fbpx

El dolor de rodilla es un tema al que se le debe prestar más atención. Las rodillas soportan mucho peso, así como una gran responsabilidad por su capacidad para moverse con eficacia. De igual forma, están compuestas por muchas partes móviles, desde ligamentos y cartílagos hasta músculos y huesos, que pueden dañarse ya sea por una lesión o por el desgaste natural de la edad. Su deficiente funcionamiento puede dificultar mantenerte activo y disfrutar de todo lo que la vida tiene para ofrecer.

El dolor en cualquier parte del cuerpo es desagradable, sin embargo, el dolor de rodilla puede ser inmovilizador. La artritis puede volverse terriblemente dolorosa a medida que uno envejece, incluso si el dolor es solo ocasional, puede cambiar tu vida de manera significativa. La incomodidad no solo te detiene para realizar tus actividades, sino que tus rodillas son una parte vital de tu movimiento.

Causas del dolor de rodilla

Una de las principales causas del dolor de rodilla, especialmente en las personas mayores, es la rotura del cartílago, que a menudo conduce a la osteoartritis; una forma de artritis que se produce cuando el cartílago protector que amortigua los extremos de los huesos se desgasta con el tiempo. Otras causas del dolor de rodilla van desde el uso excesivo, las lesiones previas en el área, la obesidad (el exceso de peso ejerce más presión sobre las articulaciones), caminar inadecuadamente y el uso de zapatos altos son factores que pueden dañar tus rodillas. Desafortunadamente, los años de desgaste de las articulaciones eventualmente pueden afectar. Estos son algunos consejos que te ayudarán a proteger las articulaciones de tu rodilla a medida que envejeces:

Consume una dieta antinflamatoria

La inflamación puede dañar tus articulaciones y tu dieta diaria juega un papel importante en la cantidad de inflamación presente en tu cuerpo. Los alimentos procesados, a menudo elaborados con harina blanca y azúcar, son los principales culpables de la inflamación. Una dieta rica en carne, lácteos y huevos también puede contribuir a la inflamación.

Prueba una dieta antiinflamatoria a base de plantas que incluya muchas frutas y verduras, frijoles, cereales integrales, un poco de pescado y toma alrededor de ocho vasos de agua al día. Algunos alimentos que son particularmente antiinflamatorios incluyen cebollas, ajo, chalotas y puerros.

Mantén un peso saludable

Cada vez que te pones de pie y caminas, tu peso ejerce presión sobre las articulaciones, especialmente las rodillas. En caso de tener sobrepeso u obesidad, es mucho más probable que se dañe el cartílago entre las articulaciones, lo que provocará dolor. Por cada kilo de exceso, se ejercen alrededor de cuatro kilos de presión adicionales en las articulaciones de la rodilla. Por tal motivo, la pérdida de peso puede ser un factor importante en la preservación de la articulación de la rodilla.

Se debe considerar perder peso para aliviar el dolor de rodilla. Incluso si tiene artritis u otro dolor que puede no desaparecer por completo, aliviar el exceso de peso en las articulaciones definitivamente ayudará. Comer mejor y moverse más también ayudará, no obstante, siempre es mejor consultar con un médico o nutricionista para que te pueda guiar correctamente.

El ejercitarse ayuda al adulto mayor a mantenerse sano y evitar lesiones.

Realiza actividad física y estiramientos

El ejercicio moderado es una forma excelente de ayudar a proteger las articulaciones de la rodilla. Desarrollar los músculos alrededor de las rodillas ayuda a reducir la tensión en las articulaciones, por eso, hacer ejercicios para desarrollar músculo ayuda a proteger los músculos externos, medios e internos de los muslos. Los músculos de la pantorrilla ayudan a sostener las rodillas.

Es posible que tu gimnasio local ofrezca clases con instructores especialmente capacitados para trabajar con personas mayores. Los aqua aeróbicos también son una excelente manera de hacer ejercicio sin carga de peso. En caso de preferir hacer ejercicio por cuenta propia, consulta con un entrenador que tenga conocimientos sobre las necesidades de ejercicio de las personas mayores.

En tu próximo chequeo físico, pídele a tu médico que controle la fuerza de tu pierna. Si está débil, la fisioterapia puede ayudar a fortalecer los músculos y el terapeuta puede mostrarte ejercicios beneficiosos para las rodillas. Puedes asistir a un fisioterapeuta para identificar los mejores ejercicios y programas dependiendo de tus necesidades.

Usa zapatos adecuados

A medida que envejeces, el tamaño del pie puede aumentar. Revisa sus zapatos para asegurarte de que no te pellizquen los dedos de los pies y que tengas suficiente ancho en la parte superior.

