Qué es la dehiscencia de heridas

Dehiscencia de una herida después de que ya había cerradoLa dehiscencia de heridas es un problema importante que afecta a un gran número de pacientes. El impacto de la dehiscencia de la herida quirúrgica puede ser considerable e incluir aumento de la mortalidad, demora del alta hospitalaria, reingreso, cirugía y tratamientos adicionales, resultados poco estéticos, bienestar general deteriorado, entre otras complicaciones. Como resultado, es imprescindible crear conciencia sobre la dehiscencia de heridas y mejorar la identificación, prevención y manejo.

Las incisiones quirúrgicas o heridas quirúrgicas son sitios de entrada suturados o unidos por un apósito o dispositivo de aproximación de margen después de una cirugía. La dehiscencia de heridas consiste en la separación de la línea de incisión antes de completar la cicatrización, lo que resulta en una herida abierta.

La dehiscencia parcial de una herida por lo general se presenta como capas superficiales abiertas o una pequeña abertura de varias capas de tejido. Mientras que la dehiscencia completa ocurre cuando todas las capas de tejido se separan y quedan expuestos algunos órganos. Aunque es poco común, a veces los órganos pueden sobresalir a través de la abertura de la herida. Por lo tanto, la dehiscencia de heridas es una complicación que sin importar si es parcial o completa, requiere de atención médica inmediata.

Solicita una consulta de valoración y conoce las diversas opciones para el tratamiento de heridas, clic aquí 

Consulta de valoración de heridas con un precio especial

Recibe atención personalizada por un experto y evita complicaciones

Por qué ocurre la dehiscencia de heridas

Una herida en un proceso normal de cicatrización tendrá bordes que se mantienen unidos perfectamente. Esto puede ser mediante suturas, grapas u otro método de cierre. A medida que la incisión sana, la herida se llena de tejido nuevo llamado tejido de granulación. Este nuevo tejido no es tan fuerte como la piel normal, ya que es nuevo y no ha tenido tiempo de fortalecerse.

Una herida tiene mayor riesgo de dehiscencia en las primeras dos semanas después de la cirugía cuando el tejido aún está fresco y muy frágil. La dehiscencia de heridas puede ser leve, donde un área de la incisión comienza a separarse y deja un espacio pequeño. Esto puede suceder si una sutura o grapa se libera o después de una tensión en la incisión. Por ejemplo, puede ser algo tan simple como un estornudo o una tos.

En casos severos, las suturas, grapas o pegamento quirúrgico pueden ceder por completo y toda la incisión se abre de arriba a abajo. En estos casos, la dehiscencia de la herida quirúrgica es una emergencia y se debe recibir atención inmediata.

Por qué ocurre la dehiscencia de heridas: tipo incorrecto de sutura o mala suturación

Dehiscencia de herida en abdomen

Las causas de la dehiscencia de heridas se pueden clasificar como:

  • Problemas técnicos con el cierre de la incisión: tipo de sutura incorrecto, suturas demasiado apretadas o mala técnica de sutura
  • Tensión mecánica: toser muy fuerte o el esfuerzo de vomitar puede causar la ruptura de las suturas o la interrupción de la cicatrización después de la extracción o reabsorción de las suturas
  • Interrupción del proceso de curación: puede ser debido a comorbilidades (padecer otras enfermedades), tratamientos que dificultan la curación o como resultado de una infección en el sitio quirúrgico

Aquí encontrarás productos para el cuidado y tratamiento de heridas

La tienda en línea de material de curación más completa y más confiable de México

La tienda en línea de material de curación más completa y más confiable de México

Factores de riesgo de la dehiscencia quirúrgica

Hay varios factores de riesgo preoperatorios y postoperatorios para la dehiscencia de la herida quirúrgica. Los más comunes incluyen:

Obesidad o malnutrición: la obesidad hace más lento el proceso de curación porque las células grasas tienen menos vasos sanguíneos para transportar oxígeno alrededor del cuerpo. La malnutrición también puede retrasar la curación debido a la falta de vitaminas y proteínas necesarias para la recuperación.

Adicción al cigarro: fumar reduce la oxigenación en los tejidos necesarios para una curación rápida.

Enfermedades vasculares, respiratorias y cardiovasculares: trastornos como la enfermedad arterial periférica, anemia, diabetes e hipertensión afectan la oxigenación y pueden conducir a la dehiscencia de heridas.

Edad: los adultos mayores de 65 años tienen mucha mayor probabilidad de padecer afecciones que retrasan el proceso de curación.

Infección: las heridas infectadas tardarán más en sanar, lo que las hace más susceptibles a la dehiscencia.

