La herida por cesárea

La cesárea es un procedimiento quirúrgico mediante el cual un bebé nace a través de un corte en la pared abdominal y el útero de la madre. Un bebé debe nacer por cesárea si hay problemas durante el embarazo que impidan o dificulten el nacimiento por parto. La cesárea es una cirugía relativamente segura. Sin embargo, existe riesgo de complicaciones. Estas incluyen daño a órganos internos, dificultad respiratoria del bebé, infección de la herida por cesárea y dificultades en embarazos posteriores. Este artículo expone algunas tecnologías para el manejo de heridas por cesárea útiles en el tratamiento y prevención de complicaciones.

Solicita una consulta de valoración y conoce las diversas opciones para el tratamiento de heridas, clic aquí 

Consulta de valoración de heridas con un precio especial

Recibe atención personalizada por un experto y evita complicaciones

Cubrir la herida de manera inmediata es uno de los aspectos esenciales del manejo de heridas quirúrgicas, incluyendo la herida por cesárea. Por lo tanto, los apósitos son una de las tecnologías para el manejo de heridas por cesárea más utilizadas. Después de una cesárea el apósito se coloca y se deja en su lugar durante 24 a 48 horas. Esto para permitir la curación y la reepitelización.

Las funciones de un apósito quirúrgico para la cicatrización de heridas son las siguientes:

  • Controlar el sangrado postoperatorio
  • Absorber el exudado
  • Aliviar el dolor
  • Proteger el nuevo epitelio

Tecnologías para el manejo de heridas por cesárea: cicatriz por cesárea

La piel es una barrera anatómica contra los microbios. La restauración de un sistema epitelial después de una lesión o herida quirúrgica es un paso importante para la prevención de infecciones.

Qué esperar después de una cesárea

Una cesárea es una operación mayor. Por lo tanto, puede tomar algún tiempo volver a la normalidad. Los bordes externos de la piel de la herida pueden sellar después de pocos días, pero la curación interna de músculos y otros tejidos debajo de la superficie continúa durante muchos meses. Después de una cesárea se puede esperar lo siguiente:

  • Dolor: incluso los movimientos pequeños como moverse en la cama, toser y reír pueden ser incómodos.
  • Secreción vaginal y sangrado.
  • Herida quirúrgica: en la mayoría de los casos, la herida tendrá una longitud de 10 a 15 cm y estará situada justo debajo y siguiendo la línea del bikini. Se mantendrá cerrada por una sutura absorbible.

Infección de la herida por cesárea

La infección de la herida por cesárea por lo general se debe a una infección bacteriana en el sitio de la incisión quirúrgica.

Los signos comunes incluyen fiebre, sensibilidad, enrojecimiento e inflamación en el sitio, así como dolor abdominal. Es importante recibir tratamiento de inmediato para evitar complicaciones de la infección.

Aproximadamente una de cada 10 mujeres que se someten a una cesárea puede desarrollar una infección en la herida

Tecnologías para el manejo de heridas por cesárea: herida por cesárea infectada

Herida por cesárea infectada

Algunos casos de infección de la herida por cesárea se puede atender antes de que la paciente sea dada de alta. Sin embargo, la mayoría de las infecciones de la herida por cesárea aparece en las primeras semanas después de la cirugía. Por esta razón, las infecciones con frecuencia se diagnostica en las visitas de seguimiento.

Es posible que el médico tenga que abrir la herida para hacer una valoración de la misma y dar el tratamiento adecuado. Si sale pus de la incisión, el médico puede usar una aguja para extraer la pus de la herida. El líquido puede enviarse al laboratorio para identificar cualquier bacteria presente.

Consigue apósitos y más productos para el cuidado y tratamiento de tu herida, clic aquí

Medimarket: producto para el cuidado y tratamiento de heridas

Tecnologías para el manejo de heridas por cesárea

En la actualidad existe una variedad de tecnologías para el manejo de heridas por cesárea. Una de las tecnologías más importantes y conocidas es el apósito con liberación continua de plata. Por otro lado, existe la terapia de presión negativa, una tecnología más novedosa. Con frecuencia se usa en el manejo de heridas abiertas, heridas crónicas y heridas agudas. Sin embargo, se ha demostrado que es eficiente en el tratamiento de herida por cesárea para prevenir infecciones.

