto se llama necrosis avascular (también conocida comúnmente como “osteonecrosis”). La falta de sangre puede causar el colapso de la superficie del hueso y provocar artritis. Algunas enfermedades también pueden causar necrosis avascular.
  • Enfermedad infantil de cadera: Algunos bebés y niños tienen problemas de cadera. Aunque los problemas suelen tratarse con éxito durante la infancia, aún pueden causar artritis más adelante. Esto sucede porque la cadera puede no crecer normalmente y las superficies articulares se ven afectadas.

En qué consiste la cirugía de reemplazo total de cadera

En un reemplazo total de cadera, el hueso y el cartílago dañados se extraen y se reemplaza con componentes protésicos. A esta operación también se le denomina artroplastia total de cadera. La afección más común por la cual se realiza un reemplazo total de cadera es la osteoartritis severa de cadera. Se estima que representa hasta el 70% de los casos. 

Anestesia

Después de la admisión, un miembro del equipo de anestesia evaluará al paciente. Los tipos más comunes de anestesia son la anestesia general, donde se induce el sueño total del paciente. También está la anestesia espinal, epidural o de bloqueo nervioso regional, en la cual el paciente está despierto pero su cuerpo está adormecido de la cintura para abajo. El equipo de anestesia determinará qué tipo de anestesia será mejor para la cirugía de reemplazo total de cadera, de acuerdo al historial clínico.

Componentes del implante

Actualmente se utiliza muchos tipos diferentes de diseños y materiales en las articulaciones artificiales de la cadera. Todos ellos consisten en dos componentes básicos: el componente de bola (hecho de metal fuerte o material cerámico altamente pulido) y el componente del zócalo (una taza duradera de plástico, cerámica o metal, que puede tener una carcasa metálica externa).

Los componentes protésicos pueden “encajar a presión” en el hueso para permitir que su hueso crezca sobre los componentes o pueden cementarse en su lugar. La decisión de presionar el ajuste o cementar los componentes se basa en una serie de factores, como la calidad y la resistencia del hueso. También se puede usar una combinación de un vástago cementado y un receptáculo no cementado. Su cirujano ortopédico elegirá el tipo de prótesis que mejor satisfaga sus necesidades.

La operación

La cabeza femoral dañada se retira y se reemplaza con una prótesis de metal que se coloca en el centro hueco del fémur. El vástago femoral puede estar cementado o encajar a presión en el hueso. Después se coloca una bola de metal o cerámica en la parte superior del tallo. Esta bola reemplaza la cabeza femoral dañada que se retiró.

Ilustración de una cirugía de reemplazo total de cadera

La superficie del cartílago dañada del alvéolo (acetábulo) se retira y se reemplaza con un alvéolo metálico. A veces se usa tornillos o cemento para mantener la prótesis en su lugar. También se inserta un espaciador de plástico, cerámica o metal entre la bola nueva y el receptáculo para permitir una superficie de deslizamiento suave.

Realizada por primera vez en 1960, la cirugía de reemplazo total de cadera es una de las operaciones más exitosas en la medicina. Hoy en día, las mejoras en las técnicas y tecnología quirúrgicas de reemplazo articular han aumentado mucho. Como resultado, esto hace que la efectividad del reemplazo total de cadera aumente también. Cada año, se realiza más de 300 mil cirugías de reemplazo total de cadera en Estados Unidos. Más del 90% de los pacientes logran un alivio completo del dolor y una mejora notable en la función.

Cómo decidir si es viable un reemplazo total de cadera

La decisión de someterse a una cirugía de reemplazo total de cadera debe ser una decisión conjunta. La deben considerar el paciente, su familia, el médico de atención primaria y el cirujano ortopédico. El proceso de tomar esta decisión comienza con una referencia del médico a un cirujano ortopédico para una evaluación inicial.

Candidatos a Cirugía

No hay restricciones de edad o peso para una cirugía de reemplazo total de cadera. Las recomendaciones para la cirugía se basan en el dolor y la discapacidad del paciente, no en la edad. La mayoría de los pacientes que se someten a un reemplazo total de cadera tienen entre 50 y 80 años. No obstante, son los cirujanos ortopédicos quienes evalúan a los pacientes individualmente.

El reemplazos total de cadera es un procedimiento quirúrgico que se ha realizado con éxito en personas de todas las edades. Desde jóvenes adolescentes con artritis juvenil, hasta adultos mayores con artritis degenerativa avanzada.

Cuándo se recomienda la cirugía

Existen varias razones por las cuales el médico puede recomendar una cirugía de reemplazo total de cadera. Las personas que se benefician de la cirugía de reemplazo de cadera a menudo tienen:

  • Dolor de cadera que limita las actividades cotidianas, como caminar o agacharse.
  • Dolor en la cadera que continúa mientras descansa, ya sea de día o de noche.
  • Rigidez en la cadera que limita la capacidad de mover o levantar la pierna.
  • Alivio inadecuado del dolor con medicamentos antiinflamatorios, fisioterapia o soportes para caminar.

examen físico cadera

Evaluación ortopédica

Una evaluación por parte de un cirujano ortopédico consta de varios componentes que por lo general son los siguientes:

  • Historial médico: el cirujano ortopédico reunirá información sobre la salud general y hará preguntas sobre el alcance del dolor de cadera.  Por ejemplo, sobre cómo afecta la capacidad para realizar  actividades.
  • Examen físico: de esta manera se evalúa la movilidad, la fuerza y ​​la alineación de la cadera.
  • Rayos X: estas imágenes ayudan a determinar el grado de daño o deformidad en la cadera.

