¿Realmente cuidas tu salud visual como deberías?

examen de la vista¿Incluyes la salud visual dentro de tu cuidado de salud general? Si tu visión es clara, tal vez pases por alto hacerte un examen de la vista. Sin embargo, este es muy importante en el largo plazo. Las revisiones constantes pueden ayudar a un especialista a corregir los cambios en tu visión o adaptarte a ellos. Es probable que esos exámenes también ayuden a detectar problemas en tus ojos en una etapa temprana.

Si usas anteojos o lentes de contacto, puedes considerar una cirugía láser como parte de tu salud visual. El especialista te dirá si eres buen candidato, así como los riesgos y beneficios del procedimiento.

Además, es importante pensar en los problemas comunes relacionados con la salud visual. La edad tiene que ver con problemas como dificultad para leer letras pequeñas, cataratas o glaucoma. Saber qué es normal y qué no es información valiosa que te ayudará a precisar cuándo necesitas cuidado especial.

Desde la niñez hasta la vejez, la visión evoluciona a medida que los ojos son expuestos a diferentes situaciones y riesgos. En estos tiempos la urbanización ha fomentado que las personas pasen mucho tiempo dentro de sus casas, lo que ha provocado que aumenten los casos de miopía. Factores como el uso continuo de pantallas digitales causa fatiga ocular y puede desarrollar ciertos defectos visuales.

Para permanecer comprometido con la rutina diaria y el trabajo de forma productiva, la salud visual es importante. Una de las causas más comunes de problemas con los ojos en adultos es la visión deficiente. Esta a menudo se debe a la tensión provocada por fatiga ocular, ojos secos, mala iluminación, etc. De hecho, pasar mucho tiempo frente a una computadora es un factor que contribuye a la fatiga ocular.

La salud visual y el uso de la computadora

Irritación ocular por pasar mucho tiempo frente a la computadoraEl uso de una computadora o dispositivo con pantalla provoca fatiga ocular. Los síntomas que puede experimentar una persona después de haber trabajado por muchas horas pueden ser:

  • Dificultad para enfocar
  • Visión borrosa
  • Ojos irritados o secos
  • Sensibilidad a luz
  • Dolor de cabeza

Consejos para mantener una buena salud visual

La visión es una función esencial para aprender, trabajar, desplazarse, así como para desarrollarse y mantener relaciones sociales día con día. Por esa razón es vital aprender a cuidar y proteger esta valiosa capacidad. No importa la edad, el estilo de vida ni las actividades, la salud visual es igual de importante para todos.

Toma un descanso de 20 segundos de tu pantalla

Estar frente a la computadora o cualquier otra pantalla no lastimará tus ojos. Sin embargo, puede provocar que los sientas cansados y secos. Sorpresivamente, parpadeamos solamente la mitad de las veces cuando estamos frente a una pantalla. Sigue la regla 20/20/20: cada 20 minutos, voltea tu vista a un punto que esté a 20 metros por 20 segundos. Además, pon tu computadora al menos a 30 cm y ligeramente debajo de la altura de tus ojos. Disminuye el brillo de tu pantalla o usa un filtro.

Siempre usa lentes de sol

La radiación UV lastima a tus ojos como lo hace con la piel. Los efectos se suman y pueden causar problemas como cataratas, quemaduras de córnea e incluso cáncer de párpado. Cuando estés fuera de casa, aunque sea un día nublado, utiliza lentes de sol o de contacto que bloqueen el 99% de los rayos UV-A y UV-B. Usar gorras o sombreros puede ayudar a bloquear los rayos. Es necesario saber que la nieve, el agua, la arena y el concreto pueden reflejar los rayos UV.

Come bien por tu corazón y por tus ojos

Los alimentos que son buenos para la circulación también son buenos para tus ojos y tu visión. Opta por alimentos que son sanos para tu corazón como cítricos, verduras verdes y granos enteros. Los alimentos ricos en zinc (frijoles, chícharos, cacahuates, carne roja magra y pollo) ayudan a los ojos a resistir el daño por la luz. Las zanahorias ayudan a la vista: la vitamina A que contienen es importante para una buena visión. Otros nutrientes que ayudan a los ojos incluyen el betacaroteno (encontrado en vegetales y frutas naranjas y amarillas), luteína y zeaxantina (encontrado en hojas verdes y productos coloridos).

