Qué es la prueba de la hormona antimulleriana

En los últimos años, la hormona antimulleriana se ha consolidado como un indicador muy importante de la fertilidad femenina. Se estima que los avances científicos sobre la hormona antimulleriana podrán calcular cuánto tiempo una mujer seguirá siendo fértil.  Esto quiere decir que la prueba de la hormona antimulleriana arroja un buen reflejo cuantitativo de la reserva ovárica.

En este artículo explicaremos cuál es la relación de la edad con la fertilidad. Veremos qué es la reserva ovárica, la hormona antimulleriana y cuál es su importancia en la fertilidad de la mujer. Finalmente, en qué casos puede resultar ventajoso hacerse una prueba de hormona antimulleriana.

Maternidad y cambios sociales 

Hoy en día la decisión de ser madre se retrasa cada vez más por distintas razones. En los últimos 50 años una serie de variables han influido en este fenómeno. Entre ellas, el aumento del nivel educativo y la inserción en la fuerza laboral por parte de las mujeres. Así como el conocimiento de sus derechos sexuales Mujer joven con cuatro hijos: fertilidad femeninay reproductivos. Estos factores han elevado la edad promedio en la que las mujeres deciden tener su primer hijo. Hace 35 años las mujeres normalmente ya habían completado sus familias a la edad de 30 años. Actualmente, es alrededor de esa edad cuando se empieza a considerar embarazarse. Postergar la maternidad nos lleva inevitablemente a hablar de la fertilidad femenina.

El retraso de la maternidad ha aumentado la tasas de infertilidad. Cada vez es más común que mujeres y parejas busquen embarazarse a una edad más avanzada. En ocasiones la fertilización puede ser más difícil de lograrse. Muchos sabemos esto de manera intuitiva, es decir, que a mayor edad las probabilidades de lograr un embarazo disminuyen. Sin embargo a veces es útil conocer el proceso biológico detrás de este fenómeno para estar mejor informados.

Infertilidad en mujeres y hombres

Es una hecho biológico que a medida que las mujeres y los hombres envejecen, su potencial para tener hijos disminuye. La infertilidad se estudia y clasifica como infertilidad primaria e infertilidad secundaria. La primaria se refiere a cuando no se ha logrado nunca un embarazo y la secundaria, si tras haber tenido un hijo o un aborto, no se logra volver a concebir. Investigaciones ha demostrado que la infertilidad secundaria es más común que la fertilidad primaria.

La infertilidad afecta a aproximadamente el 15 % de las parejas a nivel mundial. Una investigación realizada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) estimó que en 2010, 48.5 millones de parejas en todo el mundo no pudieron tener un hijo. Descubrieron que el 1.9 % de las mujeres de 20 a 44 años que querían un hijo no pudieron tener su primer nacimiento  y el 10.5 % de las mujeres que habían dado a luz anteriormente no pudieron tener otro bebé después de cinco años de intentarlo.

En general se considera que la infertilidad masculina es responsable de  20 a 30 % de los casos de infertilidad. 

Nuevas investigaciones sobre fertilidad femenina

Los cambios sociales antes mencionados han motivado mayor investigación científica y avances tecnológicos alrededor de las posibles razones de infertilidad. A su vez, se ha desarrollo de una pujante industria en torno a esto. Un ejemplo de ello son las clínicas de infertilidad y tratamientos de reproducción asistida. Pero por otro lado, estos mismos cambios también exigen una mejor educación de la población respecto a las implicaciones de retrasar la maternidad. Aún si se es joven, es bueno estar oportunamente informados para tomar una decisión más adelante. No importa si se es mujer u hombre. Pero sobre todo si se desea y planea tener hijos en algún momento de la vida.

Entre estas nuevas investigaciones, la hormona antimulleriana ha cobrado una particular relevancia en torno al tema de la fertilidad femenina. En los últimos años, la prueba de la hormona antimulleriana se ha establecido como un nuevo y prometedor marcador de la función ovárica. Esto significa, de manera general, que es un buen indicador de la fertilidad femenina. De manera opuesta, una de las razones de infertilidad es aquella asociada a la edad y baja reserva ovárica. Por fortuna, hoy en día la hormona antimulleriana puede indicarnos qué tan pronto puede agotarse la reserva ovárica.

Tal vez te interese : Qué es una hormona

Fertilidad femenina

fertilidad femenina, reserva ovárica y el reloj biológicoEn las sociedades actuales, en general las mujeres son más sanas y cuidan más su salud. Sin embargo, debemos tomar en cuenta que esto no compensa la disminución natural de la fertilidad relacionada con la edad. Es importante comprender que la disminución de la fertilidad es un proceso completamente normal. Esto se debe a la natural disminución de la reserva ovárica.

