¿Qué es la infección por H. pylori?

La helicobacter pylori, también conocida como H. pylori, es un tipo común de bacteria que crece en el tracto digestivo, la cual tiene una tendencia a atacar el revestimiento del estómago. Estas infecciones normalmente son inofensivas, sin embargo, son las responsables de la mayoría de las úlceras en el estómago e intestino delgado, así como la causa de la gastritis.

Esta bacteria, suele presentarse durante la infancia. En muchos casos, esta infección no presenta síntomas, no obstante, puede provocar otras enfermedades como úlceras pépticas o gastritis.

La H. pylori infecta aproximadamente al 60% de la población adulta mundial.

data-ad-format="auto">

¿Cómo puede ser esta bacteria la causa de la gastritis?

H. pylori

Esta bacteria se adapta para vivir en el entorno ácido del estómago, logrando cambiar el entorno que la rodea, reduciendo la acidez para lograr sobrevivir.

La “H” en el nombre es la abreviatura de helicobacter. “Helico” significa espiral, por lo que podemos entender que la bacteria tiene forma de espiral.

La forma en espiral de la H. pylori le permite penetrar el revestimiento del estómago, donde se protege de las células inmunitarias debido a la mucosidad de la zona. Esto puede conducir a problemas estomacales.

¿Qué causa esta infección?

Actualmente no se sabe cómo se propaga esta infección. Esta bacteria ha estado en contacto con el humano por miles de años; se cree que se puede pasar de boca a boca, cuando una persona no tiene buena higiene o incluso por ingerir alimentos o agua contaminada.

Se cree que la H. pylori causa problemas estomacales cuando penetra en el revestimiento mucoso del estómago y genera algunas sustancias que neutralizan los ácidos estomacales.

Esta combinación provoca una irritación en el revestimiento del estómago, ocasionando úlceras en este, o en el duodeno, que es la primera parte del intestino delgado.

Síntomas

La mayoría de las personas que tiene H. pylori no presenta síntomas.

Estos se presentan cuando se forma una úlcera, la cual puede presentar dolor abdominal punzante. Tomar algún medicamento o ingerir alimentos puede ayudar contra este dolor. Es recomendable visitar al médico en este caso.

Algunos otros síntomas relacionados con esta bacteria pueden ser: Eructos excesivos Sensación de estar inflamado Náuseas Acidez Fiebre Falta de apetito Anorexia Pérdida de peso inexplicable Si presenta dificultad al tragar, anemia o llega a aparecer sangre en el excremento o este es de color negro, es necesario acudir al médico de manera inmediatamente.

Factores de riesgo

Los niños tienen un mayor riesgo de contraer H. pylori, debido a su falta de higiene en la mayoría de los casos.

Los factores de riesgo de todas las personas dependerán de su entorno y estilo de vida, se encuentra en mayor riesgo si:

  • Vive en un país en desarrollo
  • Comparte vivienda con una persona que contiene la bacteria
  • Vive en una casa con demasiadas personas
  • No tiene acceso a agua caliente, recordemos que esta ayuda a eliminar las bacterias y mantener las zonas limpias

Durante los últimos años se ha comprobado que las úlceras pépticas son causadas por este tipo de bacterias, en lugar del estrés o la ingesta de algunos alimentos ácidos o picosos.

De igual manera, el uso de medicamentos antinflamatorios no esteroideos (AINE) aumentan el riesgo de desarrollar una úlcera péptica.

“Alrededor del 10% de las personas infectadas con H. pylori desarrolla una úlcera péptica.”
-Clinica Mayo

Diagnóstico

El médico va a preguntar acerca del historial médico, sobretodo algunos antecedentes familiares con respecto a la enfermedad. Es importante decirle al médico si se está tomando algún medicamento, vitamina o suplemento alimenticio.

Si los síntomas son de una úlcera péptica, este preguntará específicamente sobre el consumo de AINE, como el ibuprofeno.

Una vez que el médico tenga la información sobre el historial médico y demás, este puede mandar realizar otras pruebas para ayudar a confirmar el diagnóstico, estas pueden ser:

  • Examen físico: El médico examinará su estómago para verificar signos de hinchazón, sensibilidad o dolor, así como algún sonido dentro del abdomen.
  • Prueba de sangre: Es posible que el médico requiera muestras de sangre para verificar la existencia de anticuerpos contra la H. pylori. Para esta, un proveedor de atención médica extraerá una pequeña cantidad de sangre de su brazo, posteriormente la muestra se enviará a un laboratorio para su análisis.
  • Prueba de heces: En algunos casos es necesario realizar esta prueba para detectar algunos signos de H. pylori. El médico proveerá de un recipiente, en el cual podrá guardar una muestra de material fecal, posteriormente la muestra será enviada a un laboratorio para su análisis. Esta prueba requerirá la suspensión de cualquier medicamento que se esté utilizando.
  • Test de respiración: En esta prueba deberá ingerir una preparación que contenga urea, ya que las bacterias de H. pylori liberan un enzima que descompone esta combinación, y liberará dióxido de carbono, el cual será detectado por otro dispositivo.