A veces  se puede necesitar otras pruebas, como una exploración por resonancia magnética para determinar la condición del hueso y los tejidos blandos de la cadera.

Expectativas del reemplazo total de cadera 

Algo importante para decidir si someterse a una cirugía de reemplazo total de cadera es comprender el procedimiento. Es necesario saber lo que la cirugía puede y no puede hacer. La mayoría de las personas que se someten a una cirugía de reemplazo total de cadera experimentan una reducción dramática del dolor. A su vez, gozan de una mejora significativa en su capacidad para realizar diversas actividades.

El material de la prótesis, en la región entre la cabeza y la cavidad, también puede desgastarse. Esto es normal por el uso y las actividades diarias. La actividad excesiva o el sobrepeso pueden acelerar este desgaste. Esto puede hacer que el reemplazo de cadera se afloje y se vuelva doloroso. Por lo tanto, la mayoría de los cirujanos no aconsejan realizar actividades de alto impacto. Las actividades realistas después del reemplazo total de cadera incluyen caminar, nadar, andar en bicicleta, bailar, etc. Con la modificación apropiada de la actividad, los reemplazos de cadera pueden durar muchos años.

radiografías de reemplazo de cadera

Preparación para la cirugía

Evaluación médica

Si decide someterse a una cirugía de reemplazo de cadera, su cirujano ortopédico puede solicitar que el médico de atención primaria haga un examen físico completo antes del procedimiento quirúrgico. Esto es necesario para asegurarse de que el paciente esté suficientemente sano como para someterse a la cirugía y completar el proceso de recuperación. Muchos pacientes con afecciones médicas crónicas, como insuficiencia cardiaca, también pueden ser evaluados por un especialista antes de la operación.

Análisis clínicos

Es posible que se necesite varias pruebas, por ejemplo, análisis de sangre y un general de orina, un electrocardiograma (EKG) y radiografías de tórax para ayudar a planificar su cirugía.

Preparación de la piel

La piel del paciente o debe tener ninguna infección o irritación antes de la cirugía de reemplazo total de cadera. Si alguno de los dos está presente, será necesario recibir tratamiento para mejorar la salud de la piel antes del procedimiento.

Donación de sangre

Se le puede sugerir al paciente que done su propia sangre antes de la cirugía. La sangre se almacenará en caso de que se necesite sangre después de la operación.

Medicamentos

Es fundamental informarle al cirujano ortopédico sobre los medicamentos que se está tomando. El profesional de la salud indicará qué medicamentos se debe dejar de tomar y cuáles se  puede seguir tomando antes de la cirugía.

Pérdida de peso

Si se tiene sobrepeso, el médico puede pedirle al paciente que pierda algo de peso antes de la cirugía de reemplazo de cadera. Esto con el fin de minimizar el estrés en la nueva cadera y posiblemente disminuir los riesgos de la cirugía.

Evaluación dental

Aunque las infecciones después del reemplazo de cadera no son comunes, puede ocurrir una infección si las bacterias ingresan al torrente sanguíneo. Debido a que las bacterias pueden ingresar al torrente sanguíneo durante los procedimientos dentales, los procedimientos dentales importantes (como extracciones de dientes y trabajo periodontal) deben completarse antes de la cirugía de reemplazo de cadera. La limpieza de rutina de sus dientes debe retrasarse varias semanas después de la cirugía.

Evaluación urinaria

Las personas con antecedentes de infecciones urinarias recientes o frecuentes deben hacerse una evaluación urológica antes de la cirugía. Los hombres mayores con enfermedad de la próstata deberían considerar completar el tratamiento requerido antes de someterse a una cirugía.

Planificación social

Aunque se podrá caminar con muletas o una andadera poco después de la cirugía, se necesitará ayuda durante varias semanas para realizar tareas como cocinar, ir de compras, bañarse y lavar la ropa. Si el paciente vive solo, el consultorio del cirujano ortopédico, un trabajador social o un planificador de altas en el hospital puede ayudar a hacer arreglos por adelantado para que alguien brinde ayuda y asistencia postoperatoria en su hogar. También se puede organizar una estadía corta en un centro de atención extendida durante el proceso de recuperación.