La fertilidad femenina disminuye a medida que la mujer envejece. Esto se explica por la disminución en la cantidad de óvulos que permanecen en los ovarios. Esta disminución puede tener lugar mucho antes de lo que la mayoría de las mujeres esperan.

La fertilidad de la mujer comienza a disminuir alrededor de los 30 años. Por ello se considera que el momento más fácil para quedar embarazada es antes de esta edad. Se estima que la fertilidad femenina termine de cinco a 10 años antes de la menopausia.

Qué es la reserva ovárica

Las mujeres nacen con una provisión de óvulos determinada. A dicha cantidad de óvulos disponibles, se le llama reserva ovárica. Con la edad, la reserva ovárica disminuye gradualmente en calidad y cantidad. La cantidad de óvulos en el primer ciclo menstrual oscila entre 300 mil y 400 mil. A los treinta años, la cantidad de óvulos de un ciclo menstrual va de 39 mil a 52 mil (13 % de los óvulos que había en la pubertad). A los cuarenta años, el número es de entre 9 mil y 12 mil (3% de los óvulos que teníamos en la primera adolescencia. Además, hay que saber que no todos estos son viables. Debemos saber que no todos los óvulos son proclives para ser fecundados de manera exitosa.

Los óvulos se puede cuantificar a partir de ciertos indicadores. Existen métodos de medición para la reserva ovárica. Una de ellas es la ecografía vaginal y el recuento folicular. Esta obtiene una idea proporcional de la cantidad de óvulos que existen por medio del recuento de folículos. Otro método es la prueba de la hormona antimulleriana.

Gráfica edad y reserva ovárica

 

Qué es la hormona antimulleriana

La hormona antimulleriana (HAM o AMH) es una hormona proteica. Por mucho tiempo se ha conocido su papel en el desarrollo sexual fetal. Pero no ha sido sino hasta en los últimos 15 años que la hormona antimulleriana ha cobrado relevancia en relación a la fertilidad femenina. Actualmente el interés en la prueba de la hormona antimulleriana tiene que ver con preocupaciones o sospechas de infertilidad.

La hormona antimulleriana refleja la actividad de los ovarios durante la vida de una mujer. Asimismo, proporciona una estimación del suministro de óvulos restante. El nivel de hormona que tiene una mujer muestra su capacidad de producir óvulos que puedan fertilizarse.

Cuál es la importancia de la hormona antimulleriana en la fertilidad femenina

Los niveles de hormona antimulleriana son un indicador de la fertilidad femenina. Cuando una mujer tiene una reserva ovárica alta, se estima que tiene más posibilidades de lograr un embarazo. Saber esto es de gran utilidad y puede tener muchas aplicaciones.

Por ejemplo, si una mujer tiene una reserva ovárica alta, es posible que pueda esperar más tiempo antes de buscar embarazarse. Pero si la reserva ovárica es baja, las posibilidades disminuyen. Lo anterior sugiere que si se desea embarazarse, no se recomendaría esperar mucho tiempo más.

Mujer embarazada manejando

De esta manera, la prueba HAM es también útil para identificar una disminución prematura de la reserva en mujeres jóvenes. También puede servir para identificar a aquellas que aún tienen potencial reproductivo. Se podría considerar que una de las razones de infertilidad está asociada a niveles bajos de hormona antimulleriana.

No siempre existe una relación proporcional entre la edad y la reserva ovárica. Mujeres de la misma edad pueden tener distinta reserva ovárica. Puede haber factores genéticos o hábitos de vida que promueven una disminución temprana de la reserva ovárica. Se considera que ni la edad ni la hormona foliculoestimulante (FSH) son indicadores suficientes para la evaluar la capacidad reproductiva. Es por eso que, en este contexto, la hormona antimulleriana representa un indicador prometedor.

Origen de la hormona antimulleriana

La hormona antimulleriana es una sustancia importante en el proceso de diferenciación sexual del embrión. Durante los primeros meses posteriores a la fecundación, un feto tiene el potencial de desarrollar órganos sexuales masculinos o femeninos, dependiendo de las influencias genéticas y hormonales. Además de los cromosomas, esta hormona es una de estas principales influencias.

