Qué es la influenza

Contagio de la influenza: virus de la influenzaLa influenza, conocida también como gripe, es una enfermedad potencialmente mortal y muy contagiosa del tracto respiratorio causada por el virus de la influenza. Cada año, esta enfermedad causa infecciones graves y muertes en todo el mundo, generalmente en los meses de invierno. A esto se conoce como influenza estacional. Debido a cierta inmunidad preexistente a las cepas estacionales por el contagio de la influenza, la mayoría de las personas solo sufren una enfermedad autolimitada. Esto significa en palabras muy sencillas que la enfermedad a menudo termina sin tratamiento. Los síntomas de influenza pueden durar desde unos pocos días hasta varias semanas.

La influenza puede llevar a complicaciones y en algunos casos ser una enfermedad grave y causar la muerte.

Existen factores riesgo que debe considerarse para el manejo y contagio de la influenza. Personas de edad avanzada, con sistemas inmunológicos deficientes y con enfermedades respiratorias, cardíacas y endocrinas preexistentes pueden tener complicaciones por esta enfermedad. No obstante, la gripe y sus complicaciones pueden causar la muerte de adultos y niños sanos.

Tipos de influenza

Existen tres tipos de virus de la influenza que infectan a los humanos: los tipos A, B y C. Solo la influenza A y la influenza B causan brotes importantes y enfermedades graves. Estos tipos se incluye en las vacunas contra la influenza estacional. La influenza C causa una enfermedad común parecida al resfriado en los niños. Solo se sabe que la influenza A ha sido responsable de pandemias.

Los virus de la influenza A y B tienen dos proteínas principales en el exterior del virus: la hemaglutinina (H); y las proteínas neuraminidasa (N). Estas proteínas se conocen como “antígenos” porque son las estructuras a las que responde nuestro sistema inmunológico. Las nuevas cepas de influenza A y B emergen continuamente debido a la tendencia de estos antígenos H y N a cambiar.

El período de contagio de la influenza tipo A y tipo B es muy similar. Las personas que contraen cualquiera de los dos tipos pueden transmitir el virus a otras personas desde una distancia de hasta tres metros cuando tosen o estornudan.

Contagio de la influenza: tipos de influenza

De los virus de la influenza A solo los subtipos H1, H2 y H3 se ha transmitido fácilmente entre humanos. Solo los subtipos H1 y H3 están circulando actualmente y causan influenza estacional en humanos.

Si bien la influenza B es esencialmente una enfermedad humana, los virus de la influenza A se encuentran en muchas especies. La influenza A se presenta como formas o subtipos distintos basados principalmente en su antígeno hemaglutinina, de los cuales existen 16 versiones diferentes. Las aves acuáticas son el huésped natural de los virus de la influenza A. Sin embargo, de vez en cuando los virus de la influenza A han saltado con éxito la barrera de las especies y se han establecido en otros animales y en los humanos.

Contagio de la influenza

El contagio de la influenza se da porque el virus viaja a través del aire en forma de gotitas cuando alguien infectado estornuda. Una persona puede inhalar dichas gotitas directamente o recoger los gérmenes de objetos comunes, como pasamanos, teléfonos, teclados, etcétera. Después los gérmenes viajan a ojos, nariz o boca.

Las personas con el virus pueden contagiar a otros desde un día antes de que aparezcan los síntomas de la influenza. Estos se extienden aproximadamente hasta cinco días después de que comiencen. Los niños y las personas con un sistema inmunológico débil pueden contagiar a otros durante un período un poco mayor.

Los virus de la influenza están en constante cambio, con nuevas cepas apareciendo con regularidad. Si una persona tuvo influenza previamente, el cuerpo ya produjo anticuerpos para luchar contra esa cepa particular del virus. Si los futuros virus de influenza son similares a los que ha encontrado antes, ya sea por tener la enfermedad o por la vacunación, esos anticuerpos pueden evitar la infección o disminuir su gravedad.

Sin embargo, los anticuerpos hechos debido a previos virus encontrados antes no pueden proteger de nuevos subtipos de influenza. Esto porque pueden ser inmunológicamente diferentes a los anteriores.

Síntomas de la influenza

Confundir la influenza con un resfriado es algo común. Los síntomas de la influenza y el resfriado pueden incluir escurrimiento y congestión nasal, dolor de garganta y tos. Para poder distinguirlos, es necesario conocer los síntomas de la influenza que son diferentes a los de un resfriado, por ejemplo:

  • Fiebre
  • Sudor frío y escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Dolor en articulaciones y extremidades
  • Cansancio, fatiga

También pueden presentarse síntomas gastrointestinales como náusea, vómito y diarrea. Estos son más comunes en niños que en adultos.

Normalmente los síntomas de la influenza duran alrededor de una semana. Sin embargo, la sensación de cansancio puede continuar durante algunas semanas. Vale la pena señalar que no todas las personas que sufrieron el contagio de la influenza tienen todos los síntomas. Por ejemplo, es posible que tengan gripe sin fiebre.

A menudo, la fatiga es uno de los primeros signos de influenza y resfriado. Con la influenza, la fatiga suele ser más extrema. Otros síntomas tempranos pueden incluir tos, dolor de garganta, fiebre, cuerpo cortado, escalofríos y cambios gastrointestinales.

Síntomas de la influenza

Diagnóstico de la influenza

Si hay muchos casos de influenza en una región y se presentan síntomas de la influenza que son comunes, el doctor puede diagnosticarla y tratarla sin usar una prueba. Las pruebas de influenza pueden ser útiles, pero no siempre son necesarias para obtener un diagnóstico.

