Una hernia irreducible o una hernia incarcerada puede ser dolorosa, pero su síntoma más relevante es que no puede regresar a la cavidad abdominal al empujarla. Esta hernia puede ser crónica y al mismo tiempo no producir dolor. Puede presentar estrangulación (pérdida de suministro de sangre), obstrucción (retorcimiento de intestino), o ambos. Puede ser una emergencia médica si el suministro de sangre al intestino está comprometido.

Share.

Leave A Reply