fbpx

El lecho de la herida

Al evaluar una herida se deben tomar en cuenta diferentes factores, el tamaño de la herida, el sitio, el tejido, el borde y el lecho de la herida. Reconocer las señales del estado del lecho de la herida ayuda a mejorar el tiempo y proceso de curación de una herida.

El lecho de la herida suele pasar por un proceso de granulación. Donde determinar el color, el tipo de tejido que presenta, entre otros factores. Ya que esto determinará el correcto tratamiento y la técnica de cicatrización.

Qué es el lecho de una herida

Se determina el lecho de una herida, a la zona que se encuentra en el interior de la piel, donde crecerá nuevo tejido para cerrar la herida. Esta parte de una herida tiene unas características especiales, que no se presentan en otras zonas de una herida. Pues es en el lecho de una herida donde se debe producir un tejido nuevo y sano.

Cuando se tiene una pérdida de sustancia o tejido, ocasionada por un golpe (traumatismo), arañado, corte o la progresión de una úlcera. Se genera un lecho de la herida, el cual necesita de la producción de un nuevo tejido para que, de manera progresiva ascendiendo, logre alcanzar la superficie de la piel.

Leer también: La limpieza de heridas y el proceso de curación

Colores de tejidos en el lecho de la herida

La documentación en el proceso de una herida, es sumamente importante. Esto puede indicar el tiempo que este lleva y determinar qué tipo de herida se está tratando. Por eso se debe reconocer los diferentes tipos de tejidos, esfacelos, escara, epitelial, granulación, entre otros.

Así mismo, también es relevante reconocer y determinar la coloración del tejido y el nivel de adherencia que tiene una herida. Algunos de la coloración más comunes son:

  • Granulación saludable: color rosa
  • Granulación no saludable: color rojo oscuro, con sangrado al contacto
  • Herida crónica: tejido fibrinoso blanco o amarillo

Proceso de curación de una herida

Importancia de preparar el lecho de una herida

Es posible encontrar el medicamento adecuado. La técnica de tratamiento efectiva, para que una herida tenga resultados positivos inmediatos. Debido a la preparación del lecho de una herida.

La mayoría de los tipos de heridas, en donde la preparación del lecho es un paso fundamental e importante, es en las heridas crónicas. Ya que este tipo de heridas usualmente necesitan un tratamiento de terapias modernas. Sin embargo, con la preparación del lecho de la herida, se pueden obtener resultados satisfactorios. Los cuales permiten que se superen las barreras en la curación de una herida.

Componentes del lecho de una herida

Limpieza de heridasCuando se analiza el lecho de una herida para empezar a prepararlo y poder así eliminar las barreras que no permiten un proceso de cicatrización. Se deben determinar 4 componentes fundamentales:

  • Manejo de tejidos
  • Control de infecciones e inflamaciones
  • Equilibrio de humedad
  • Avance epitelial (borde).

Estos cuatros componentes son conocidos en el campo como el marco TIME, debido a las siglas iniciales en inglés de cada uno de ellos. Determinar este marco y cada uno de sus componentes permite que se aplique el manejo de diferentes tipos de heridas y que se maximice el potencial de cicatrización.

Como preparar el lecho de una herida

La preparación de una herida comienza con la adecuación del lecho de esta. Este proceso es una gestión integral para acelerar el proceso de una cicatrización endógena. Así como para que se refuerce la efectividad de los medicamentos indicados para la curación de la herida.

Es por esto que lo que persigue es conseguir que una herida produzca un tejido de granulación sano. Ya que esto permite el cierre total de la herida. Sin embargo, es importante que se tomen en cuenta estos factores para la correcta preparación del lecho de una herida:

  • Reducir la biocarga bacteriana
  • Eliminar el tejido necrótico y células muertas
  • Controlar los niveles de exudados
  • Gestionar la disfunción celular
  • Gestionar los desequilibrios bioquímicos

Pasos para preparar el lecho de una herida

Alcanzar la cicatrización de una herida, es un proceso donde se debe elegir la práctica correcta. Así como seguir una serie de pasos importantes. Que permitirán alcanzar el objetivo final, cerrar la herida.

Limpieza de herida

No solo debe limpiarse el lecho de la herida, sino toda el área circundante a la herida. Esto debido a que es esta parte del proceso el que elimina bacterias, células y tejidos muertos que pueden generar una infección al continuar en contacto con la zona.

Elegir el medicamento correcto para realizar este proceso es de suma importancia. Es común que algunos especialistas recomiendan usar simplemente agua corriente. Mientras que, otros recomiendan medicamentos más especializados, como el Prontosan.

Esto es debido a que ayuda a gestionar la prevención, limpieza, desbridamiento de las heridas, así como también mantiene la humectación ideal en el lecho de la herida.

Cambio de apósito de una herida

Evaluación de la herida

Tener un cuadro completo del inicio, progreso, retroceso y avances que se han tenido en una herida. También ayuda a determinar qué tipo de tratamiento se debe continuar, detener o cambiar para conseguir continuar con el proceso de cicatrización. La información más importante que se debe tener en cuenta es:

  • Medir constantemente la herida
  • Calificar adecuadamente
  • Cubrir la herida correctamente

Quizás te interese: La valoración de heridas y el uso de apósitos

Cambio de apósitos

De igual modo, es importante que al momento de iniciar el proceso de curación de una herida, se tome en cuenta el tipo de apósito que se utilizará. Pues este no solo protegerá la herida, sino que también puede implicar un retroceso en la herida.

Si al retirar el apósito este se pega de una manera que se producen nuevas lesiones, se está ampliando el riesgo de infecciones y de ampliar la zona de la herida. Por eso es importante elegir correctamente el apósito con el que se va a cubrir la herida.

Banner con productos BBRAUN líderes en productos especializados en el cuidado integral de la salud

Tu opinión es importante

Nuestro objetivo en Salutips es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso que tienes, tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Por último, ayúdanos a saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. Califica nuestro artículo y/o deja un breve comentario.

Icono Redes Sociales Salutips¡Escríbenos y síguenos en nuestras redes sociales!

Nuestro objetivo en Salutips es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso que tienes: tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Síguenos por redes sociales y haznos saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. También puedes sugerirnos temas de salud de los que te gustaría aprender más.

Fuentes consultadas

Barillo, D., Mozingo, D., & Chin, G. (2004). Wound bed preparation and a brief history of TIME. 2022, Sitio Web: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7951422/

Grey, J. E., Enoch, S., & Harding, K. G. (2006). Wound assessment. BMJ (Clinical Research Ed.), Sitio Web: https://doi.org/10.1136/bmj.332.7536.285

Halim, A. S., Khoo, T. L., & Saad, A. Z. M. (2012). Wound bed preparation from a clinical perspective. Indian Journal of Plastic Surgery. Sitio Web: https://doi.org/10.4103/0970-0358.101277

Sandstrom, J. (2020, junio 15). Tips for successful wound care documentation. Relias. Sitio Web: https://www.relias.com/blog/tips-for-wound-care-documentation

Compartir en:

Escríbenos