Johannes Peter Müller, anatomista y fisiologista, estudió la embriología de los órganos genitales. En 1830 describió por primera vez el llamado conducto de Müller. Es en 1947 cuando Alfred Jost descubrió que una sustancia distinta a la testosterona es la responsable de la regresión de los conductos de Müller. A este componente testicular se le llamó hormona de Müller. Esta hormona tiene un papel fundamental en el proceso que determina cuáles serán los órganos sexuales del feto.

Fisiología de la hormona antimulleriana

Antes de que se desarrollen los órganos sexuales, existen dos órganos neutros precursores en un feto: el conducto de Wolff y el conducto de Müller. El conducto de Wolff se convertirá en las estructuras del tracto genital masculino. El conducto de Müller es el que al desarrollarse se convertirá en el órgano reproductor femenino.

Esto sucede alrededor del tercer mes del desarrollo fetal. En este momento, las células de Sertoli de los testículos de los fetos XY secretan esta hormona. Dicha hormona hace que el conducto de Müller se atrofie en lugar de convertirse en trompas de falopio y útero. Si las gónadas no secretaran testosterona y hormona de Müller en el momento adecuado, los genitales se desarrollarían en dirección femenina.

Dicho de otra manera, esta hormona impide el desarrollo y transformación del conducto de Müller en órganos sexuales femeninos. Por este motivo, dicha hormona recibe también el nombre de factor inhibidor de Müller (FIM), hormona inhibidora de Müller (HIM) o sustancia inhibidora de Müller (SIM).

Cómo hace la hormona antimulleriana que se desarrollen los órganos genitales del feto

Imagen propiedad de: https://www.reproduccionasistida.org/la-hormona-antimulleriana-amh/

Cómo actúa la hormona antimulleriana

La acción de la hormona antimulleriana se lleva a cabo en el proceso de foliculogénesis. La foliculogénesis es la formación y maduración del folículo ovárico. Los folículos son la unidad funcional básica en los ovarios. Su función es el apoyo de lo ovocitos. Antes de que los ovocitos maduren, el ovario contiene un número determinado de folículos primordiales inmaduros.

La hormona antimulleriana funciona como reguladora del crecimiento folicular. Es secretada por las células de la granulosa de los folículos en crecimiento. Según la etapa de desarrollo, se distingue distintos tipos de folículos: folículos primarios, secundarios, preantrales y antrales pequeños. La secreción de hormona antimulleriana aumenta a medida que se desarrollan los folículos. Esta no se puede detectar en los folículos primordiales en reposo. Pero la expresión aumenta rápidamente una vez que un folículo alcanza las etapas preantral y antral.

La hormona antimulleriana tiene dos mecanismos principales de acción en el ovario. En primer lugar, la hormona antimulleriana inhibe el reclutamiento inicial de folículos primarios del grupo de folículos primordiales en reposo. Además, la HAM inhibe la sensibilidad de los folículos antrales a la hormona foliculoestimulante (FSH) durante el reclutamiento cíclico. De esta manera, la hormona antimülleriana previene el agotamiento prematuro del grupo folicular.

Prueba de hormona antimulleriana

Esta prueba mide los niveles de hormona antimulleriana en la sangre. Desde hace algunos años esta prueba se ha consolidado como el principal predictor de la reserva ovárica. El nivel de hormona antimulleriana en la sangre es un indicador de cómo se encuentra la reserva ovárica. Es decir, de la cantidad de óvulos disponibles en los ovarios. La presencia de hormona antimulleriana indica un mayor o menor número de folículos.

Este parámetro de medición se considera más estable y con menos variabilidad que la Hormona foliculoestimulante (FSH). La FSH suele variar a lo largo del ciclo menstrual. Sin embargo la hormona antimulleriana (AMH o HAM) puede medirse en la sangre en cualquier momento del ciclo.
Los niveles de hormona antimulleriana se mide en nanogramos por mililitro (ng/mL). Se considera que valores por debajo de 1 ng/mL indican una reserva ovárica baja.

La prueba de la hormona antimulleriana indica si, en relación a la edad, la reserva de óvulos es normal, alta o baja. Sin embargo, un dato que no ofrece es la calidad de dichos óvulos.

Niveles de hormona antimulleriana

En las mujeres, los niveles de la hormona antimulleriana alcanzan su punto máximo alrededor de la pubertad y permanecen relativamente constantes hasta después de la menopausia. Después de la menopausia, no quedan folículos y los niveles de la hormona antimulleriana disminuyen. A continuación se muestra una tabla que muestra valores indicativos del estado de la reserva ovárica.

Tabla de valores de la hormona antimulleriana

¿Necesito una prueba de hormona antimulleriana?

