¿Por qué se presenta un dolor de espalda?

El dolor de espalda es muy común y con frecuencia mejora en cuestión de semanas o meses. Es una de las principales causas de visita al médico y discapacidad laboral a nivel mundial. El dolor de espalda baja, también llamado lumbalgia, no es una enfermedad, sino un síntoma de diferentes condiciones médicas. El malestar no se limita a esa parte, ya que se puede sentir a lo largo de la columna (de espalda a cintura) y en la piernas.

Lumbalgia o dolor de espaldaEl dolor puede ser permanente o puede desaparecer para luego regresar. Afortunadamente, existen medidas para prevenir o aliviar los episodios de dolor de espalda. Si la prevención falla, el tratamiento simple desde casa y una mecánica corporal adecuada podría ayudar. En caso de no presentar mejora, existe una serie de opciones medicas, incluyendo la cirugía, que a su vez ofrece diferentes alternativas.

El dolor de espalda normalmente resulta de un problema en una o más partes, como:

  • Ligamentos
  • Músculos
  • Nervios
  • Las estructuras óseas que conforman la columna, conocidas como cuerpos vertebrales o vértebras

Posiblemente también se puede tratar de un problema con órganos cercanos, como los riñones.

Comprensión de la espalda

Para entender las causas del dolor de espalda, se necesita entender cómo está conformada esta parte del cuerpo:

  • Vértebras
  • Músculos
  • Ligamentos
  • Nervios
  • Vasos sanguíneos

La espalda baja es donde se desarrolla una lumbalgia. Esta parte del cuerpo se compone de:

  • Huesos, incluyendo las vértebras lumbares y sacras
  • Discos de amortiguación entre las vértebras
  • Nervios y la médula espinal
  • Músculos y ligamentos

Tipos de dolor de espalda

Hay diferentes tipos de dolor. El dolor agudo se define como severo, pero dura poco tiempo. El dolor crónico generalmente ocurre cada día y  se caracteriza por ser profundo, doloroso y eléctrico. Cuando el dolor se extiende hacia otra parte del cuerpo, como la pierna, se le considera como dolor radicular y es más conocido como radiculopatía. No todos los dolores de espalda llegan a la pierna.

Causas

Los problemas más comunes de dolor de espalda son la tensión y los problemas en su estructura. Algunos de estos problemas son los siguientes.

Tensión en músculos o ligamentos

Ocurre cuando se levantan objetos pesados de forma incorrecta o repetidamente. En otros casos, movimientos incómodos repentinos pueden causar malestar. Si la condición física de una persona no es buena o si se excede en sus actividades, también puede generarse tensión. Un ejemplo es la sensación de dolor y rigidez después de unas horas de trabajo arduo o practicar un deporte.

El dolor de espalda puede ocurrir de forma inmediata y durar menos de seis semanas (dolor agudo). El dolor que dura más de tres meses (dolor crónico) es menos común que el agudo. En ocasiones, se puede desarrollar sin una causa específica, pero el doctor la puede identificar con un examen de imagenología (rayos X o resonancia magnética).

Problemas estructurales

Espalda con escoliosisLas vértebras son huesos interconectados apilados uno sobre otro que forman la columna vertebral. Los discos son áreas de tejido que amortiguan el espacio entre cada vértebra. Las lesiones de disco son causas comunes de dolor de espalda. Esto porque los discos pueden hincharse, herniarse o romperse, y los nervios pueden oprimirse cuando esto sucede.

Un disco hinchado que presiona al nervio que viaja de la espalda a la pierna puede causar ciática o irritación del nervio ciático. La ciática tiene los siguientes síntomas:

  • Dolor
  • Entumecimiento
  • Parálisis

El dolor de espalda también ocurre si la columna tiene una curva anormal. La escoliosis es una condición en la que la columna hace una curva hacia a un lado. Esto puede ocasionar dolor de espalda cuando la escoliosis es grave.

Artritis

La osteoartritis también afecta a la espalda baja. En algunos casos, la artritis en la columna conduce al estrechamiento del espacio que la rodea. A esta condición se le llama estenosis espinal.

Osteoporosis

Las vértebras de la columna pueden desarrollar fracturas por compresión si los huesos se vuelven porosos y quebradizos. La pérdida de la densidad y adelgazamiento del hueso se conoce como osteoporosis. Estas fracturas pueden causar dolor intenso.

Factores de riesgo

Cualquier persona puede experimentar dolor de espalda, incluso niños y jóvenes. La investigación aún no ha demostrado qué es lo que contribuye a desarrollar este dolor. Sin embargo, estos factores colocan a una persona en un riesgo mayor de desarrollarlo.

  • Edad: el dolor de espalda es más común a medida que pasan los años, empezando a ser notable a los 30 ó 40.
  • Falta de ejercicio: los músculos débiles y sin uso de la espalda pueden conducir a esta afección.
  • Exceso de peso: cargar con mucho peso pone estrés extra.
  • Enfermedades: la artritis o el cáncer pueden contribuir al dolor.
  • Levantamiento inadecuado: usar la espalda en vez de las piernas para cargar.
  • Condiciones físicas: personas propensas a la depresión y ansiedad tienen mayor posibilidad de dolor.
  • Fumar: el tabaquismo evita que el cuerpo entregue suficientes nutrientes a los discos de la columna.