Mujer caminando con andador asistido después de una cirugía de reemplazo total de cadera

Planificación en casa 

Varias modificaciones en el hogar pueden hacer sea más fácil atravesar la recuperación. Los siguientes elementos pueden ayudar con las actividades diarias:

  • Barras de seguridad o pasamanos asegurados en su ducha o baño
  • Pasamanos a lo largo de todas las escaleras
  • Silla estable con un cojín de asiento firme (esto permite que las rodillas permanezcan más bajas que las caderas), una espalda firme y dos brazos
  • Asiento de inodoro elevado
  • Banco de ducha estable o una silla para bañarse
  • Esponja de mango largo y una manguera de ducha
  • Bastón, calcetín y una bocina de mango largo para ponerse y quitarse los zapatos y medias sin doblar excesivamente la cadera nueva
  • Alcanzador que permitirá agarrar objetos sin doblar demasiado las caderas.
  • Modificar la altura de sillas, los sofás y y asiento de  automóvil para que permitan sentarse con las rodillas más bajas que las caderas.
  • Retirar todas las alfombras sueltas y cables eléctricos de las áreas donde se camina

Cuidados post operatorios

Prevención de infecciones

Una causa común de infección después de una cirugía de reemplazo de cadera es debido a bacterias. Estas ingresan al torrente sanguíneo durante los procedimientos dentales, infecciones del tracto urinario o infecciones de la piel.

Después de la cirugía, los pacientes con ciertos factores de riesgo pueden necesitar tomar antibióticos antes de someterse a cualquier procedimiento dental. El cirujano ortopédico discutirá con el paciente si es necesario tomar antibióticos preventivos antes de los procedimientos dentales.

Se debe consultar a su médico o acudir a emergencias de inmediato si se presenta alguno de los siguientes signos de una posible infección de reemplazo de cadera:

  • Fiebre persistente (más de 100 ° F por vía oral)
  • Escalofríos
  • Aumento del enrojecimiento, sensibilidad o hinchazón de la herida de la cadera
  • Drenaje de la herida de cadera
  • Aumento del dolor de cadera, ya sea con actividad o en descanso

Evitar caídas

Una caída durante las primeras semanas después de la cirugía puede dañar la protésis de cadera y puede resultar en la necesidad de otra operación. Las escaleras son un peligro particular hasta que la cadera sea fuerte y móvil. Se sugiere usar un bastón, muletas, un andador o pasamanos o que alguien brinde apoyo hasta que el paciente mejore su equilibrio, flexibilidad y fuerza.

Otras precauciones

Para asegurar una recuperación adecuada y evitar la dislocación de la prótesis, se le puede pedir al paciente que tome precauciones especiales al sentarse, agacharse o dormir, generalmente durante las primeras seis semanas después de la cirugía. Estas precauciones variarán de paciente a paciente, dependiendo del enfoque quirúrgico que utilizó el cirujano para realizar el reemplazo total de cadera.

Antes del alta hospitalaria, el cirujano y fisioterapeuta proporcionarán las precauciones e indicaciones específicas que se debe seguir.

De qué manera es diferente la nueva cadera

Es posible que se sienta algo de entumecimiento en la piel alrededor de la incisión. También se puede sentir cierta rigidez, particularmente con una flexión excesiva. Estas diferencias a menudo disminuyen con el tiempo, y la mayoría de los pacientes encuentran que son menores en comparación con el dolor y la función limitada que experimentaban antes de la cirugía.

La nueva cadera puede activar los detectores de metales necesarios para la seguridad en aeropuertos y algunos edificios. Informe al agente de seguridad sobre su prótesis de cadera. También se le puede pedir al cirujano una tarjeta que confirme que se tiene una cadera artificial.

paciente y médico revisando el reemplazo de cadera

Cómo proteger la prótesis de cadera 

Hay muchas cosas que puede hacer para proteger una prótesis de cadera y extender la vida útil de este implante. Por ejemplo:

  • Realizar ejercicio ligero para mantener la fuerza y ​​la movilidad adecuadas de su nueva cadera.
  • Tomar precauciones especiales para evitar caídas y lesiones. Si se rompe un hueso en la pierna, es posible que necesite otra cirugía.
  • Asegurarse de que el dentista sepa que se tiene un reemplazo de cadera.
  • Visitar al cirujano ortopédico periódicamente para exámenes de seguimiento de rutina y radiografías, incluso si el reemplazo de cadera parece estar funcionando bien.

Icono Redes Sociales Meditip, El Portal de la Salud¡Escríbenos y síguenos en nuestras redes sociales!

Nuestro objetivo en Meditip es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso que tienes: tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Síguenos por redes sociales y haznos saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. También puedes sugerirnos temas de salud de los que te gustaría aprender más.

Fuentes de consulta:

Foran, J. (2015). Total Hip Replacement. 21 de febrero de 2020, de American Academy of Orthopaedic Surgeons Sitio web: https://orthoinfo.aaos.org/en/treatment/total-hip-replacement

Jergesen, H & Siopack, J.. (1995). Total hip arthroplasty. 24 de enero de 2020, de Western Journal of Medicine Sitio web: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC1022709/

Pagès, E., Iborra, J. & Cuxart, A.. (2007). Artroplastia de cadera. 25 de febrero de 2020, de Hospital Vall d’Hebron Barcelona Sitio web: https://www.elsevier.es/es-revista-rehabilitacion-120-articulo-artroplastia-cadera-S0048712007755317

NHS. (2019). Hip replacement. 25 de enero de 2020, de National Health Service UK Sitio web: https://www.nhs.uk/conditions/hip-replacement/




Compartir en:

Escríbenos