Tu oído puede irse para nunca regresar

¿Te perdiste de toda la conversación con tus amigos? ¿Constantemente te piden que bajes el volumen de la televisión pero tú apenas escuchas? La pérdida de audición y la sordera son condiciones que aunque creas que no te pasarán, pueden estarte ocurriendo mientras lees esto. ¿Pero cómo puedes saber si estás perdiendo la habilidad de escuchar? Aquí te decimos lo que tienes que saber.

Pérdida de audición y sorderaLa pérdida de audición es normal cuando ocurre a medida que alguien envejece. La sordera puede ser una condición que se da con el paso del tiempo o que sucede repentinamente. Es importante distinguir dos cosas: la pérdida de audición es la reducción en la habilidad para escuchar, mientras que la sordera es la incapacidad de escuchar sonidos. Es posible que por la pérdida de audición se desarrolle sordera. El tema debe conocerse a fondo, pues la información del padecimiento y sus causas pueden ayudar a evitarla.

Además del envejecimiento, la exposición crónica a ruidos fuertes es un factor importante que contribuye a la pérdida de audición y sordera. Sin embargo, el exceso de cerumen (cerilla) puede evitar que los oídos perciban los sonidos tan bien como deberían. Aún no hay algo que pueda revertir la mayoría de los tipos de sordera. Esto no quiere decir que una persona debe aislarse del ruido.

La sordera se presenta repentinamente a causa de un virus, una infección localizada en el oído. La pérdida de audición es resultado de una enfermedad, daño a los nervios o una lesión debido al ruido.

¿Cómo es que escuchamos?

La acción de escuchar tiene lugar cuando las ondas de sonido alcanzan las estructuras dentro del oído. Las ondas de sonido que vibran se conviertan en señales nerviosas que el cerebro reconoce como sonido. El oído consiste en tres áreas principales: oído externo, oído medio y oído interno.

Las ondas de sonido pasan a través del oído externo y causan vibraciones en el tímpano. El tímpano y los tres huesos pequeños (martillo, yunque y estribo) ubicados en el oído medio amplifican las vibraciones hacia el oído interno. Una vez ahí, las vibraciones pasan a través de un fluido en una estructura en forma de caracol (cóclea).

Unidos a las células nerviosas en la cóclea hay miles de diminutos vellos que ayudan a traducir las vibraciones de sonido. Estos pasan en forma de señales eléctricas y son transmitidas al cerebro. Las vibraciones de diferentes sonidos afectan a esos pequeños vellos en varias formas, causando que las células nerviosas envíen señales diferentes al cerebro. Así es como se distingue un sonido de otro.

Causas de pérdida de audición y sordera

Ruptura de tímpanoLa pérdida de audición es un conjunto de problemas auditivos que pueden provocar sordera. El tipo de pérdida de audición conductiva ocurre cuando algo bloquea las ondas de sonido y estas no llegan al oído interno. La pérdida auditiva neurosensorial es más probable que sea permanente y que cause sordera. Puede presentarse una mezcla de las dos.

Daño al oído interno: envejecer y exponerse a ruidos fuertes ocasionan el desgaste de los vellos o células nerviosas en la cóclea. Cuando estos son dañados o no están presentes, las señales eléctricas no son transmitidas eficientemente. Esto provoca pérdida de audición y sordera. En caso de que el padecimiento sea hereditario, provoca que la persona sea más propensa a dichos cambios. A este tipo se le conoce como pérdida de audición neurosensorial y es permanente.

Acumulación gradual de cerumen: el cerumen puede bloquear el canal auditivo cuando se acumula. Esto se debe a que evita la conducción de las ondas de sonido. La solución es acudir con un especialista para que realice una limpieza completa.

Infección en el oído y otras enfermedades: esto puede causar pérdida de la audición en el oído medio y externo. Algunas enfermedades causantes de infecciones son el herpes zoster, la meningitis y otros virus. En un niño se puede presentar por paperas, meningitis y rubéola.

Ruptura de tímpano (perforación de la membrana del tímpano): las fuertes ráfagas de sonido, cambios bruscos en la presión, picar el tímpano con un objeto o una infección pueden provocar que el tímpano se rompa y afecte la capacidad de escuchar.

La presbiacusia o pérdida de audición asociada con la edad: es una condición que provoca sordera en una persona a medida que envejece. Las células capilares sensibles que recubren el oído se descomponen de forma lenta, lo que se manifiesta de forma sensible en la edad avanzada.

Otras causas

La exposición a ruidos fuertes puede causar pérdida de audición: en algunos lugares de trabajo, conciertos, clubes nocturnos, así como en casa, existen fuentes de exceso de sonido, ya sea por música o herramientas de trabajo (según sea el caso). Cuanto más fuerte sea el ruido y la exposición a este, mayor es el riesgo de sufrir pérdida de audición o sordera.