Síntomas

El dolor de espalda se caracteriza por tener los siguientes síntomas evidentes:

  • Sensación dolorosa en la espalda baja
  • Dolor punzante que puede irradiar en la parte baja de la pierna hasta el pie
  • Incapacidad de pararse derecho sin dolor
  • Disminución del rango de movimiento y de la habilidad de flexionarse

Si los síntomas se deben a la tensión o movimiento incómodo, generalmente duran poco tiempo, como días o semanas. Si duran más de tres meses, se trata de un dolor crónico.

Síntomas de dolor de espalda

Síntomas que indican un problema serio

Si el dolor de espalda no mejora dentro de las dos semanas posteriores a su aparición puede tratarse de un problema médico serio. Estos síntomas son:

  • Pérdida del control del intestino o vejiga
  • Entumecimiento de una o ambas piernas
  • Trauma generado por una caída o golpe en la espalda
  • Dolor constante e intenso que empeora en las noches
  • Pérdida inexplicable de peso
  • Dolor asociado con una sensación punzante en el abdomen
  • Presencia de fiebre

Es recomendable que una persona visite a su médico si experimenta dolor de espalda por primera vez después de los 50 años. También si tiene antecedentes de cáncer, osteoporosis, uso de esteroides o abuso de drogas o alcohol.

Diagnóstico

El doctor examina la espalda y evalúa la habilidad para sentarse, pararse, caminar o levantar las piernas. Incluso, valora el nivel de dolor en una escala del 0 al 10. De esta manera explica cómo el movimiento del paciente funciona conforme al dolor.

Estas evaluaciones ayudan a determinar de dónde proviene el dolor. Asimismo, qué tanto se puede mover antes que el dolor fuerce a detenerse y si tiene espasmos musculares. También ayuda a descartar otros problemas posibles.

Si se sospecha de una condición específica que cause el dolor de espalda, el doctor ordenará realizar más pruebas:

  • Rayos X: estas imágenes muestran la alineación de los huesos y la presencia de artritis y huesos rotos. Las imágenes por sí solas no muestran problemas en la columna vertebral, músculos, nervios o discos.
  • Imágenes por resonancia magnética o tomografía computarizada: estas revelan si hay discos herniados o problemas en huesos, tejido, tendones, nervios, ligamentos o vasos sanguíneos.
  • Pruebas de sangre: ayuda determinar si se tiene una infección u otra condición que esté causando el dolor.
  • Gammagrafía ósea: en casos específicos, el doctor usará esta prueba para buscar tumores óseos o fracturas por compresión causadas por osteoporosis.
  • Electromiografía (EMG): es una prueba para medir impulsos eléctricos producidos por los nervios y que son respondidos por los músculos. Esta prueba confirma si hay una compresión del nervio causando hernia de disco o ensanchamiento del canal espinal.

Tratamiento

dolor de espaldaEl dolor de espalda agudo mejora en cuestión de semanas de tratamiento en casa. Analgésicos de venta libre y el uso de calor y frío pueden ser todo lo que se necesita. No es recomendable el descanso en cama ni el uso de fajas, pues no contribuyen al fortalecimiento muscular.

Se puede continuar con las actividades según lo permita el dolor. Se debe intentar hacer actividad ligera, como caminar y actividades rutinarias. De igual manera, detener la actividad que aumente el dolor, pero no evitar actividad por miedo al dolor. Si el tratamiento en casa no funciona, el doctor sugerirá medicamentos más fuertes y otras terapias.

Medicamentos

La mayoría de los episodios de dolor de espalda se alivian con antiinflamatorios no esteroideos, como los siguientes:

Analgésicos: algunos son de venta libre, como el ibuprofeno o el naproxeno. Estos ayudan a aliviar el dolor de espalda agudo. Aunque son de venta libre, se deben tomar bajo la supervisión médica. En caso que estos no funcionen, el doctor sugerirá analgésicos con prescripción.

Relajante muscular: si el dolor es leve a moderado y no mejor con analgésicos, el doctor puede prescribir un relajante muscular. Estos pueden causar mareos y somnolencia.

Calmantes tópicos: cremas, pomadas o ungüentos para frotar en la piel en el lugar del dolor.

Narcóticos: ciertos medicamentos como codeína o hidrocodona pueden usarse por poco tiempo bajo supervisión médica.

Inyecciones: si las medidas anteriores no alivian el dolor de espalda y este se extiende hasta la parte baja de tu pierna, el doctor puede inyectar cortisona (medicamento antiinflamatorio). La inyección de cortisona ayuda a disminuir la inflamación alrededor de las raíces nerviosas, pero el alivio al dolor dura menos de unos meses.

Si el dolor de espalda es severo, se suele recetar otros medicamentos que se enfoquen en las partes de respuesta del dolor. Puede ser gabapentina y amitriptilina (un antidepresivo tricíclico). Este último puede ser mejor para el dolor relacionado con los nervios.