A medida que la tecnología ha progresado, los sistemas de terapia de presión negativa se han vuelto más pequeños, portátiles y útiles en el manejo de diversas heridas. El uso de presión negativa en incisiones cerradas empezó en cirugías de ortopedia. Sin embargo, los profesionales de la salud con frecuencia recomiendan la terapia de presión negativa en pacientes diversos.

Tecnologías para el manejo de heridas por cesárea: apósito quirúrgico antimicrobiano

Apósitos para heridas por cesárea

El uso del apósito adecuado después de una cesárea puede hacer una gran diferencia. La curación de heridas es un proceso dinámico que involucra la interacción coordinada de una variedad de células.

La curación de heridas se puede dividir en tres fases: inflamación, formación de tejido (proliferación) y remodelación del tejido. Estas fases no tienen un tiempo específico y todas se superponen en cierto grado. La reepitelización ocurre durante la fase de proliferación y se define como el proceso de restauración de una epidermis después de la lesión.

La reepitelización comienza pocas horas después de haber cerrado la incisión. Las heridas que se cierra en la misma cirugía por lo general sanan rápidamente. Se cree que la reepitelización ocurre dentro de las primeras 24 a 48 horas.

Diversos estudios han demostrado que los apósitos influyen en el proceso de curación. El uso de un apósito postquirúrgico asegura que el lecho de la herida se mantenga húmedo. Asimismo, disminuye el dolor y la inflamación, promueve la cicatrización y mejora la apariencia de la cicatriz. Los apósitos oclusivos también mejoran la reepitelización postoperatoria, en comparación con las heridas en las que no se usa apósitos.

Los apósitos quirúrgicos son una de las tecnologías para el manejo de heridas por cesárea más comunes. Es difícil establecer cada cuánto se debe cambiar un apósito. Esto depende de las características de la herida. No obstante, los estudios estiman que el primer apósito hospitalario se debe dejar al menos de 24 a 48 horas. Existen apósitos especializados que pueden permanecer hasta siete días.

Composición de los apósitos quirúrgicos para heridas por cesárea

Para cerrar la incisión de una cesárea los médicos usan diferentes tipos de suturas. Por lo general, estas son suturas absorbibles. Un apósito absorbente impermeable cubrirá la herida y permanecerá en su lugar hasta por siete días. Este puede cambiarse prematuramente por un nuevo apósito si existe alguna fuga o exceso de exudado. Un apósito especializado con tecnología para el manejo de heridas por cesárea contiene los siguientes elementos:

Hidrocoloide: proporciona comodidad y flexibilidad.

Almohadilla no tejida: crea microcontornos para el lecho de la herida –eliminando vacíos donde las bacterias pueden crecer–, atrapa el exudado y lo aísla del lecho de la herida.

Liberación de plata: libera plata de manera controlada, lo que proporciona una actividad antimicrobiana sostenida por hasta siete días.

Película de poliuretano: crea una barrera impermeable que ayuda a prevenir infecciones virales y bacterianas.

Tecnologías para el manejo de heridas por cesárea: tecnología del apósito quirúrgico

Tecnología del apósito quirúrgico

La tecnología para el manejo de heridas por cesárea de los apósitos postquirúrgicos proporcionan:

  • Protección antimicrobiana
  • Cuidado de la piel alrededor de la lesión (reducen el riesgo de maceración y ampollas)
  • Fácil retiro del adhesivo sin causar dolor
  • Barrera impermeable que permite que la paciente se bañe con el apósito

Terapia de presión negativa para el manejo de heridas por cesárea

La terapia de presión negativa es una de las tecnologías para el manejo de heridas por cesárea y otro tipo de heridas. Este tratamiento utiliza un dispositivo que aplica presión subatmosférica a una herida para ayudar al proceso de curación.

Tradicionalmente, la presión negativa se utiliza para el tratamiento de heridas abiertas. Sin embargo, existe una creciente evidencia de que su uso para tratar las incisiones quirúrgicas ayuda a reducir el riesgo de complicaciones de la herida.

Las técnicas tradicionales de presión negativa incluyen el uso de un apósito de esponja de poliuretano sellado con un paño y luego la aplicación de succión a través de un drenaje. Posteriormente, esto se conecta a un dispositivo de succión que absorbe el líquido de la herida y lo deposita en un recipiente. De las tecnologías para el manejo de heridas por cesárea disponibles, la terapia de presión negativa es un tratamiento innovador. Sobre todo para el tratamiento de heridas altamente exudativas y en pacientes con riesgo de desarrollar una infección.

