¿Qué es la Fibromialgia?

FibromialgiaEs un desorden caracterizado por dolor musculoesquelético generalizado, fatiga y problemas de sueño, memoria y de humor. Se cree que la fibromialgia incrementa la sensación de dolor porque afecta la forma en la que el cerebro lo procesa. La condición afecta principalmente músculos y huesos y en ocasiones puede ser mal diagnosticada e incluso, incomprendida.

Esta enfermedad no tiene cura, sin embargo, es tratable y controlable con el tratamiento adecuado. Las mujeres son más propensas para desarrollar fibromialgia frente a los hombres, en los cuales se presentan menos casos. No hay un rango específico para que aparezca esta enfermedad, por lo que niños y adultos mayores también pueden desarrollarla. Sin embargo, los índices más altos de personas que sufren el padecimiento oscilan entre los 30 y 50 años.

No hay un número exacto de personas que la desarrollan, aunque las investigaciones señalan que, por desgracia, podría ser un padecimiento común. Algunas estimaciones sugieren que una de cada 20 personas tiene fibromialgia en cierto grado.

data-ad-format="auto">

Causas

Aún se desconocen las causas directas que provocan esta enfermedad. Sin embargo, se relaciona con niveles anormales de ciertas sustancias químicas en el cerebro. También a causa de cambios en la forma que el sistema nervioso central procesa el dolor por todo el cuerpo. Algunos factores ligados al padecimiento son:

  • Genética: la fibromialgia tiende a ser hereditaria. Se pueden presentar algunas mutaciones genéticas que pueden colaborar a que se desarrolle esta enfermedad en alguien.
  • Infección: algunas otras enfermedades pueden desencadenar o agravar la fibromialgia.
  • Otros desórdenes: si se padece de osteoartritis, artritis reumatoide o lupus, es posible que haya más probabilidades de desarrollar fibromialgia.
  • Trauma emocional o físico: en ocasiones puede desencadenarse por sucesos traumáticos. Dar a luz, un accidente auto, ser sometido a una operación, terminar una relación o la muerte de alguien querido son ejemplos de posibles causas pueden desencadenar la enfermedad.

Síntomas

Los síntomas de la fibromialgia se pueden resumir en uno solo: dolor general. Pero no es así de sencillo, algunos de los síntomas que pueden desarrollarse son:

Dolor generalizado. El dolor asociado con la fibromialgia a menudo se describe como un dolor persistente y constante que dura por lo menos tres meses. Se considera extenso, cuando ocurre en ambos lados del cuerpo y arriba y debajo de la cintura.

Fatiga. Es normal que al padecer esta enfermedad se sienta cansancio a pesar de dormir o reposar durante largos periodos de tiempo. Las personas, a menudo ven su sueño interrumpido por el dolor, en otros casos, presentan trastornos del sueño. Algunos de estos son el síndrome de piernas inquietas y apnea del sueño.

Dificultades cognitivas. A este síntoma se le conoce como “fibroniebla” y dificulta la capacidad de enfoque, prestar atención y concentrarse en tareas mentales.

Otros síntomas comunes de la fibromialgia son:
-Dolor en el vientre, hinchazón, náuseas, estreñimiento y diarrea (síndrome del colon irritable).
-Dolores de cabeza
-Sequedad en la boca, nariz y ojos
-Sensibilidad al frío, calor, luz o sonido
-Orinar más a menudo
-Entumecimiento u hormigueo en la cara, brazos, manos, piernas o pies

Fibromialgia

Diagnóstico, Pruebas y Exámenes Clínicos

El especialista realiza una prueba sencilla que puede dar pauta al reconocimiento del padecimiento. Esta prueba consiste en checar 18 puntos específicos del cuerpo. Al presionarlos firmemente, el médico puede ver la reacción de dolor. Las pautas médicas más nuevas no requieren esta prueba, sin embargo, aún puede ser útil.

El médico también puede realizar preguntas referentes al historial clínico personal y familiar. No hay una prueba que pueda confirmar la fibromialgia, puesto que los síntomas son similares a otras condiciones. El médico querrá descartar enfermedades como tiroides hipoactiva, diferentes tipos de artritis y lupus. El diagnóstico se puede hacer si una persona ha tenido dolor generalizado durante más de tres meses.

Exámenes clínicos

Análisis de sangre. No hay pruebas de laboratorio que confirme el diagnóstico de fibromialgia. Sin embargo, el médico puede descartar otras condiciones que puedan tener los mismos síntomas. Este análisis de sangre puede incluir:

  • Hemograma completo.
  • Velocidad de sedimentación globular.
  • Prueba cíclica de péptidos citrulinados.
  • Factor reumatoide.
  • Pruebas de la función tiroidea.

Tratamientos y cuidados

Generalmente, el tratamiento consiste en combatir los síntomas, minimizándolos o mejorando la salud general. Esto puede incluir medicamentos y cuidado propio. Un solo tratamiento no trabaja con todos los síntomas.

Medicamentos

Sirven para reducir el dolor y mejorar el sueño.

Analgésicos: algunos de estos se venden sin receta, ya sea acetaminofeno, ibuprofeno o naproxeno sódico. En ocasiones, el médico puede recetar tramadol. No es recomendable recetar narcóticos, ya que puede conducir a la dependencia, incluso empeorar el dolor con el tiempo.