Además, usar tacones altos a la larga puede perjudicar y producir dolor de rodilla. Al tener el talón hacia arriba, en lugar de plano, los músculos del cuádriceps se tensan para mantener las rodillas alineadas. Usa zapatos planos, tus rodillas se lo agradecerán. Otro consejo es estar descalzo en la casa, esto reduce la tensión en las rodillas.

Método P.R.I.C.E para evitar el dolor de rodilla

El método P.R.I.C.E. es la abreviación de protección, reposo, hielo, compresión y elevación (por sus siglas en inglés). Un profesional de la salud puede recetar este tratamiento para ayudar a reducir el dolor y la hinchazón después de la cirugía o una lesión, tal como un esguince, torcedura, hueso roto, moretón o golpe. El reposo, el hielo, la compresión y la elevación pueden ayudar a tratar el dolor leve de rodilla que resulta de una lesión en los tejidos blandos, como un esguince.

La protección se refiere a proteger la rodilla de una lesión mayor, por ejemplo, al tomar un descanso de la actividad que la causó.

El descanso puede reducir el riesgo de sufrir más lesiones y dar tiempo a los tejidos para que sanen. Sin embargo, no es aconsejable detener todos los movimientos, ya que esto puede provocar rigidez y, con el tiempo, debilidad muscular.

El hielo puede ayudar a reducir la hinchazón y la inflamación. Debes envolverlo en un paño y aplicarlo durante 20 minutos varias veces el primer día de la lesión. Nunca coloques hielo directamente sobre la piel, ya que esto puede provocar un daño mayor, como quemar la piel.

La compresión con un soporte para las rodillas, por ejemplo, puede aumentar los niveles de comodidad. El soporte o vendaje debe ser firme pero no apretado para que la piel respire con normalidad.

La elevación, o mantener la pierna levantada, estimulará la circulación y reducirá la hinchazón. Idealmente, la rodilla debería estar levantada por encima del nivel del corazón.

Al reposar la rodilla en una superficie suave y ligeramente elevada con fomentos de hielo ayuda a reducir el dolor provocado por lesiones.

Calor y frío

El calor y el frío pueden ser eficaces en el tratamiento del dolor en la espalda baja, y se ha recomendado para aliviar el dolor articular que resulta de la artritis.

El calor relaja los músculos y mejora la lubricación, lo que reduce la rigidez. Usa una bolsa de agua caliente o una toalla tibia y aplícala en la rodilla. Mientras que el hielo, envuelto en un paño, puede reducir el dolor, la inflamación y la hinchazón.

Algunas personas pueden usar calor para mejorar la movilidad por la mañana y reducir la hinchazón más tarde durante el día.

Si experimenta dolor intenso o hinchazón, no puedes caminar o doblar la rodilla, o notas alguna deformidad, es mejor consultar a un médico en lugar de depender de los remedios caseros. Haz esto para cualquier dolor que no desaparezca después de unos días.

Tu médico se encargará de examinar tu rodilla para verificar su flexibilidad, funcionalidad y movilidad general. Las radiografías o una resonancia magnética / tomografía computarizada pueden identificar lesiones o deformidades. Ocasionalmente, se pueden solicitar análisis de sangre y, a veces, se puede extraer una pequeña cantidad de líquido articular para analizar y orientarte para el mejor cuidado de tus rodillas.

Icono Redes Sociales Meditip, El Portal de la Salud

¡Escríbenos y síguenos en nuestras redes sociales!

Nuestro objetivo en Meditip es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso que tienes: tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Síguenos por redes sociales y haznos saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. También puedes sugerirnos temas de salud de los que te gustaría aprender más.

Fuentes de consulta

Health Hub. (2021). Knee Pain: Finding Ease for Old Knees. 4 de noviembre de 2021, de Ministry of Health Singapore Sitio web: https://www.healthhub.sg/live-healthy/1060/finding-ease-for-old-knees

Markus MacGill. (2018). Fourteen home remedies for knee pain. 4 de noviembre de 2021, de Healthline Media Sitio web: https://www.medicalnewstoday.com/articles/311280#-pain-at-the-front-of-the-knee- 

Struan Coleman. (2021). 5 Tips to Protect Your Knees As You Age. 2 de noviembre de 2021, de PatientPop Sitio web: https://www.struancoleman.com/blog/5-tips-to-protect-your-knees-as-you-age

Trillium Communities. (2021). All You Need to Know About Knee Pain in Senior Citizens. 4 de noviembre de 2021, de Trillium Boutique Senior Living Sitio web: https://www.trilliumcommunities.com/need-know-knee-pain-senior-citizens/


Compartir en:

Escríbenos