En la actualidad se encuentran disponibles en el mercado dispositivos portátiles para terapia de presión negativa que incluyen el apósito de esponja de poliuretano. La presión negativa se suministra con una pequeña bomba alimentada por dos baterías que son desechables después de siete días de tratamiento. El sistema produce una presión negativa continua de -80 milímetros de mercurio (mmHg) y la terapia puede iniciarse o detenerse con un botón.

En otros dispositivos, el exudado se administra a través de una película respirable dentro del apósito y por lo tanto, se elimina la necesidad de un recipiente colector.

Beneficios terapéuticos de la terapia de presión negativa

Los beneficios terapéuticos de la terapia de presión negativa incluyen:

  • Contracción o cierre de la herida
  • Eliminación del exudado y el tejido no viable
  • Mejoramiento de la circulación sanguínea
  • Promoción de la formación de tejido de granulación (capilares y tejido conectivo)
  • Estimulación física del crecimiento celular
Tecnologías para el manejo de heridas por cesárea: terapia de presión negativa

Sistema portátil de terapia de presión negativa con apósito antimicrobiano

Ventajas de las tecnologías para el manejo de heridas por cesárea

Recuperarse de una cesárea toma alrededor de seis semanas. Sin embargo, el tiempo que tarda en sanar una herida por cesárea varía de una mujer a otra. En ocasiones hay condiciones que demoran o dificultan la curación. Esto incluye mala nutrición, sobrepeso, higiene inadecuada, infección, etcétera. Mantenerse saludable y comer bien ayudará al cuerpo a recuperarse.

Después de salir del hospital y de retirar el primer apósito, el equipo médico dará instrucciones para cuidar la herida a través de las fases de la curación. Esto con el fin de reducir los riesgos de complicaciones.

Los mecanismos únicos de esta terapia proporcionan un entorno ideal para la curación de heridas por cesárea. La investigación sobre el manejo de heridas en los últimos años sugiere que esta terapia tiene un papel importante en la reducción de infecciones en sitios quirúrgicos. Esto supone un gran beneficio tanto para pacientes, como para los servicios de salud. Por un lado se reduciría la duración de las estancias hospitalarias y los costos de atención, y por el otro, se prevendría los reingresos por infecciones.

tu opinión es importanteTu opinión es importante

Nuestro objetivo en Meditip es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso que tienes, tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Finalmente, ayúdanos a saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. Califica nuestro artículo y/o deja un breve comentario.

Fuentes

Gokhan S Kilic. (2015). Impact of Timing of Wound Dressing Removal After Cesarean Section. 18 de febrero de 2019, de The University of Texas Medical Branch, Galveston Sitio web: https://clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT02445729

Better Health Channel. (2017). Caesarean section. 18 de febrero de 2019, de Better Health Channel Sitio web: https://www.betterhealth.vic.gov.au/health/healthyliving/caesarean-section

Poole Hospital. (2013). Caring for your wound after a Caesarean section. 18 de febrero de 2019, de Poole Hospital NHS Foundation Trust Sitio web: https://www.poole.nhs.uk/pdf/Caring_for_your_wound_after_Caesarean_section[1].pdf

Debra Rose Wilson. (2018). Post-Cesarean Wound Infection: How Did This Happen?. 18 de febrero de 2019, de Healthline Sitio web: https://www.healthline.com/health/pregnancy/post-cesarean-wound-infection#diagnosis

Robin Elise Weiss. (2018). 10 Common Questions About C-Section Scars. 18 de febrero de 2019, de Very well family Sitio web: https://www.verywellfamily.com/cesarean-scars-2758511

Lindsey Bullough. (2015). Incision Management with Negative Pressure Wound Therapy: A New Mode of Action?. 18 de febrero de 2019, de Wrightington, Wigan y Leigh NHS Trust Sitio web: https://www.woundsinternational.com/uploads/resources/content_11575.pdf

ConvaTec. (2012). Aquacel Ag Surgical Cover Dressing. 18 de febrero de 2019, de ConvaTec

Women Health’s Service. (2017). After your caesarian section . 18 de febrero de 2019, de Capital & Caost District Health Board

Smith & Nephew. (2018). ¿Cómo funciona la Terapia de Presión Negativa?. 18 de febrero de 2019, de Smith & Nephew Sitio web: http://www.smith-nephew.com/espana/productos/curacion-de-heridas/terapia-de-presion-negativa/que-es-la-tpn/

Compartir en:

Escríbenos