Una prueba de hormona antimulleriana puede ser útil si una mujer:

  • Ha estado intentando concebir durante más de seis meses y desea verificar que su reserva ovárica sea adecuada para su edad.
  • Está considerando la Fertilización In Vitro u otros tratamientos de fertilidad. Los niveles bajos de HAM podrían indicar una respuesta potencialmente pobre a la fertilización in vitro. Por el contrario, un nivel alto puede indicar una respuesta exagerada a la medicación de la fertilización in vitro.
  • Ha recibido quimioterapia o cirugía de ovario y quiere saber si ha afectado su fertilidad futura.
  • Sospecha un tumor ovárico.
  • Le gustaría concebir en el futuro y quiere entender su posición actual.

Qué pasa si tengo un nivel bajo de hormona antimulleriana

Como ya vimos, un nivel bajo de hormona antimulleriana indica una baja reserva de óvulos. Esto implica una menor probabilidad de que uno de ellos pueda ser fecundado de manera exitosa. Algunos estudios sugieren que los niveles de hormona antimülleriana pueden ser más bajos de lo normal en mujeres que sufren insuficiencia ovárica prematura. En este caso, un médico puede considerar referirlo a un especialista en fertilidad. Esto permite obtener más explicaciones y analizar diversas opciones.

Qué pasa si tengo un nivel alto de hormona antimulleriana

Los altos niveles de hormona antimulleriana pueden estar asociados con el síndrome de ovario poliquístico. Como ya vimos, la prueba de la hormona antimulleriana puede ser útil en ciertos contextos. Principalmente aquellos relacionados con la fertilidad femenina o posibles razones de infertilidad. Sin embargo hay que tomar en cuenta que muchos otros factores pueden afectar la fertilidad de la mujer. También pueden existir otras razones de infertilidad. La prueba de la hormona antimulleriana no es per se un diagnóstico definitivo de insuficiencia ovárica prematura o síndrome de ovario poliquístico. Tanto la prueba como su análisis y posterior diagnóstico lo debe realizar un médico calificado.

Tu opinión es importante

Tu opinión importaNuestro objetivo en Meditip es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso que tienes, tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Ayúdanos a saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. Califica nuestro artículo y/o deja un breve comentario.

Fuentes

Buongiorno, G., Capecce, E., Pelanda, M., Dicugno, González de Sampaio, E., Corazza, N., Peñaloza,M. & Sequer, A.. (2016). La hormona antimülleriana como marcador de función ovárica. 10 enero de 2020, de Sociedad Argentina de Endocrinología y Metabolismo Sitio web: https://www.elsevier.es/es-revista-revista-argentina-endocrinologia-metabolismo-185-articulo-la-hormona-antimulleriana-como-marcador-S0326461016300377 

Bhide, P., Gudi, A., Homburg, R. & Shah, A.. (2012). The role of anti‐müllerian hormone as a predictor of ovarian function. 14 de enero de 2020, de Royal College of Obstetricians and Gynaecologists Sitio web: https://obgyn.onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/j.1744-4667.2012.00112.x

García-Alix, A., Lindhard, A., & Sørensen, S.. (2012). The role of anti‐Müllerian hormone in female fertility and infertility – an overview. 8 de enero de 2020, de Nordic Federation of Societies of Obstetrics and Gynecology Sitio web: https://obgyn.onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/j.1600-0412.2012.01471.x 

Selvaratnam, T. (2014) The big lie. Motherhood, feminism, and the reality of the biological clock, Amherst, New York: Prometheus Books. 

Society for Endocrinology. (2018). Anti-Müllerian hormone. 13 de enero 2020, de Society for Endicronology Sitio web: https://www.yourhormones.info/hormones/anti-muellerian-hormone/

American Society for Reproductive Medicine. (2012). Age and Fertility. 10 de enero de 2020, de American Society for Reproductive Medicine Sitio web: https://www.reproductivefacts.org/news-and-publications/patient-fact-sheets-and-booklets/documents/fact-sheets-and-info-booklets/age-and-fertility/ 

Agarwal, A., Hamada, A. Renee, M. (2015). A unique view on male infertility around the globe. 17 de febrero de 2020, de Reproductive Biology and Endocrinology Journal Sitio web: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4424520/

Warren-Gash, C.. (2013). Worldwide infertility rates unchanged in 20 years says World Health Organisation. 17 de febrero de 2020, de Progress Educational Trust UK Sitio web: https://www.bionews.org.uk/page_93930

Share.

Leave A Reply