En el embarazo: si una mujer contrae sarampión, el bebé puede tener una discapacidad auditiva permanente. La falta de oxígeno al nacer también puede dañar gravemente los oídos y la audición.

Enfermedades y afecciones: otras causas de pérdida de audición y sordera pueden ser la diabetes, trastornos cerebrales y nerviosos (como un derrame cerebral), entre otras. Los tumores del nervio auditivo o cerebro son causas poco comunes de sordera. Dosis altas de ácido acetilsalicílico, medicamentos para la malaria, algunos antibióticos y diuréticos para tratar la presión alta pueden dañar el oído interno. La esclerosis múltiple y enfermedades que atacan los revestimientos de los nervios pueden causar pérdida de audición. Las lesiones violentas y golpes físicos en el oído pueden causar sordera permanente.

Sordera o pérdida de audición repentina

Pérdida de audición por envejecimientoEsta condición puede ser permanente o temporal y generalmente solo afecta a un oído. La causa es desconocida. Sin embargo, puede deberse a infecciones virales o trastornos del sistema circulatorio o inmunológico. La pérdida es potencialmente reversible con medicamentos corticosteroides. La posibilidad de recuperación es menor si la pérdida fue severa inicialmente. La efectividad de un tratamiento tiene un mayor efecto si se comienza temprano, idealmente dentro de los primeros siete días del incidente.

Síntomas de pérdida de audición

La sordera profunda es fácil de reconocer, ya que se puede notar un cambio grande en la escucha. La pérdida auditiva más leve puede no notarse de inmediato, puesto que es gradual y la gente se acostumbra poco a poco. Algunos otros síntomas son:

  • Dificultad para escuchar a otras personas claramente o no entender lo que dicen, especialmente en lugares ruidosos.
  • Pedirles a las personas que repitan lo que habían dicho segundos antes.
  • Tener que concentrarse demasiado para escuchar lo que otras personas dicen, lo que puede ser frustrante.

Complicaciones

La pérdida de audición puede tener un efecto significativo en la calidad de vida de una persona. Los problemas más reportados entre adultos debido a la sordera son:

  • Depresión
  • Ansiedad
  • Una falsa sensación de que otras personas están enojadas

Por desgracia, la mayoría de las personas afectadas por pérdida de audición y sordera viven con esas dificultades por años antes de buscar tratamiento. Algunas nunca buscan uno. Adicionalmente, esto puede ocasionar problemas para aquellos con los que conviven en casa o trabajo.

Prevención

La prevención consiste en una serie de pasos que ayudan a suavizar el sonido que provoca la pérdida de audición. De igual manera, esto puede ayudar a evitar la sordera que se origina por el paso del tiempo:

Realizar una prueba auditiva: es importante hacerse una prueba si se trabaja en un ambiente ruidoso. Si una persona presiente que ha perdido cierta calidad auditiva, debe comenzar a protegerse para evitar que avance y provoque sordera.

Usar protección para oídos en el trabajo: existen orejeras diseñadas para proteger de sonidos y disminuir su impacto.

Evitar riesgos al hacer actividades recreativas: algunas actividades como andar en motonieve, cazar o asistir a conciertos son especialmente riesgosas si se hacen por largos periodos de tiempo o con demasiada frecuencia. Los especialistas recomiendan usar protectores o darles un descanso a los oídos durante dichas actividades. Escuchar música con volumen bajo también puede ayudar a disminuir el riesgo de daño.

Diagnóstico de pérdida de audición o sordera

Partes principales del oídoEl médico general enviará al paciente con un especialista en desórdenes auditivos (otólogo u otorrinolaringólogo). Él recomendará realizar diferentes pruebas para evaluar la pérdida de audición o rastrear la causa de sordera.

Examen físico: el doctor revisará dentro del oído para observar posibles causas de pérdida de audición. En esta prueba el médico observa si existe una obstrucción por cerumen. Aquí también observará si hay algún problema estructural que esté provocando la pérdida auditiva.

Pruebas de detección generales: el médico pedirá al paciente que se cubra un oído cada vez para observar qué tan bien escucha. Esto se realiza mientras el doctor habla utilizando diferentes volúmenes de voz.

Prueba de diapasón: los diapasones son instrumentos metálicos largos que producen sonidos mientras son golpeados. Esta prueba simple ayuda a detectar la pérdida auditiva. La meta es revelar si la pérdida es causada por un daño a las partes vibratorias del oído medio (incluyendo el tímpano), daño a las terminales nerviosas del oído interno o a ambas.

Pruebas con audiómetro: durante estas pruebas exhaustivas realizadas por un audiólogo, se le coloca audífonos al paciente para que escuche sonidos dirigidos a un oído a la vez. El audiólogo reproduce sonidos a diferentes rangos y tonos, pidiendo al paciente indicar cada que escuche uno de ellos. Cada tono se repite a niveles débiles para averiguar cuándo se empieza a escuchar.