Endoscopia: Si se lleva a cabo una endoscopia, el médico insertará un instrumento delgado y largo llamado endoscopio por la boca, el cual llegará hasta el estómago y el duodeno. Una cámara que se encuentra en el instrumento mandará unas imágenes a un monitor para que el médico las pueda analizar. Cualquier área anormal será inspeccionada. Si es necesario, el médico tomará algunas muestras de esta zona para poderlas analizar.

Complicaciones

Las infecciones por H. pylori normalmente conducen a úlceras pépticas, sin embargo, estas pueden provocar complicaciones más graves, tales como:

  • Hemorragia interna, la cual puede ocurrir cuando la úlcera se rompe a través de los vasos sanguíneos, provocando anemia por falta de hierro.
  • Obstrucción, que puede ocurrir cuando un tumor impide que la comida salga del estómago.
  • Perforación, se presenta cuando la úlcera se rompe través de la pared del estómago.
  • Peritonitis, es una infección en el revestimiento de la cavidad abdominal.

Diversos estudios han demostrado que las personas infectadas tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de estómago.

Tratamiento

En el particular caso de que la infección no este causando algún problema, y el riesgo de desarrollar cáncer de estómago quede eliminado, no será necesario ningún tratamiento.

Por el lado contrario, si tiene parientes cercanos con cáncer de estómago o algún problema de úlcera de estómago o duodenal, es posible que el médico solicite algún tratamiento, el cual cure la úlcera y reduzca la posibilidad de desarrollar cáncer de estómago.

Medicamentos

El tratamiento más común consiste en tomar una combinación de dos antibióticos, junto con un tercero que reduzca el ácido estomacal. Disminuir el ácido estomacal ayuda a que los otros dos antibióticos desempeñen mejor su función. Este normalmente recibe el nombre de terapia triple.

Algunos de los medicamentos empleados en el tratamiento incluyen:

  • Inhibidores de la bomba de protones (IBP), como lansoprazol, esomeprazol, pantoprazol o rabeprazol.
  • Metronidazol, de 7 a 4 días.
  • Amoxicilina, de 7 a 14 días.

El tratamiento puede variar dependiendo su historial médico o alguna alergia a medicamentos.

Después del tratamiento se realizará una prueba de seguimiento. En la mayoría de los casos solo se necesita una ronda de antibióticos para eliminar la infección, sin embargo, es posible que en algunos casos no sean suficientes o se deban cambiar los medicamentos.

Estilo de vida y dieta

Actualmente no hay evidencia de que la alimentación influya en la prevención o que sea la causa de la úlcera péptica en personas que tienen H. pylori. Hablando específicamente de la úlcera péptica, evitar alimentos picantes, productos con tabaco y bebidas alcohólicas, puede prevenir el empeoramiento de esta.

Panorama

H. pylori

En la mayoría de los casos, las infecciones por H. pylori no causan ninguna dificultad. En caso de tener síntomas y recibir tratamiento, el pronóstico a largo plazo generalmente es positivo.

Normalmente a las cuatro semanas, el médico verifica que el tratamiento haya sido efectivo; dependiendo la edad, la prueba puede ser de urea o de heces.

Si desarrolla enfermedades asociadas con la infección de H. pylori, el pronóstico dependerá del padecimiento desarrollado, cómo se diagnostique y cómo se trate.

Si la infección sigue presente después de una ronda de tratamiento, es posible que se vuelva a desarrollar la úlcera, o en casos aislados, cáncer.

Llegue preparado a su cita con el médico

Las citas con el médico suelen ser cortas, por eso, ir preparado a su cita es lo mejor.

En el caso de una infección por H. pylori, el médico realizará muchas preguntas sobre los síntomas y el historial médico, por lo que lo mejor sería escribir las posibles respuestas a las siguientes preguntas:

  • ¿Cuándo comenzaron sus síntomas?
  • ¿Hay algo que los haga mejorar o empeorar?
  • ¿Alguna vez tus padres o hermanos tuvieron problemas similares?
  • ¿Qué medicamentos o suplementos toma regularmente?

Estas y muchas más preguntas pueden ahorrar mucho tiempo en la consulta, de igual manera, no dude preguntar a su médico lo que surja en el momento.

Fuentes

Healthline. (-). H. pylori Infection. 27 de noviembre de 2017, de Healthline Sitio web: https://www.healthline.com/health/helicobacter-pylori#overview1

Mayo Clinic staff. (2017). Helicobacter pylori (H. pylori) infection. 27 de noviembre de 2017, de Mayo Clinic Sitio web: https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/h-pylori/diagnosis-treatment/drc-20356177

¡Califica nuestro artículo!

100%
100%
¡Excelente!

Ayúdanos a mejorar. Califica nuestro artículo para que sepamos si te fue útil y es de tu agrado o bien, podamos mejorarlo para lectores futuros. ¡Gracias!

  • Clasificación de Usuarios (2 Votos)
    10
Compartir en:

Escríbenos