Qué es una hernia femoral

Una hernia femoral es una condición que ocurre cuando el intestino atraviesa una zona de debilidad natural conocida como canal femoral. Esto resulta en la formación de un abultamiento en la parte superior del muslo y cerca de la ingle. Realizar ejercicios que involucren contacto con la hernia femoral no solo produce dolor, sino también agrava la condición de la hernia.

Ilustración: hernia femoralUna hernia femoral surge cuando una debilidad en el músculo de la ingle permite que el intestino pase a través. El primer signo de una hernia femoral suele ser una protuberancia inexplicable en el área inferior de la ingle o en la parte superior del muslo.

Puede ser difícil determinar si una hernia es una hernia femoral o una hernia inguinal. Solo se diferencian por su ubicación relativa respecto del ligamento inguinal. Una hernia en el área de la ingle que está por encima del ligamento inguinal es una hernia inguinal; debajo del ligamento, es una hernia femoral.

Una hernia femoral es un tipo poco común de hernia. Se estima que aproximadamente una de cada 20 hernias que se desarrollan en el área son hernias femorales y el resto son inguinales.

Causas de una hernia femoral

Una hernia femoral por lo general ocurre cuando el tejido adiposo o una parte del intestino hace presión en la ingle y sale hacia la parte superior e interna del muslo. La hernia femoral pasa a través de un punto débil en la pared muscular circundante (pared abdominal) en un área llamada canal femoral.

A diferencia de las hernias inguinales, las hernias femorales ocurren con mucha mayor frecuencia en las mujeres, particularmente en las mujeres mayores. Esto se debe a la anatomía más amplia de la pelvis femenina. Las hernias femorales son raras en los niños.

El sexo femenino, ser mujer de edad avanzada y el embarazo aumentan el riesgo de desarrollar una hernia femoral

Algunas hernias de este tipo pueden ser congénitas, pero con frecuencia suelen pasar inadvertidas durante muchos años. A veces aparecen de forma repentina debido a la tensión en el abdomen o al esfuerzo que contribuye al debilitamiento de las paredes musculares, por ejemplo:

Dolor de hernia femoralSíntomas de una hernia femoral

La hernia femoral a menudo no muestra ningún síntoma. Sin embargo, se observa un bulto cerca de la ingle. El bloqueo intestinal total y una estrangulación pueden provocar náuseas, vómitos y dolor abdominal. Si se presenta el caso, el paciente debe ser trasladado a la sala de urgencias de inmediato.

Tipos de hernia femoral

La hernia femoral se clasifica en cuatro tipos:

  1. Hernia femoral reducible: condición en la que la hernia se puede regresar manualmente a la cavidad abdominal. El intestino se puede empujar dentro de la cavidad para que la abertura se recupere sola y no cree más problemas.
  2. Hernia femoral irreducible: una hernia femoral irreducible es aquella en la que la manipulación externa no ayuda a corregir la hernia.
  3. Hernia femoral irreducible estrangulada: una hernia de este tipo consiste en que el segmento herniado del intestino se ha torcido, lo que compromete el flujo sanguíneo y la función del intestino. Una hernia femoral irreducible estrangulada es una afección grave y debe atenderse de inmediato.
  4. Hernia femoral incarcerada: condición en la que una porción del intestino puede quedar atrapada en la hernia. La hernia femoral incarcerada también es una afección grave y debe recibir tratamiento de urgencia.

Alrededor del 30% de las hernias femorales se presenta como una emergencia, ya sea por obstrucción o estrangulación

Diagnóstico de hernia femoral: exploraciónDiagnóstico de una hernia femoral

Para diagnosticar una hernia femoral, se realiza un examen físico del área de la ingle. En pacientes obesos, las imágenes de ultrasonografía, tomografía computarizada o resonancia magnética pueden ayudar en el diagnóstico. En mujeres, una radiografía abdominal que muestra un bulto doloroso en la ingle y el intestino delgado sugiere claramente la presencia una hernia femoral.