Cirujano inexperto: si el médico cirujano no tiene experiencia, es posible que la operación sea más larga de lo normal y que las suturas no se apliquen correctamente.

Cirugía de emergencia o reexploración: un procedimiento quirúrgico inesperado o volver a abrir una incisión recientemente cerrada, puede provocar complicaciones inesperadas como la dehiscencia de la herida quirúrgica.

Esfuerzo o tensión al toser, vomitar o estornudar: si la presión abdominal aumenta inesperadamente, la fuerza podría ser suficiente para reabrir una herida.

Herida de cirugía con suturas y signos de infección: factor de riesgo de la dehiscencia de heridas

Herida con infección y riesgo de dehiscencia

Síntomas de la dehiscencia de heridas

La dehiscencia de heridas puede ocurrir en cualquier momento después de la cirugía. Puede ser desde un día, hasta más de 20 días después. Sin embargo, es más común en los primeros cuatro a 14 días postoperatorios.

Es especialmente relevante que la dehiscencia puede ocurrir sin previo aviso. Las incisiones con riesgo de dehiscencia pueden mostrar signos de inflamación más allá del tiempo esperado para la curación normal. Esto incluye enrojecimiento exagerado en la herida, hinchazón, calor y dolor que se extiende más allá del día cinco postoperatorio. La palpación de la incisión o valoración de la herida quirúrgica y del área circundante puede revelar calor y una acumulación de líquido. Por ejemplo, un seroma, hematoma o absceso. Un aumento repentino del dolor o la descarga de exudado serosanguinolento de la herida puede ser un síntoma de dehiscencia de la herida quirúrgica.

Los signos de inflamación la incisión son normales durante los primeros días después de la cirugía. Por ejemplo, calor, eritema, edema, decoloración y dolor. Por lo tanto, durante los primeros días, no necesariamente indican infección o riesgo de dehiscencia.

La separación de los bordes de la herida pueden variar en su gravedad. Es decir, desde pequeñas aberturas que parecen “pinchazos de alfiler” hasta grandes áreas abiertas en toda la longitud y profundidad de la herida. Si la incisión se abre en una cavidad corporal, la dehiscencia de heridas puede provocar evisceración. Esto significa la salida de las vísceras abdominales a través de los bordes.

Las suturas o los clips se puede visualizar en el área separada y pueden romperse. En pacientes con incisiones abdominales o esternales, la dehiscencia puede resultar de un episodio de náuseas, vómito o tos. Los pacientes con frecuencia describen una sensación de tirón o rasgadura en el área de la herida.

Dehiscencia de heridas y evisceración: complicación grave

Dehiscencia de heridas y evisceración

Debido a que la dehiscencia de heridas puede convertirse fácilmente en evisceración, todos los casos de dehiscencia se debe informar al médico. La evisceración resulta de una herida o incisión que se ha abierto y consiste en la exposición de los órganos y vísceras a través de la herida.

Incluso las diminutas aberturas en la herida quirúrgica debe discutirse y tratarse porque aunque la ranura sea pequeña, es una puerta de entrada a potenciales infecciones. Si se puede ver un agujero en la incisión, entonces las bacterias pueden entrar fácilmente y causar problemas graves.

En esta complicación de la dehiscencia de heridas, la evisceración puede variar desde la menos severa, hasta la más grave. En el primer caso, los órganos abdominales pueden ser visibles y extenderse ligeramente fuera de la incisión. Mientras que en el segundo caso, puede haber mucho sangrado y los intestinos pueden derramarse por completo hacia afuera.

Siempre se debe informar cualquier irregularidad de la herida al profesional de la salud. En todas las circunstancias de evisceración se recomienda llamar al 911 o acudir a la clínica más cercana. A corto plazo, si se ha estado cubriendo la herida con un apósito o si se tiene suministros de vendaje limpios, debe cubrirse la evisceración hasta que se reciba más instrucciones del paramédico, enfermera o médico.

La tela o vendaje provisional que se utilice debe estar húmedo para evitar que se adhiera al tejido. Si se tiene solución salina estéril, se puede usar para saturar el vendaje. En caso de no contar con solución salina, se puede usar agua potable embotellada. Finalmente, en caso de no tener materiales de vendaje, se puede usar una toalla o sábana limpia. Bajo ninguna circunstancia se debe intentar empujar los órganos hacia la cavidad abdominal.

Tratamiento de la dehiscencia de heridas

Dehiscencia de heridas: manejo de la dehiscencia a través del desbridamiento

Todos los casos de dehiscencia de heridas quirúrgicas son emergencias que requieren atención inmediata. La dehiscencia de una herida se trata como una herida nueva. El uso de antibióticos con frecuencia se considera para tratar cualquier posible infección en curso. La dehiscencia de cualquier herida aumenta el riesgo de infección.