Tratamiento

En caso de que una persona tenga problemas auditivos, como pérdida de la audición o sordera, la ayuda está disponible. El tratamiento dependerá de la causa y su gravedad. Algunas de estas opciones son:

Remover bloqueo de cerumen: este bloqueo es una causa reversible de pérdida de audición. El médico puede remover la cera ablandándola con aceite y enjuagando. Después procederá a extraerla por medio de succión.

Procedimientos quirúrgicos: la cirugía es necesaria si una persona ha sufrido una lesión traumática en el oído o repetidas infecciones que requieren la inserción de pequeños tubos que ayudan a drenar los oídos.

Audífono auxiliar: si la pérdida de audición se debe a un daño en el oído interno, este dispositivo ayuda a hacer los sonidos más intensos y serán más fáciles de escuchar. El audiólogo analiza junto con el paciente los beneficios potenciales de usar un audífono. De igual manera, juntos pueden escoger el dispositivo que se acople a las necesidades del paciente.

Implante coclear

Un implante coclear es un dispositivo electrónico que reemplaza la función del oído interno dañado. Los implantes cocleares no hacen que los sonidos sean más fuertes, sino que hacen el trabajo de las partes dañadas del oído interno o cóclea. De esta manera proporcionan señales de sonido al cerebro.

Este tipo de solución está indicada en casos de sordera profunda o una severa pérdida de audición. El implante consiste en dos partes:

  1. Parte externa: que se asienta en la parte trasera de la oreja.
  2. Parte interna: que se coloca debajo la piel mediante un procedimiento quirúrgico.

Este dispositivo cuenta con los siguientes componentes:

  • Micrófono: capta el sonido del ambiente.
  • Procesador de voz: selecciona y organiza los sonidos captados por el micrófono.
  • Transmisor y receptor/estimulador: recibe las señales del procesador de voz y las convierte en impulsos eléctricos.
  • Matriz de electrodos: este es un grupo de electrodos que recogen los impulsos de un estimulador y los envía a diferentes regiones del nervio auditivo.

Las personas que tienen pérdida auditiva de severa a profunda en ambos oídos y se han beneficiado poco de los audífonos pueden calificar como candidatos para la implantación coclear.

Prevención de la sordera y la pérdida de audición

La prevención para evitar sordera o pérdida auditiva se basa en estrategias simples:

  • Vacunar a niños contra enfermedades como el sarampión, la meningitis, la rubéola y las paperas.
  • Vacunar a adolescentes y mujeres en edad reproductiva contra la rubéola antes del embarazo.
  • Detección y tratamiento de sífilis y otras infecciones en mujeres embarazadas.
  • Fortalecer los programas de salud materno infantil, incluida la promoción del parto seguro.
  • Seguir las prácticas de cuidado de oído saludable.
  • Evitar el uso de medicamentos particulares que pueden ser dañinos para la audición, a menos que sean recetados y monitoreados por un médico calificado.
  • Referir a los bebés en alto riesgo, como aquellos con un historial familiar de sordera o aquellos con bajo peso al nacer.
  • Referir a los bebés que presentaron problemas de asfixia, ictericia o meningitis, para la evaluación temprana de la audición.
  • Reducir la exposición (tanto ocupacional como recreativa) a los sonidos fuertes.
  • Utilizar dispositivos de protección personal: tapones para los oídos y audífonos con anulación de ruido.

Tu opinión es importante

Nuestro objetivo en Meditip es informarte y ayudarte a tomar las mejores decisiones acerca de lo más valioso que tienes, tu salud y la de tus seres queridos. Hacemos un gran esfuerzo por presentar información de manera sencilla y fácil de entender. Ayúdanos a saber si estamos haciendo bien nuestro trabajo. Califica nuestro artículo y/o deja un breve comentario.

Fuentes

Mayo Clinic Staff. (2015). Hearing Loss. 3 de enero de 2018, de Mayo Clinic Sitio web: https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/hearing-loss/symptoms-causes/syc-20373072

MedBroadcast. (2017). Hearing Loss and Deafness. 3 de enero de 2018, de MedBroadcast Sitio web: http://www.medbroadcast.com/condition/getcondition/hearing-loss-and-deafness

WHO Media Centre. (2017). Deafness and hearing loss. 3 de enero de 2018, de Organización Mundial de la Salud Sitio web: http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs300/en/

National Institute of Deafness and other Communications Disorders. (2016). Cochlear Implants. 3 de enero de 2018, de National Institutes of Health Sitio web: https://www.nidcd.nih.gov/health/cochlear-implants

¡Califica nuestro artículo!

100%
100%
¡Excelente!

Ayúdanos a mejorar. Califica nuestro artículo para que sepamos si te fue útil y es de tu agrado o bien, podamos mejorarlo para lectores futuros. ¡Gracias!

  • Clasificación de Usuarios (1 Votos)
    10
Compartir en:

Escríbenos