No ignores los problemas oculares

Si tienes comezón en los ojos o están rojos, mitiga los síntomas con compresas frías, antihistamínicos o gotas para los ojos. Si sientes incomodidad, como si tuvieras arena en el ojo, enjuaga con agua limpia o solución salina. Es recomendable acudir con el médico si los síntomas continúan o si se presenta dolor en los ojos, secreciones, hinchazón o sensibilidad a la luz. Acude inmediatamente si ves manchas oscuras, destellos de luz o en cualquier otro momento que no puedas ver normalmente.

Conoce tu historial médico

Muchas condiciones que parecen no estar relacionadas pueden afectar la vista. La presión alta y la diabetes pueden reducir el flujo sanguíneo hacia los ojos. Los trastornos del sistema inmune en los pulmones o la glándula tiroides provocan inflamación en los ojos. Otros riesgos incluyen enfermedades como esclerosis múltiple, aneurismas y cáncer. El médico debe conocer tu historial de enfermedades, incluyendo el historial clínico familiar con problemas oculares.

Tira el maquillaje viejo

Las bacterias crecen fácilmente en el maquillaje de ojos con base líquida o cremosa. No uses por más de tres meses el mismo producto. Si desarrollas una infección, limpia todo el maquillaje de tus ojos y acude inmediatamente con un doctor. Nunca compartas el maquillaje ni uses las pruebas de tienda. Recuerda limpiar bien tu cara antes y después de usar maquillaje y no apliques cosméticos dentro de la línea de las pestañas.

Revisa tus ojos de manera regular

Cuidar de tu salud visual incluye hacerte un examen de la vista constantemente, incluso aunque no uses lentes. Es recomendable hacerte uno cada año y al menos dos después de los 60 años. Si utilizas lentes de contacto o eres propenso a padecer diabetes, presión alta o hay antecedentes familiares de enfermedades en los ojos, es recomendable hacerte al menos dos cada año.

Deja de fumar

Fumar incrementa de forma dramática la incidencia de degeneración macular. La mácula es una capa fina que se encuentra en la parte posterior del ojo al centro de la retina. Esta es indispensable para la agudeza visual, ya que permite al ojo ver detalles finos. La degeneración macular incrementa el riesgo de desarrollar cataratas y una grave resequedad ocular. Esto incluso provoca que se forme placa en el torrente sanguíneo y  no solo provoca un aumento en el riesgo de un ataque al corazón, sino que también puede dañar la retina y causar pérdida de visión. Cuando dejas de fumar, disminuyes el riesgo a niveles de un no fumador.

Limpia tus lentes de contacto

Cuida de tus ojos cuidando tus lentes de contacto. Siempre lava tus manos antes de colocarlos y usa solo los limpiadores y gotas aprobadas por el doctor. Limpia, enjuaga y seca la carcasa cada vez que te los quites y reemplázalos cada dos o tres meses. No uses lentes de contacto cuando nades o tratas con productos como el cloro. Es importante que te quites los lentes de contacto al dormir, incluso al tomar una siesta, y no lo uses más tiempo de lo recomendado.

Da a tus ojos el mejor cuidado para asegurar su funcionalidad a través del tiempo. La detección temprana de problemas oculares es la mejor forma de prevenir y evitar complicaciones.

Fuentes

Top tips for healthier eyes – WebMD

Visual health, a major public health concern – Essilor

Eye Care for Adults – Health Hub

¡Califica nuestro artículo!

100%
100%
¡Excelente!

Ayúdanos a mejorar. Califica nuestro artículo para que sepamos si te fue útil y es de tu agrado o bien, podamos mejorarlo para lectores futuros. ¡Gracias!

  • Clasificación de Usuarios (0 Votos)
    0
Compartir en:

Escríbenos