Como ya se señaló, puede ser difícil determinar si se trata de una hernia femoral o una hernia inguinal. Un cirujano capacitado y experimentado que realiza el procedimiento de diagnóstico puede determinar de qué tipo de hernia se trata. A veces esto solo es evidente en el momento de la cirugía.

Complicaciones de una hernia femoral

Las complicaciones que pueden desarrollarse como resultado de una hernia femoral incluyen:

  • Obstrucción: ocurre cuando una sección del intestino se atora en el canal femoral, causando náuseas, vómitos y dolor de estómago, así como un bulto doloroso en la ingle.
  • Estrangulación: sucede cuando una sección del intestino queda atrapada y se corta el suministro de sangre y oxígeno. Esto requiere una cirugía de emergencia en las siguientes horas para liberar el tejido atrapado y restaurar el suministro de sangre.

Si los tejidos que rodean la hernia o los intestinos quedan obstruidos por el abultamiento, el tejido del área puede morir. Es necesario que si esto sucede se trate la condición con cirugía.

Por otro lado, si el el intestino se incarcera (se atasca) o estrangula (el suministro de sangre se corta), puede provocar la formación de gangrena. La hernia debe tratarse rápido. De lo contrario, puede conducir a una peritonitis, que es una inflamación e infección del revestimiento del abdomen y su contenido. En casos graves, puede causar la muerte.

Tratamiento de una hernia femoral

Las hernias femorales se puede reparar con cirugía para volver a colocar el bulto en su lugar y fortalecer la debilidad en la pared abdominal.

A diferencia del tratamiento de otros tipos de hernia, casi siempre se recomienda cirugía en el caso de las hernias femorales. Esto porque existe un mayor riesgo de desarrollar complicaciones. La cirugía elimina la hernia y evita complicaciones graves, aunque existe la posibilidad de que vuelva después de la operación.

Cirugía de hernia femoral: vía laparoscópicaHay dos formas en las que se puede realizar una reparación de la hernia femoral:

Cirugía abierta

Consiste en realizar un corte para permitir que el cirujano empuje el bulto hacia el abdomen. Se puede utilizar sutura y malla para corregir el defecto.

Laparoscopia

Esta es una técnica menos invasiva, pero más difícil. A través de varios cortes pequeños, el cirujano introduce instrumentos especiales para reparar la hernia.

Existen ventajas y desventajas de ambos métodos. El tipo de cirugía para reparar la hernia femoral depende de cada caso particular y de la experiencia y recomendaciones del cirujano.

La mayoría de las personas se recupera completamente de la cirugía de hernia femoral en aproximadamente seis semanas. No obstante, muchas personas pueden volver a conducir, trabajar y realizar actividades ligeras después de dos semanas.

Solicita una consulta de valoración y conoce las diversas opciones para el tratamiento de hernias, clic aquí

Consulta de valoración de hernias con un precio especial

Recibe atención personalizada por un experto y evita complicaciones

Complicaciones postoperatorias de una hernia femoral

La reparación de la hernia femoral es una operación de rutina con muy pocos riesgos, aunque alrededor del 1% de las hernias regresa después de la operación. Algunas complicaciones poco comunes de la reparación de la hernia femoral son las siguientes:

  • Desarrollar un bulto debajo de la herida
  • Dificultad para orinar
  • Lesión o reducción de la vena femoral (que pasa a través del canal femoral)
  • Lesión intestinal
  • Debilidad temporal de la pierna
  • Lesión en los nervios, causando dolor o entumecimiento en el área de la ingle

Las complicaciones son más probables si se tiene más de 50 años o si existe alguna condición subyacente como enfermedad cardíaca o problemas respiratorios.