El desbridamiento quirúrgico se puede realizar para tratar la dehiscencia a través de la eliminación del tejido muerto o infectado, esto para permitir una mejor cicatrización de la herida. A continuación, la herida debe cerrarse con la técnica quirúrgica y las suturas adecuadas. Finalmente, la herida se debe monitorear para evitar que la dehiscencia vuelva a ocurrir. Se recomienda realizar el cambio de apósito de manera oportuna de acuerdo al nivel de exudado o según indique el profesional de la salud.

Un punto crucial en el manejo de la dehiscencia de heridas es abordar las comorbilidades del paciente. Además, el cuidado local de las heridas debe estar diseñado para mantener un ambiente húmedo. Esto se fomenta a través del uso de apósitos con plata, con ungüentos o cremas, enzimas tópicas con vendajes húmedos y terapia de presión negativa. Si se usa esta última opción, debe hacerse junto con el tipo de desbridamiento apropiado. En general, la terapia de presión negativa puede simplificar el cierre de la herida.

El tiempo promedio para que una incisión abdominal sane por completo es de aproximadamente uno o dos meses. Si se sospecha de dehiscencia de la herida quirúrgica es fundamental acudir al médico lo antes posible. Además, es importante mantener reposo y evitar cualquier actividad que requiera mucho esfuerzo. Esto puede perjudicar la recuperación y puede ser la causa de abertura de la incisión.

Prevención de la dehiscencia de heridas

La mejor manera de prevenir la dehiscencia de heridas después de la cirugía es seguir las instrucciones del médico y mantener reposo. Algunas recomendaciones para prevenir la dehiscencia de la herida quirúrgica son las siguientes:

  • No levantar nada que pese más de cinco kilos, ya que esto puede aumentar la presión sobre la herida.
  • Ser extremadamente cauteloso con los movimientos corporales en las primeras dos semanas de recuperación.
  • Caminar para evitar coágulos de sangre o neumonía, pero en la mayoría de los casos no realizar mayor esfuerzo que esto.
  • Comenzar con actividad física un poco más rigurosa a su propio ritmo después de dos o cuatro semanas. Si se comienza a sentir presión, descansar uno o dos días e intentar nuevamente en otro momento.
  • Después de aproximadamente un mes empezar a esforzase un poco más, pero siempre prestando atención a la respuesta del cuerpo. Si una actividad está incomodando o causando dolor, lo mejor es detenerla.

Tu opinión importaTu opinión es importante

Nuestro objetivo en Meditip es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso que tienes, tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Finalmente, ayúdanos a saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. Califica nuestro artículo y/o deja un breve comentario.

Fuentes

Clare Bates. (2018). Surgical wound dehiscence: improving prevention and outcomes. 29 de julio de 2019, de Wounds International Sitio web: https://www.woundsinternational.com/resources/details/consensus-document-surgical-wound-dehiscence-improving-prevention-and-outcomes

Wound Source. (2017). Surgical Wounds. 29 de julio de 2019, de Wound Source Sitio web: https://www.woundsource.com/patientcondition/surgical-wounds

Jennifer Whilock. (2019). Dehiscence and Evisceration. 29 de julio de 2019, de Very well health Sitio web: https://www.verywellhealth.com/what-is-dehiscence-and-evisceration-3156922

Scott Frothingham. (2018). Wound Dehiscence: When an Incision Reopens. 29 de julio de 2019, de Healthline Sitio web: https://www.healthline.com/health/wound-dehiscence

AHRQ. (2016). Selected Best Practices and Suggestions for Improvement . 29 de julio de 2019, de Agency for Healthcare Research and Quality Sitio web: https://www.ahrq.gov/sites/default/files/wysiwyg/professionals/systems/hospital/qitoolkit/combined/d4k_combo_psi14-dehiscence-bestpractices.pdf

Wound Care Centers. (2017). Dehisced Wounds. 29 de julio de 2019, de Wound Care Centers Sitio web: https://www.woundcarecenters.org/article/wound-types/dehisced-wounds

Zenén Rodríguez Fernández et al.. (2017). Consideraciones actuales acerca de la evisceración tras laparotomía en adultos. 29 de julio de 2019, de Revista Cubana de Medicina Militar Sitio web: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0138-65572017000400010

Jaclyn Gaydos. ( Wound Care Learning Network). The Patient With Surgical Wound Dehiscence. 29 de julio de 2019, de Wound Care Learning Network Sitio web: https://www.woundcarelearningnetwork.com/content/patient-surgical-wound-dehiscence




Share.

Leave A Reply