Sin embargo, las pruebas de influenza pueden ser especialmente útiles cuando la actividad de la enfermedad es baja en el área y el doctor quiere confirmar el diagnóstico. Hay muchos virus que causan lo que pueden parecer síntomas de la influenza. Si la enfermedad no es causada por el virus de la influenza, es posible que los medicamentos antivirales no ayuden. Por esta razón no se debe usar en el tratamiento. Además, es menos probable que se desarrolle complicaciones severas de enfermedades similares a la influenza que de la influenza misma, por lo que es posible que no se necesite medicamentos antivirales.

Pruebas de la influenza

En ocasiones el doctor puede decidir realizar una prueba de influenza. Por lo general, esto implicará un cultivo nasal o de garganta. Esta prueba puede realizarse en el consultorio. Los resultados tardan unos 15 minutos. Algunas pruebas pueden indicar al doctor si el paciente tiene influenza A o influenza B, mientras que otras solo dan un resultado positivo o negativo.

Estas pruebas se conoce como pruebas rápidas y aunque son útiles, no son definitivas. Esto porque los falsos negativos son comunes. Esto quiere decir que incluso cuando la prueba es negativa, si se tiene síntomas de la influenza significativos y el contagio de la influenza es alto en el área, es posible que el doctor diagnostique la enfermedad.

Los laboratorios especializados pueden realizar otras pruebas más precisas. Esto determina exactamente qué tipo de influenza (como H1N1) está causando la enfermedad durante la temporada. Estas pruebas ayudan a los investigadores a determinar qué cepas de influenza están circulando en un área determinada. Son útiles para los funcionarios de salud pública porque ayudan a ver la gravedad de un brote de la enfermedad. Asimismo, ayuda a averiguar la mejor manera de tratar la cepa en particular y a planificar futuras vacunas contra la influenza.

Debido a que el tratamiento debe comenzar poco después del contagio de la influenza para ser beneficioso, estas pruebas especializadas no se utilizan para hacer un diagnóstico.

En pacientes críticos, en salas de urgencias o terapia intensiva, existen pruebas de influenza que pueden dar un diagnóstico en una hora. Esto permite un tratamiento oportuno y mejora el pronóstico de recuperación.

Tratamiento de la influenza

Síntomas de la influenza: persona con gripaPor lo general, para tratar la influenza no se necesita nada más que reposo y muchos líquidos. En algunos casos, el médico puede recetar un medicamento antiviral, como oseltamivir o zanamivir. Si se toma poco después de notar síntomas de la influenza, estos medicamentos pueden acortar la enfermedad en aproximadamente un día y ayudar a prevenir complicaciones graves.

Oseltamivir es un medicamento oral. Zanamivir se inhala a través de un dispositivo similar a un inhalador para asma. Este no debe ser usado por ninguna persona con problemas respiratorios, como asma y enfermedad pulmonar. Es necesaria la evaluación de un médico antes de iniciar el tratamiento con cualquier medicina.

Los efectos secundarios de los medicamentos antivirales pueden incluir náusea y vómito. Estos efectos secundarios pueden disminuir si el medicamento se toma con alimentos. Oseltamivir también se ha asociado con delirios y conductas de autolesión en adolescentes.

Algunas cepas de influenza se han vuelto resistentes a la amantadina y la rimantadina, que son medicamentos antivirales más antiguos.

Es especialmente relevante que los gobiernos de muchos países hacen un gran esfuerzo por prevenir el contagio de la influenza. Esto incluye campañas de vacunación y de control en caso de brotes. La prevención es la primera estrategia de tratamiento de la influenza.

Meditip: tu opinión es importanteTu opinión es importante

Nuestro objetivo en Meditip es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso que tienes, tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Ayúdanos a saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. Califica nuestro artículo y/o deja un breve comentario.

Fuentes

National Center for Immunization and Respiratory Diseases. (2018). Influenza (Flu) Viruses. 4 de diciembre de 2018, de Centers for Disease Control and Prevention Sitio web: https://www.cdc.gov/flu/about/viruses/index.htm

National Institute of Allergy and Infectious Diseases. (2017). Influenza. 4 de diciembre de 2018, de National Institutes of Health Sitio web: https://www.niaid.nih.gov/diseases-conditions/influenza

The Departament of Health. (2015). What is influenza?. 4 de diciembre de 2018, de Australian Government Sitio web: http://www.health.gov.au/internet/main/publishing.nsf/Content/about-pandemic-whatis

National Vaccine Information Center. (2017). What is Influenza?. 4 de diciembre de 2018, de National Vaccine Information Center Sitio web: https://www.nvic.org/vaccines-and-diseases/influenza/what-is.aspx

Mayo Clinic Staff. (2018). Influenza (flu). 4 de diciembre de 2018, de Mayo Clinic Sitio web: https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/flu/symptoms-causes/syc-20351719

Alina Bradford. (2018). The Flu (Influenza): Causes, Symptoms & Treatment. 4 de diciembre de 2018, de LiveScience Sitio web: https://www.livescience.com/54509-flu-influenza.html

Kristina Duda. (2018). How Is the Flu Diagnosed?. 4 de diciembre de 2018, de Verywell Health Sitio web: https://www.verywellhealth.com/how-is-the-flu-diagnosed-770483

Christian Nordqvist. (2017). All you need to know about flu. 4 de diciembre de 2018, de Medical News Today Sitio web: https://www.medicalnewstoday.com/articles/15107.php

Compartir en:

Escríbenos