Riesgos postoperatorios de una hernia femoral

Conocer los posibles riesgos postoperatorios a una cirugía de hernia femoral permite a los pacientes informar los síntomas al doctor tan pronto como se produzcan. Otras posibles complicaciones incluyen:

  • Riesgo de anestesia general: es probable que este tipo de complicación ocurra en personas mayores o con otras afecciones médicas. Las complicaciones comunes incluyen náuseas, vómitos y dolor de cabeza. Los problemas más graves pueden ser un ataque cardíaco, accidente cerebrovascular, neumonía y coágulos de sangre en las piernas.
  • Recurrencia de la hernia: una hernia puede reaparecer hasta varios años después de la reparación.
  • Sangrado: un sangrado puede causar hinchazón severa y coloración azulada de la piel alrededor de la incisión. Es probable que sea necesario abrir la incisión y detener el sangrado. El sangrado es inusual y ocurre en menos del 2% de los pacientes.
  • Infección en la herida: si se presenta una infección la persona puede experimentar fiebre, secreción, enrojecimiento, hinchazón o sensibilidad alrededor de la incisión. La infección postoperatoria requiere antibióticos y, ocasionalmente, otro procedimiento que requiere anestesia local para hacer una pequeña abertura en la incisión y drenar la zona.
  • Cicatriz dolorosa: a veces las personas experimentan un dolor agudo y hormigueante cerca de la incisión, después de que esta ha cicatrizado. El dolor generalmente se resuelve con el tiempo. Se puede inyectar medicamentos en el área si el dolor continúa.
  • Lesión a los órganos internos: aunque es muy raro, pueden ocurrir lesiones en el intestino, la vejiga, los riñones, los nervios y los vasos sanguíneos que conducen a las piernas, a los órganos femeninos internos y al conducto deferente que lleva el esperma. El manejo de estas complicaciones puede requerir más cirugías.

Tu opinión es importante

Tu opinión importaNuestro objetivo en Meditip es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso que tienes, tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Ayúdanos a saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. Califica nuestro artículo y/o deja un breve comentario.

Fuentes

NHS UK. (2015). Femoral hernia repair. 29 de mayo de 2018, de National Health Service UK Sitio web: https://www.nhs.uk/conditions/femoral-hernia-repair/

Pramod Kerkar. (2017). Femoral Hernia: Classification, Causes, Risk Factors, Signs, Symptoms, Treatment, Exercise. 29 de mayo de 2018, de ePainAssist Sitio web: https://www.epainassist.com/sports-injuries/pelvic-groin-buttock-pain/femoral-hernia

Jennifer Whitlock. (2018). Overview of Femoral Hernia Surgery. 29 de mayo de 2018, de Very well health Sitio web: https://www.verywellhealth.com/what-is-a-femoral-hernia-surgery-3157223

University of California San Francisco. (2017). Femoral (Thigh) Hernia. 29 de mayo de 2018, de University of California San Francisco Sitio web: https://gi.surgery.ucsf.edu/conditions–procedures/femoral-(thigh)-hernia.aspx

Elaine K. Luo. (2017). Femoral Hernia. 29 de mayo de 2018, de Healthline Sitio web: https://www.healthline.com/health/femoral-hernia#outlook

Henry Robert Whalen. (2011). Femoral hernias. 29 de mayo de 2018, de BMJ Sitio web: https://www.bmj.com/content/343/bmj.d7668.full

TeachMeSurgery. (2017). Femoral hernia. 30 de mayo de 2018, de TeachMeSurgery Sitio web: http://teachmesurgery.com/general/small-bowel/femoral-hernia/

DoveMed. (2017). Femoral Hernia. 30 de mayo de 2018, de DoveMed Sitio web: https://www.dovemed.com/diseases-conditions/femoral-hernia/

¡Califica nuestro artículo!

100%
100%
¡Excelente!

Ayúdanos a mejorar. Califica nuestro artículo para que sepamos si te fue útil y es de tu agrado o bien, podamos mejorarlo para lectores futuros. ¡Gracias!

  • Clasificación de Usuarios (0 Votos)
    0
Compartir en:

Escríbenos