Antidepresivos: medicamentos como duloxetina y milnacipran pueden ayudar a aliviar el dolor y la fatiga. Probablemente el médico recete amitriptilina o el relajante muscular ciclobenzaprina para ayudar a promover el sueño.

Medicamento contra las convulsiones: estos medicamentos diseñados para tratar la epilepsia son a menudo útiles para reducir cierto tipo de dolor. Gabapentina puede ser útil, mientras que la Pregabalina es el primer medicamento aprobado por la Administración de Alimentos y Medicamentos para tratar la enfermedad.

Terapias

Algunas terapias son útiles para reducir el efecto que tiene la fibromialgia en el cuerpo. Como ejemplo:

Terapia física: el terapeuta puede recomendar ejercicios que ayudan a mejorar la fuerza, estabilidad y estamina. La hidroterapia es particularmente una buena opción.

Terapia ocupacional: un terapeuta ocupacional puede ayudar a hacer algunos ajustes a el área de trabajo. También para realizar ciertas tareas para que causen el menor estrés posible.

Asesoramiento: hablar con un consejero puede ayudar a fortalecer la confianza en las habilidades propias. Puede enseñar estrategias para lidiar con situaciones estresantes.

Medicina alternativa

fibromialgiaTerapias complementarias y alternativas para el manejo del estrés y dolor han sido practicadas por años. Algunas de estas aparentemente pueden ayudar con el estrés y combatir el dolor y han ganado reconocimiento en la medicina principal. Muchas otras permanecen sin aprobación, ya que no se han estudiado de forma adecuada.

 

Acupuntura
Es un sistema médico chino basado en la restauración del equilibrio normal de las fuerzas de la vida. Esto se hace mediante la inserción de agujas muy finas a través de la piel a diversas profundidades. Según teorías occidentales de acupuntura, las agujas causan cambios en el flujo sanguíneo, niveles de neurotransmisores en el cerebro y la médula espinal. Algunos estudios indican que puede aliviar los síntomas de la fibromialgia, mientras que otros no muestran ningún beneficio.
Terapia de Masajes
Es uno de los métodos más antiguos de salud aún en práctica. Implica el uso de técnicas de manipulación para mover los músculos del cuerpo y tejidos blandos. Puede reducir el ritmo cardiaco, relajar los músculos, mejorar el movimiento de articulaciones y aumentar la producción de analgésicos naturales del cuerpo. A menudo puede aliviar el estrés y ansiedad.
Yoga y tai chi
Estas prácticas combinan la meditación, movimientos lentos, respiración profunda y relajación. Ambos han sido encontrados útiles para el control de los síntomas de fibromialgia.

Prevención y Manejo de la Condición

No hay una forma de prevenir la fibromialgia, sino el cuidado y atención a los hábitos, la precaución y un buen estilo de vida.

El autocuidado es fundamental en el manejo de la fibromialgia.

Reducir el estrés.
Desarrollar un plan para evitar o limitar esfuerzo excesivo y estrés emocional. Dedicar tiempo para relajarse y también aprender a decir que no. No es necesario cambiar la rutina por completo, con realizar actividades mediante el manejo del estrés, meditar o realizar ejercicios de respiración profunda.

Dormir lo suficiente.
La fatiga es una de las principales características de la fibromialgia. Es necesario dormir lo suficiente, además de dedicar tiempo, se deben practicar buenos hábitos de sueño. Esto quiere decir, ir a dormir y levantarse a la misma hora todos los días y limitar las siestas durante el día.

Hacer ejercicio regularmente.
Al principio, esto puede aumentar el dolor. Pero hacerlo de forma gradual y regular disminuye los síntomas. Puede incluir caminatas, natación, ciclismo y aeróbicos acuáticos. Por medio de un fisioterapeuta se puede desarrollar un programa de ejercicios en el hogar. Estos pueden ser de estiramiento, buena postura y ejercicios de relajación.

Mantener el ritmo.
Es recomendable mantener la actividad en un nivel uniforme. Es necesario no romper sus límites en los días buenos, pues podría ocasionar tener días malos. Moderarse es clave incluso para no autolimitarse, porque se puede hacer muy poco cuando los síntomas se alargan.

Mantener un estilo de vida saludable.
Comer comida saludable. Limitar su consumo de cafeína. Es recomendable hacer actividades que resulten agradables o satisfactorias.

Fuentes

NHS Choices. (2015). Fibromyalgia . 2017, de NHS Sitio web: http://www.nhs.uk/Conditions/Fibromyalgia/Pages/Introduction.aspx

Mayo Clinic Staff. (2017). Fibromyalgia. 2017, de Mayo Clinic Sitio web: http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/fibromyalgia/home/ovc-20317786

WebMD. (-). What Is Fibrimyalgia?. 2017, de WebMD Sitio web: http://www.webmd.com/fibromyalgia/default.htm

¡Califica nuestro artículo!

100%
100%
¡Excelente!

Ayúdanos a mejorar. Califica nuestro artículo para que sepamos si te fue útil y es de tu agrado, o bien, podamos mejorarlo para lectores futuros. ¡Gracias!

  • Clasificación de Usuarios (3 Votos)
    5.1
Compartir en:

Escríbenos