El lecho de la herida es la base de una herida abierta, quemadura, laceración o úlcera crónica. Para que la herida pueda curarse adecuadamente, el lecho de la herida debe tener un suministro abundante de sangre capilar. Además, es necesario que esté libre de tejido no viable y que no exista infección. La preparación del lecho de la herida es un enfoque sistemático para el manejo de heridas que consiste en identificar y eliminar los elementos que impiden la curación.

 

Compartir en:

Escríbenos