El doctor recomienda inyecciones de cortisona con esteroides en caso de dolor de espalda severo. El alivio del dolor por estas inyecciones usualmente desaparece cerca de los tres meses.

Remedios caseros

Usar compresas de hielo pueden aliviar el malestar y ayudar a reducir la inflamación en fases agudas de dolor. Las compresas calientes alivian el dolor cuando la inflamación ha disminuido.

No existe un programa fijo que enseñe a la gente a cómo lidiar efectivamente con la condición del dolor de espalda. La educación enfatiza la importancia de estar activo, reducir el estrés y preocupaciones, así como aprender a evitar futuras lesiones.

Ejercicios y terapias

Ejercicios para el dolor de espaldaLa terapia física es la piedra angular del tratamiento de dolor de espalda. Un fisioterapeuta puede aplicar una variedad de tratamientos, como calor, ultrasonido, electroestimulación y técnicas de liberación muscular. Todos estos pueden aplicarse a los músculos de la espalda y tejidos blandos para reducir el dolor.

Mientras el dolor disminuye, el terapeuta puede enseñar al paciente una serie de ejercicios. Estos ayudan a incrementar la flexibilidad, fuerza en la espalda y músculos abdominales, así como a mejorar la postura. De igual manera, es necesario conocer la técnica apropiada para levantar objetos. El uso regular de estas técnicas ayuda a prevenir que el dolor reaparezca.

Cirugía

La cirugía es un recurso para remediar el dolor de espalda. Se reserva comúnmente para anomalías estructurales que no han respondido a los tratamientos anteriores. La cirugía para remover parcialmente y reemplazar discos y vértebras puede realizarse para aliviar el dolor causado por enfermedades óseas degenerativas. Existen alternativas mínimamente invasivas a las que el paciente puede acceder, generalmente cuando la condición se detecta y se trata de manera oportuna.

Prevención

Una persona puede ser capaz de evitar el dolor de espalda o prevenir su recurrencia mejorando su condición física. Esto lo puede lograr practicando una mecánica corporal adecuada.

Para mantener la salud y fuerza en la espalda

Ejercicio: actividades aeróbicas de bajo impacto, aquellas que no ejercen presión en la espalda. Dichas actividades incrementan la resistencia y fuerza en la espalda, permitiendo que los músculos funcionen mejor.

Caminata y natación: estas son muy buenas opciones. El médico puede ayudar a una persona a elegir cuál es la mejor opción.

Desarrollo de fuerza y flexibilidad muscular: los ejercicios de espalda y abdomen ayudan a que estos músculos trabajen como un corsé natural para la espalda. La flexibilidad en la cintura y la parte superior de las piernas alinea los huesos de la pelvis para mejorar la sensación en la espalda. El doctor o fisioterapeuta puede recomendar ejercicios específicos para esto.

Mantener un peso saludable: tener sobrepeso afecta a los músculos de la espalda.

mujer practicando natación

Mecánica corporal adecuada

Levantarse correctamente: mantener una posición pélvica neutral. Si se permanece mucho tiempo de pie, se recomienda realizar lo siguiente. Colocar un pie en un escalón bajo para quitar parte de la carga de la espalda baja, alternando los pies. Una buena postura puede reducir el estrés en los músculos de la espalda.

Sentarse correctamente: elegir un asiento con buen respaldo para la espalda baja con descansabrazos y una base giratoria. Se deben mantener las rodillas y caderas niveladas. Es importante cambiar la posición frecuentemente, al menos cada media hora.

Levantar objetos correctamente: se debe evitar levantar cosas pesadas de manera general. Sin embargo, si es necesario hacerlo, las piernas deben hacer el trabajo. Esto se logra al mantener la espalda recta, sin torcerse y doblando solo las rodillas. La carga debe estar cerca del cuerpo. Si se puede conseguir ayuda, sería mejor. Existen complicaciones adicionales que se pueden presentar por cargar objetos pesados de manera inapropiada, como las hernias.

Fuentes

Mayo Clinic. (2017). Back pain. 2017, de Mayo Clinic Sitio web: https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/back-pain/symptoms-causes/syc-20369906

Lights, V., Leonard, M.. (2016). What Is Back Pain?. 2017, de Healthline Sitio web: https://www.healthline.com/health/back-pain#5

Knight, Q. R.. (2017). Back Pain Center: Upper, Mid Back, Low and Lower Back. 2017, de Spine Universe Sitio web: https://www.spineuniverse.com/conditions/back-pain

NHS Choices. (2015). Back Pain. 2017, de National Health Services Sitio web: https://www.nhs.uk/conditions/back-pain/

¡Califica nuestro artículo!

100%
100%
¡Excelente!

Ayúdanos a mejorar. Califica nuestro artículo para que sepamos si te fue útil y es de tu agrado o bien, podamos mejorarlo para lectores futuros. ¡Gracias!

  • Clasificación de Usuarios (1 Votos)
    10
Compartir en:

Escríbenos